e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
     
   
     
 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Preparar el barco para largos cruceros

 

Atravesar el Atlántico, dar la vuelta al Mediterráneo, o partir a recorrer la vuelta al mundo... Lo importante es la autonomía en todos los aspectos.

Poco importa que vayamos solos o en mitad de un Rally, que el barco sea de 8, 12, ó 15 metros, que naveguemos en un catamarán o en monocasco, que vayamos al Oeste empujado por los Alisios, o que decidamos adentrarnos en el Mediterráneo buscando el canal de Suez. Para periplos de esta índole es necesario un equipamiento que nos asegure lo más imprescindible; Energía eléctrica, agua dulce, potencia en el motor y seguridad tanto en la navegación como en los distintos sitios de fondeo.

 

   Seguridad ante todo

Cuando preveamos hacer una larga travesía debemos tener plena confianza en nuestro barco. Y esto es algo que se gana con el esfuerzo de revisar el barco a fondo, de conocer sus más ínfimos detalles, haber navegado en él algunos miles de millas para conocer su comportamiento y poder sacar a luz los defectos que habremos corregido. Debemos reforzar los elementos de la jarcia que más trabajen especialmente drizas y escotas. Es fundamental llevar recambios para drizas y escotas ya que trabajarán mucho y no es posible pasarnos sin ellas.

 

 

El motor

Especial atención debe ocupar nuestro motor ya que al final lo utilizaremos mucho durante las encalmadas, para recargar baterías, para navegar pocas millas desde un fondeo a otro, o para entrar o salir de cualquier zona portuaria.

Calcule una media de 5 ó 6 horas diarias y multiplíquelas por la duración de su periplo. Ya verá como el motor es fundamental. Piense en llevar los recambios más típicos como correas y repuestos para la bomba de agua, y no estará de más hacer un pequeño cursillo sobre motores diesel. Y mejor aún si es sobre su propio motor.

Tenga presente que los recambios están para ser utilizados y que por ejemplo la típica turbina de la bomba de agua está pensada para ser sustituida tras unas 600 horas de uso. El prensa estopas también debe ser revisado cada varios cientos de horas y las correas ajustadas a su tensión correcta.

                              

Los motores marinos son afortunadamente muy fiables, pero eso no quita para que entendamos sobre el funcionamiento del sistema de refrigeración y sobre los típicos fallos que pueden ocurrir y sobre todo cómo saberlos solucionar. Herramientas y mecánicos los hay por todas partes, pero no ocurre lo mismo con los recambios. De modo que lleve juegos de filtros y repuestos so pena de tener que esperar días y días en cualquier puerto perdido hasta que se los puedan hacer llegar desde Europa.

 

 

El fondeo

 

 

Navegando por lejanos destinos, el fondeo se convierte en tema clave. En la mayor parte de las escalas acabará fondeando, de modo que debemos prestar mucha atención a la línea de fondeo y al molinete del ancla. El ancla más utilizada y que ofrece seguridad es la Drake por su buen agarre y polivalencia. Los 20 metros de cadena que vienen de serie en los barcos cuando salen del astillero es casi de chiste. Debe sustituirla por una de al menos 50 metros (60 ó 80 metros mejor aún). En caso contrario lo pasará mal garreando con peligro vaya donde vaya. Tenga presente que en muchos fondeos seguirá soportando los Alisios con fuerzas de 20 nudos o más. Un segundo ancla es también interesante.

 

 

Para zarpar ayúdese del motor mientras recoge con el molinete que debe ser potente y capaz de soportar el duro trabajo de recoger medio centenar de metros de cadena sin rechistar. Déjele descansar y no pretenda recuperar toda la cadena del tirón so pena que poder quemar el motor eléctrico por un excesivo calentamiento. La potencia del molinete del ancla dependerá de la eslora del barco y por tanto del desplazamiento de este, pero piense que un buen molinete debe consumir del orden de 1.500 a 2.000 watios de potencia. Por debajo de un kilovatio son juguetes que debe sustituir.

 

 

 

 

Lo primero es la energía

 

 

 

Controlar el consumo y las baterías

La mayor parte de los veleros de serie vienen con parques de baterías que resultan insuficientes para las grandes aventuras. Navegando 24 horas al día y si queremos utilizar el piloto automático, la potente electrónica de navegación y la comodidad que ofrece una nevera eléctrica, consumiremos del orden de 200 amperios al día, por lo que debemos contar con un parque de baterías de servidumbre que ofrezca una capacidad de almacenamiento de al menos unos 400 o mejor 500 Amperios/hora. Las baterías normales son de 100 amperios por lo que deberíamos prever un montaje de 4 ó 5 baterías en paralelo. En caso contrario tendremos que apagar la nevera, llevar el timón en manual durante un buen número de horas al día o en su defecto llevar el motor del velero encendido de vez en cuando para recargar las baterías en cuanto estas bajen de carga. El controlador de baterías es una herramienta muy cómoda para saber que está pasando con las baterías y poder conocer en todo momento el estado actual de almacenamiento de energía.

