e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Pasar el invierno a bordo

Unas navidades decidimos ir a pasar las fiestas de Nochevieja a bordo de un velero atracado en la costa española. Pudimos, aunque solo fuera por unos días, “vivir” a bordo de un barco en invierno con una climatología adversa en toda la península.  Si decide vivir en un barco y en invierno, aunque no sea en el norte de Irlanda, deberá cuidar ciertos detalles para sentirse cómodo. Y esto con independencia de si su estancia es por muchas semanas o solo algunos días.

Además de la lluvia, en raras ocasiones la nieve, y las bajas temperaturas, tendrá que luchar y de forma muy especial contra la humedad, y el relente. Cuanto más avanza el invierno más plomizo y gris se hace el cielo a la par que bajan los termómetros.

Existen varias formas de mantener caliente y confortable el interior del barco pero debemos recordar que el aire caliente es capaz de absorber más humedad que el aire frío, por lo que debemos trabajar en reducir la humedad interior además de subir la temperatura. Si calentamos el aire sin quitarle parte de su humedad, este condensará verdaderos charcos de agua al tocar las partes frías como las ventanas, sujeciones, herrajes o el mismo interior del casco. Esta agua procedente de la condensación puede pasar desapercibida dentro de los armarios, o zonas más inaccesibles del barco, creando a su vez focos saturados de humedad que producirán moho.

 

Contra la humedad existen dos armas; El calor y la deshumidificación. El calor es además necesario para elevar la temperatura invernal y si está usted en puerto no dude en utilizar calor eléctrico en vez de estufas de propano, alcohol y keroseno. Salvo el calor eléctrico, todas las demás contribuyen a generar más humedad ya que la combustión genera vapor de agua, además de consumir el oxígeno del interior y ser mucho más peligrosas frente a incendios y lo que es todavía más grave; frente a intoxicaciones mortales por combustión defectuosa que genere el letal monóxido de carbono CO. Cualquier combustión química en el interior del barco se comerá el oxígeno del interior, y generará Co2 y quizás algo de monóxido de carbono, por lo que siempre es necesario mantener una ligera ventilación con el exterior.

En la potencia de calefacción lógicamente influye la eslora del barco, pero para un 12 metros, bastará con un calefactor eléctrico de 2 Kw, de los que se pueden comprar en los centros comerciales por 30 ó 40 €. Revise su instalación eléctrica y compruebe que puede aceptar el consumo eléctrico importante que consumen estos calentadores. Si la sección del cable de alimentación eléctrica al barco es demasiado fino, puede ser peligroso. Un método muy sencillo y práctico para saber si la sección del cable es suficiente, consiste en enrollarse 3 ó 4 vueltas en la mano para ver si se calienta. Si nota el más mínimo incremento de temperatura del cable pasados unos minutos de uso, significa que éste es totalmente insuficiente para alimentar la potencia que está consumiendo. Apague el calentador ya que correría peligro de tener un incendio eléctrico.

 

El cable de corriente eléctrica del barco debe estar siempre bien dimensionado, incluso sobre dimensionado, ya que además de las estufas, puede quizás poner en marcha durante un momento una cafetera eléctrica, un microondas, un secador de pelo, o cualquier otro aparato de los que se utilizan en invierno y que consumen muchos watios. Compruebe que la instalación eléctrica esté debidamente protegida con sus automáticos y disyuntores diferenciales, pues en un entorno marino estos elementos son indiscutiblemente básicos.

 

Para calentar un barco sin electricidad existen distintas estufas con combustibles líquidos que calientan el aire del interior sin por ello consumir el oxígeno, siendo muy adecuada pero una solución cara, las que utilizan el mismo diesel del depósito para generar calor en el interior. El quemador de diesel calienta una gran superficie metálica con finos canales, por los que se hace circular aire con un ventilador de 12 voltios de muy poco consumo, que se alimenta con las baterías del barco. El resultado es un chorro de aire caliente sin que se haya consumido nada del oxigeno interior del barco, pues el quemador diesel tiene su propio circuito de extracción de humos, al igual que cualquier caldera doméstica de casa.

 

El aislamiento del barco al exterior es algo que usted ha ‘heredado’ al comprar el barco. Sin embargo en algunos casos es posible mejorarlo. Un aislamiento defectuoso producirá una lucha sin cuartel contra la condensación y todas sus malas consecuencias. Existen tejidos y espumas que permiten mejorar los aislamientos, pero estos trabajos deben ser acometidos con buen tiempo y teniendo cuidado en dejar cámaras o huecos entre el casco y el aislamiento, en donde podrían aparecer condensaciones muy difíciles de detectar.

 

 

Pero todavía debemos hablar de otro arma: El deshumidificador es sumamente útil contra la humedad, la condensación, los hongos, el moho y su malestar. Los deshumidificadores extraen el agua del aire separándola en un depósito que se debe vaciar con cierta frecuencia. Para ello utilizan un circuito de frío con una placa helada en la que se condensa el vapor del agua del ambiente.

 

 

Si quiere pasar a bordo un invierno, y no el infierno, no dude en seguir todos estos sencillos consejos.

 

Artículos relacionados:

   - Preparar el barco para largos cruceros

   - Prepararse para dar la vuelta al mundo

   - Viajar en velero por el mundo

   - Lo esencial es navegar. Y lo mejor en pareja

   - Navegar con niños

   - Estibar la compra a bordo

   - Organizarse en un barco

   - Trucos para estibar y organizar las cosas en el barco

   - Presupuestar la vida a bordo

   - Recibir la meteo

   - Dormir en el barco

   - Hornos microondas económicos

   - Mantener el agua potable

   - Check List antes de partir

   - Preparando tu charter

   - Esperar lo inesperado


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190     info@fondear.com 


© Copyright 2007    Fondear, S.L.