e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Mantener el agua potable

Mantener el agua dulce de los depósitos en condiciones potables requiere algunos conocimientos y actuaciones periódicas. La falta de salubridad suele detectarse por algún tipo de olor o de sabor en el agua, y casi siempre proviene de la proliferación de algún tipo de algas o microorganismos. Es necesario limpiar los tanques a fondo, para lo cual debemos acceder a ellos y limpiarlos con trapos y bayetas, con agua y jabón. Séquelos y vuelva a llenarlos repitiendo estas operaciones hasta que los tanques queden perfectamente limpios. Si el acceso a los tanques es suficientemente ancho es posible que pueda introducir la tobera de un limpiador a presión que proyecte un chorro de agua a más de 100 atmósferas arrancando todas las algas y bacterias que pudieran quedar adheridas a las paredes interiores del tanque.

Pero si no hay manera de acceder al tanque tendrá que recurrir a productos químicos que matan y liberan las microorganismos. Existen kits de limpieza para este tipo de trabajo, que funcionan bastante bien, pero que requieren efectuar un buen número de llenados y vaciados para arrastrar todos los residuos. Si el olor o sabor es suave puede bastar con utilizar una solución desinfectante y específicamente diseñada para purificar el agua, matando las bacterias que causan el mal olor y el mal sabor.

Dependiendo de la calidad del agua del puerto, puede ser necesario filtrar el agua antes de que entre en el depósito, eliminando impurezas, y bacterias. A veces es conveniente echar algunas tabletas purificadoras dentro del tanque que siempre deben medirse en función de la cantidad de agua que se cargue en el depósito.

Cuando lleve tiempo sin ir al barco, deje correr algo el agua por el grifo para eliminar el volumen de agua que quedara en las tuberías y que tiene más posibilidades de tomar malos sabores y malos olores. No está de más instalar un filtro de carbón activo a la salida del grifo que asegura en gran medida la potabilidad del agua aunque esta no estuviera en perfectas condiciones.  

En los barcos nuevos el agua sabe necesariamente mal y no se debe a ningún problema bacteriano. Simplemente el agua coge sabor debido al plástico de los depósitos en que es mantenida. Este problema se irá solucionando poco a poco con el uso aunque puede tardar varios meses en desaparecer.

   Artículos relacionados:

      - Depósitos de agua

      - Limpieza y Desodorización

      - Preparar el barco para largos cruceros

      - Prepararse para dar la vuelta al mundo

      - Viajar en velero por el mundo


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190     info@fondear.com 


© Copyright 2009    Fondear, S.L.