e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
    Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Navegar con niños

Posiblemente pasen la mejor época de su vida, y los recuerdos serán inolvidables. En un primer momento plantearse la navegación con niños puede parecer una auténtica pesadilla, pero la experiencia de mucha gente demuestra lo contrario. Los niños se amoldan a cualquier plan y disfrutan mucho con el mar. Casi nunca tienen problemas de mareos y no les importa vivir en espacios reducidos.

 

A partir de los 7 u 8 años se les puede enseñar a navegar, lo que les dará mucha seguridad y aprenderán a participar en la vida a bordo. La seguridad es tema prioritario, y por ello los arneses deben estar presentes casi siempre. La norma básica es que no se sale de la bañera salvo para hacer alguna operación en la proa o en el palo y sólo, si hay alguien controlando al que está trabajando fuera de la bañera. En cuanto las condiciones no sean totalmente tranquilas deberán engancharse a la línea de vida.

Los niños son como esponjas y fácilmente aprenden a localizarse en la carta marina, y se divierten jugando a dibujar las derrotas. La edad ideal de los niños está comprendida entre los 6 y 12 años ya que son capaces de hacer cosas sin ayuda de los padres, disfrutan aprendiendo y aceptan de buen grado los planes que se les propone.

 

 

Con edades inferiores a seis años es perfectamente posible navegar con ellos, pero debemos tomar más medidas de precaución. Con edades tan pequeñas los chicos no recordarán cuando sean mayores los grandes momentos vividos, los diferentes paisajes visitados y las diferentes culturas experimentadas, pero seguramente les quede marcado un ‘gusto’ por la naturaleza y la libertad.

 

 

 

Las complicaciones con los niños vienen con edades por encima de los 13 años. Sacarlos de casa a esas edades significa separarlos de sus amigos, de sus prácticas habituales y de su entorno social en formación. Un adolescente infeliz en mitad del océano y conviviendo en un espacio reducido puede acabar con la paciencia del más sufrido de los padres. A esas edades los estados de ánimo son muy cambiantes y tan pronto pueden estar entusiasmados por cualquier experiencia, como pasar a ponerse de morros y un estado de frustración. Puede que se lo pasen en grande recorriendo un litoral con la embarcación auxiliar o que decidan que ya son muy mayores para pasear con mamá por la playa recogiendo conchas o visitando el poblado local. La edad del pavo no pasa desapercibida ni en los barcos. A esas edades lo importante para los padres es conseguir cubrir las necesidades sociales y emocionales del adolescente. Para ello es necesario adaptar las rutas de navegación de forma que en el viaje se coincida en otros puertos y lugares con otros barcos que lleven niños de las mismas edades con los que ya hayan hecho amistad. Siempre es posible adaptar los planes para motivar a los chicos y ofrecerles experiencias que les resulten interesantes.

 

 

 

Los niños de 5 a 10 años nunca se aburren a bordo, al contrario de lo que mucha gente pudiera pensar. ¡Es más, cuando se aburren es cuando están en tierra en una casa y con los padres trabajando sin poderlos atender ni jugar con ellos!

Con un ordenador portátil dedicado a los chicos y siempre que podamos recargar las baterías a bordo, podremos tener una buena cantidad de juegos con los que distraerse durante las largas travesías. Fondeados no hay problema, ya que los chicos disfrutan nadando alrededor del barco, buceando o corriendo por la playa. Las visitas a los otros barcos con la embarcación auxiliar siempre será muy divertida. Y siempre hay cosas por hacer, como visitas a los sitios locales, leer sobre lugares para los próximos destinos, escuchar música, sacar fotos a los paisajes del lugar y pasarlas luego al ordenador, y naturalmente estudiar sus cursos a distancia…

 

 

 

 

ACTIVIDADES PARA LOS CHICOS

 

Lectura: Lleva a bordo todos los libros que los chicos puedan querer leer, como cuentos, asterix, enciclopedias ilustradas,… Y si en puerto quieren ver la TV, pues adelante.

 

 

 

Manualidades: Tenga a mano papeles de colores, pegamento, tijeras, lápices de colores, y distintas cartulinas, para que puedan recortar, pintar y montar. Se lo pasarán en grande durante horas aprendiendo a hacer tarjetas, maquetas, dibujos y recortables.

 

 

Juegos de cartas: Una forma divertida de entretener a toda la familia. Existen cientos de juegos distintos y para todas las edades. También puede llevar un ajedrez y el backgammon para sacarlo a la bañera en cualquier momento.

 

 

Juegos de niños: Cada uno tendrá sus favoritos y mientras no sea uno de química déjeles jugar en cualquier rincón del barco. También pueden llevarse teclados para hacer música o cintas de cassetes con cuentos o sus cantantes preferidos. Si quieren llevar un instrumento musical tenga un poco de paciencia y déjeles que aprendan.

 

 

Juegos de ordenador: Los PC portátiles son cada vez más baratos y se pueden conseguir de segunda mano por muy pocos cientos de euros. En un portátil los chavales podrán tener sus juegos sin el miedo de estropear los programas informáticos del padre o de la madre. También podrán tener sus propias cuentas de correo electrónico y enviar correos con sus amigos.

 

 

 

 

    Artículos relacionados:

   - Navegar en solitario

   - Lo esencial es navegar. Y lo mejor en pareja

   - El invitado a bordo

   - Invitados a bordo o por la borda

   - De pasajero a miembro de la tripulación

   - Novatos a bordo

   - Convivencia a bordo

   - Charter y convivencia

   - Preparar el barco para largos cruceros

   - Prepararse para dar la vuelta al mundo

   - Viajar en velero por el mundo

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190     info@fondear.com 


© Copyright 2010    Fondear, S.L.