 

El Aerogenerador

 

Estando fondeados no apetece nada encender el motor para recargar baterías lo cual además consumirá nuestros depósitos de diesel. El aerogenerador es un buen recurso capaz de entregar con vientos de unos 20 nudos una importante cantidad de energía. Por ejemplo el muy utilizado Aérogen recarga de 4 a 10 amperios según el modelo, es decir de unos 100 a 250 amperios/hora diarios (suponiendo que soplen 20 nudos todo el tiempo).

 

 

Solar o árbol de hélice

Si usted decide instalar paneles solares piense en como orientarlos sin restricciones para poderlos iluminar a pleno sol. Es mejor un panel solar más pequeño pero que pueda moverse ingeniosamente para recibir los rayos solares de lleno. Sólo una pequeña sombra y el rendimiento bajará estrepitosamente.

Con un panel de por ejemplo 100W de potencia lograremos unos 5 amperios durante las horas de mayor luz solar, lo cual nos aportará unos 25 amperios al día, totalmente insuficientes para recargar el consumo diario. Sin embargo con un alternador de árbol de hélice conseguiremos reponer durante la navegación casi todo el consumo diario y sin frenar excesivamente la velocidad del velero.  El hidrogenerador de arrastre, aunque es mucho más fácil de instalar suele dar más problemas y entrega menos de la mitad de potencia.

 

El generador o grupo electrógeno

El grupo electrógeno es una solución cómoda pero ruidosa y cara ya que nos obligará a consumir gasolina. Un grupo diesel es una buena solución pero válida solamente en grandes embarcaciones ya que son notablemente voluminosos. El pequeño generador portátil, puede ser considerado como un elemento de seguridad más pero que debemos complementar con un buen generador eólico y otro de árbol de hélice.

 

Los cargadores de baterías

En cuanto al cargador de baterías tenga presente varios importantes aspectos. Los que vienen instalados de serie no dan la potencia suficiente para cargar un parque de baterías ampliado. Debe asegurarse que el cargador puede funcionar con tensión de alimentación a 220 voltios y también a 115 voltios, ya que en muchos países esta es la tensión que encontrará en los puertos deportivos. Los cargadores normales equipados con transformador se adaptan mal a los 60 Hercios de la corriente que encontraremos en algunos países (por ejemplo en Brasil). Los cargadores modernos con controladores electrónicos permiten trabajar indistintamente con tensiones de alimentación desde 115  230 voltios y a 50/60 hercios sacando además una tensión regulada muy estable.

 

Un inversor a bordo

Instalar un pequeño convertidor que entregue 220 voltios a partir de los 12 voltios de la batería, permite disponer de tensión en barco como si estuviésemos en casa. Lejos de pretender enchufar una lavadora, nos permitirán alimentar los cargadores de los equipos electrónicos y hasta instalar un ordenador de sobremesa en el barco, aunque para este tema existen soluciones más interesantes.

 

 

 

Los LEDs

No olvide aprovecharse de la tecnología de los LEDs tanto para las luces de navegación como para la iluminación interior. Consumen muy poco y cada vez ofrecen más potencia lumínica. Es el futuro.

 

 

 

 

 

Desaladora

 

Podremos embarcar un número casi ilimitado de bidones de agua a razón de 5 litros por persona y día más una amplia reserva de seguridad, o llevar sólo unos pocos y contar con la producción de agua dulce a bordo. Al final es uno de los aparatos más útiles y utilizados en el barco. Piense en una marca de primera línea como por ejemplo “Dessalator”, y compruebe que la instalación se ha hecho correctamente respetando las importantes secciones en los cables eléctricos que alimentan la bomba de presión. En el grifo de agua utilice directamente un filtro antibacterias de carbón activo que garantiza la potabilidad del agua. Se trata de un elemento más de seguridad que cuesta muy poco.

 

 

La electrónica imprescindible

 

La electrónica ha pasado en los últimos años de ser un lujo a una necesidad. Lo importante es que todos los equipos que instale sean muy fiables. Estos equipos son parte fundamental de la seguridad a bordo. En las películas de tiempos pasados vemos como en un naufragio el capitán salvaba la brújula y el sextante. Lo demás podría reconstruirse en cualquier isla perdida con palmeras y paciencia. Algo parecido ocurre ahora pero con el GPS.

