e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
    Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Convivencia a bordo

El barco es un espacio muy reducido que nos obliga a mantenernos todo el tiempo muy cerca de los demás. La vida se comparte totalmente con el compañero y por tanto es mucho más fácil que aparezcan posturas encontradas y conflictivas. ¡Nada raro! En la vida normal con la pareja, cada uno tiene su trabajo y sus aficiones de modo que finalmente el tiempo que se comparte a lo largo del día puede ser únicamente de algunas pocas horas, el desayuno, la cena, y un rato más. Hay parejas que ni siquiera comparten una media de más de 40 minutos diarios. En el barco…. Son 24 horas sobre 24 horas con la pareja o compañeros, haga sol o mal tiempo, sea de día o de noche.

En los momentos de enfado la búsqueda de espacio se convierte en algo deseable, y separarse unos metros del otro y obtener un rato de privacidad en la proa del barco puede resultar una válvula de escape necesaria. Verse confinado en el espacio del barco suele resultar frustrante y por ello, buscar una resolución al conflicto, se convierte en algo urgente que no debemos demorar. En la mayor parte de las ocasiones, la causa del enfado es un hecho sin importancia que puede ser fácilmente trascendido. En caso contrario el pequeño desacuerdo puede ir a mayores y hacer sumamente estresante la relación.

Pero vivir a bordo con una pareja, puede en la mayoría de los casos brindar la oportunidad para mejorar la convivencia con la otra persona y conocerla mucho mejor. Lejos de las distracciones de la vida en sociedad que tanto nos absorbe, es posible pasar muchos ratos charlando y descubriendo la forma de pensar más profunda y auténtica de la otra persona.

La clave para una buena convivencia radica en el mutuo respeto y confianza entre los dos. Los sentimientos tienden a magnificarse en el barco, y por tanto si no se lleva bien o tiene dudas, estas se harán más profundas en el barco. De hecho hay muchas parejas que se dan cuenta de su incompatibilidad tras una profunda convivencia en un velero durante varios meses. Aunque no es menos cierto que navegando se dejan atrás muchas de las causas de discusión y estrés entre las parejas, como son los problemas laborales, compromisos con la familia y otros asuntos e inconvenientes sociales.

Navegar con seguridad y de forma confortable evita situaciones complicadas que son posibles causas de discusión y desacuerdos. Por esta misma razón es muy conveniente llevar un equipo y vestimentas apropiadas para la singladura a efectuar.

Es lógico que si pasamos frío y navegamos en condiciones muy incómodas o incluso peligrosas, el ambiente generado a bordo no sea idílico y estaremos más susceptibles y predispuestos a renegar de cualquier cosa. Cuanto más seguro de sí mismo sea el patrón del barco y mejor conozca los detalles de la embarcación, más fácilmente se creará un clima de confianza en la navegación, frente cambios en las condiciones de la mar, o cualquier imprevisto que pudiera surgir. Pero los demás miembros de la tripulación también deben ser comprensivos y tolerantes frente a las decisiones adoptadas por el capitán, sea cual sea el resultado de estas decisiones. No vale el ‘te lo dije’ o ‘ya se veía venir…’

Una vez pasado el enfado inicial, lo mejor es que las dos partes adopten una postura dialogante y se enfrenten al punto conflictivo, sin trabas, tabúes e incluso con sentido del humor. En muchos casos la semilla del conflicto es una nimiedad sin la más mínima importancia.

Convivir en un barco a tiempo completo no tiene nada que ver con pasar un fin de semana en el barco con la pareja, o el típico charter de una semana por las Baleares. Se producirán problemas, fallos en los equipos del barco, decisiones que finalmente se revelarán como inadecuadas, momentos en los que usted tendrá la sensación de trabajar mucho más que su pareja, tareas no compartidas por los demás o turnos de limpieza o cocina que piensa que le corresponden a otros. Pero todo se puede hablar y poner en común para ser dialogado y resuelto. En equipo se trabaja mucho mejor y se consigue reforzar la relación de pareja. Su pareja, la persona con la que ha decidido compartir lo más importante de su vida.

 

 

Artículos relacionados:

   - Navegar en solitario

   - Lo esencial es navegar. Y lo mejor en pareja

   - Navegar con niños

   - El invitado a bordo

   - Invitados a bordo o por la borda

   - De pasajero a miembro de la tripulación

   - Novatos a bordo

   - Charter y convivencia


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190     info@fondear.com 


© Copyright 2015    Fondear, S.L.