e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Esperar lo inesperado

Al navegar a vela siempre tenemos en la cabeza ese temor a encontrarnos con un temporal en mitad del mar, o las consecuencias extremas que de él se pueden derivar, como una rotura de palo, una vía de agua, o cualquier calamidad por el estilo.

Nunca conseguiremos sentirnos perfectamente preparados ni protegidos, como ocurre con la salud; Cualquier cosa podría pasar en cualquier momento, así es la vida.

Naturalmente que existen muchas cosas que podemos y debemos hacer para estar mejor preparados. Cuanto más extenso y largo vaya a ser nuestro viaje, mejor tendremos que preparar el barco para muchas eventualidades. No es lo mismo salir a dar una vuelta a la cala que prever dar la vuelta al mediterráneo. Si dando una vueltecita por la bahía y alguien se pone enfermo, basta con poner rumbo a puerto para llegar en unas horas, cosa que no ocurriría en alta mar.

Estar listos para un largo viaje requiere una minuciosa preparación en muchos aspectos, como el de la salud, estar en buena forma física, equipar el barco para poder afrontar un temporal, disponer del material para realizar reparaciones del motor o en los diferentes aparejos del barco, instalar y conocer a fondo los equipos de comunicaciones y de navegación,…

 

La experiencia es un grado, y en cada uno de los capítulos que implica la navegación a vela iremos poco a poco conociendo más, pero es obvio que jamás lograremos ser expertos en todos y cada uno de los aspectos involucrados.

 

Es imposible ser médico general, traumatólogo, mecánico de motores diesel, ingeniero de comunicaciones, biólogo marino, y además un excelente piloto y navegante de veleros. De modo que es labor de muchos años ir madurando, como el buen vino para sentirnos cada vez más seguros y autosuficientes.

 

Es natural tener miedo a lo desconocido, y por esa razón se venden puerta de seguridad en las casas, nos hacemos chequeos médicos, contratamos pólizas de seguro multiriesgo...

 

En definitiva 'Compramos' una falsa sensación de seguridad. Pero la realidad es que la vida es frágil, y siempre puede ocurrir cualquier cosa y estamos a merced de lo que algunos llaman el destino.

 

Afortunadamente las cosas como son; la enorme mayoría de los días son buenos y no pasan cosas malas a la mayor parte de las personas, aunque lo inesperado siempre está al acecho!

 

 

Preparar el barco y a la tripulación

En el barco ocurre lo mismo. Hemos comprado la balsa salvavidas que afortunadamente ha sido una "nefasta" inversión pues jamás hemos hecho uso de ella.

Por ahora no hemos tenido que dar ningún parte de accidente al seguro, y la caja de bengalas está a punto de caducar sin ni siquiera desprecintar.

Todos los medicamentos del botiquín están a punto de caducar con todas las cajas llenas. ¡Enhorabuena, siga "tirando" el dinero de esta manera, es lo mejor que le puede ocurrir! 

Nos invade un miedo terrorífico cuando escuchamos la noticia de un catamarán que se estrellado en las rocas del cabo de Creus con el resultado de varios muertos, pero nunca vemos titulares en el periódico que digan ‘este fin de semana 3.000 aficionados a la vela han regresado a puerto felices y sonrientes’.

No sea como aquellos que siempre están pendientes de montar algo más en el barco para hacerse a la mar, para esa larga y soñada travesía. Siempre tendrán algún equipo más que instalar, algunos miles de euros más que ahorrar, más libros que conseguir y otros cursillos por hacer. A ellos también les llegará lo inesperado ya que de tanto esperar, cuando estén casi a punto de lanzarse a la aventura, les puede llegar un problema de salud, un problema económico, o cualquier asunto familiar que les vuelva a retener.

No debemos ser temerarios pero tampoco debemos permitir que se nos ‘pase el arroz’. Hay personas que se hacen a la mar con un juego de bengalas y un manual de primeros auxilios y van aprendiendo a navegar haciendo camino, y un buen día recibimos una postal desde Nueva Zelanda en la que nos comentan lo bien que se lo han pasado, lo mucho que han vivido y las mil ‘batallas’ que les han enriquecido.

En el extremo opuesto de la imprudencia, recuerdo como hace 30 años nos lanzábamos a navegar desde la península hasta Baleares en un pequeño velero de seis metros y pico. Sin embarcación auxiliar, sin bengalas, sin fueraborda o motor para maniobrar en puertos y por tanto obligados a amarrar en los náuticos entrando a vela...

Solo algunos salvavidas algo cochambrosos y como única radio un transistor con AM. La VHF era un artículo de lujo que solo algunos "ricos" poseían.

Sin embargo la batería de coche que teníamos era muy respetada para conservar algo las luces de navegación por la noche!  Temeridades de juventud que no se deben repetir ni admitir, y sin embargo aquí seguimos.

Debemos ser precavidos, pero no se deje intimidar por las malas noticias. Lo principal es ser autosuficiente y no cometer este tipo actitudes irreflexivas.

 

Lleve lo necesario para podérselas ingeniar en cualquier situación, con herramientas y  materiales necesarios que le permitan encontrar soluciones frente a la eventualidad. Una vez de viaje, comprobará como casi todas sus precauciones eran innecesarias,… hasta que de sopetón pueda ocurrir lo inesperado, claro!

 

 

 

Artículos relacionados:

   - Preparar el barco para largos cruceros

   - Prepararse para dar la vuelta al mundo

   - Viajar en velero por el mundo

   - Lo esencial es navegar. Y lo mejor en pareja

   - Navegar con niños

   - Estibar la compra a bordo

   - Organizarse en un barco

   - Trucos para estibar y organizar las cosas en el barco

   - Presupuestar la vida a bordo

   - Recibir la meteo

   - Dormir en el barco

   - Pasar el invierno a bordo

   - Mantener el agua potable

   - Check List antes de partir


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190     info@fondear.com 


© Copyright 2012    Fondear, S.L.