 

Comunicaciones

A parte de la VHF tanto fija como la portátil, lo más importante es el teléfono por satélite que además ha bajado notablemente de precio. Con el satelitar podremos mediante un kit conectar también por Internet con todas las ventajas que ello supone. Lo demás es accesorio.

La radio BLU es un complemento interesante especialmente para comunicarse entre diferentes barcos. También podremos instalar otros sistemas interesantes de comunicación por satélite como el Inmarsat-M aunque su instalación requiere una antena de tipo domo estabilizada por sistema giroscópico. Ofrece comunicación por teléfono y de datos muy estable a cambio de un coste de comunicación de unos 2,5 € el minuto y un precio de instalación de unos 5.000€.

 

Piloto automático

Simplemente fundamental. Lo importante es que sea muy fiable, que no nos deje tirados ya que tener que estar colgados del timón durante días hasta llegar a un puerto es más que tedioso! Elija una buena marca que le ofrezca confianza y haga una instalación cuidadosa.

 

La sonda

Cuando navegamos por lejanos rincones del mundo las cartas náuticas de algunos lugares dejan bastante que desear y no deben ser tomadas “al pié de la letra” especialmente en cuanto a batimetrías cercanas a la costa se refiere. No hace falta una sonda gráfica ni sofisticados sistemas 3D. Bastará con una sonda digital de buena calidad que ofrezca una pantalla amplia con dígitos grandes y claros.

 

Ordenador

Ya no es un lujo. ¡Ni mucho menos! Por el precio que tienen y las prestaciones que nos ofrecen, deben ser considerados como un elemento más del barco capaz de ofrecernos multitud de ventajas. Nos permitirán duplicar algunos elementos del barco como son el chart-Plotter ofreciendo en algunas ocasiones ventajas sobre los equipos electrónicos tradicionales, nos permitirán descargar y disfrutar con la fotografía digital, entretenernos con música y películas de video, escribir correos electrónicos para enviar posteriormente con un Iridium, escribir una novela, jugar partidas de ajedrez, o cien cosas más.  No lo dude, y embarque un portátil, un mini PC a 12 voltios, o incluso un equipo de sobremesa. Da igual, lo importante es llevar un PC a bordo (o un Mac...).

Con un llavero de memoria del tipo”Pen-drive” podrá compartir información con otros barcos que encuentre en cualquier lugar. Los encontrará por una veintena de Euros en cualquier centro comercial, y le permitirá llevar los correos electrónicos a otro barco si su conexión a Internet no funciona, o intercambiar fotografías digitales o secuencias de vídeo, etc… No lo olvide, la tecnología está para ser utilizada. 

 

Radar

Al precio que están en el mercado también debemos instalar uno en el barco, aunque nos suponga un esfuerzo extra en nuestro presupuesto. Es un elemento más de seguridad, capaz de avisarnos de la proximidad de un mercante en ruta de colisión. Podremos crear una zona blindada para que el aparato nos avise en caso de detectarse algo dentro de ella. Nos ayudará a entender la situación general en navegación costera y por la noche.

Pero con niebla el radar es el rey. Cuando la niebla se cierra y no se ve casi ni la proa (lo cual ocurre con cierta frecuencia en la mar) sin el radar se sentirá vendido. En estas situaciones disponer de una pantalla de radar es como tener una madre al lado!

 

 

 

 

     Artículos relacionados:

   - Prepararse para dar la vuelta al mundo

   - Vela y Aventura: los equipos para el viaje

   - Viajar en velero por el mundo

   - Vela y Aventura: la partida

   - Vela y Aventura: la gran decisión

       - Los riesgos de navegar en Alta Mar

   - Lo esencial es navegar. Y lo mejor en pareja

   - Navegar con niños

   - Estibar la compra a bordo

   - Organizarse en un barco

   - Trucos para estibar y organizar las cosas en el barco

   - Presupuestar la vida a bordo

   - Recibir la meteo

   - Dormir en el barco

   - Pasar el invierno a bordo

   - Mantener el agua potable

   - Check List antes de partir

   - Esperar lo inesperado

   - Vela y Aventura; mantenimiento del barco durante el viaje

   - Artículos sobre "Electrónica e Instrumentación"

   - Artículos sobre "Electricidad y Energía"

   - Puntos básicos de revisión en el motor

   - Navegar en Flota


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190    info@fondear.com 


© Copyright 2013    Fondear, S.L.