e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
     
     
     
     
     
   
   
   
   
   
   
   
   
   
     

 

2.012

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Todo sobre el Fondeo

 

 

Las modernas anclas de arado o de plato están diseñadas para enterrarse completamente por sí mismas. Los cambios de tensión transmitidos por la cadena hacen que el propio ancla se vaya "clavando" y enterrándose completamente en el fondo marino. Conozca cómo hacerlo de la mejor manera para asegurar su fondeo.

Lo fundamental es que la cadena tire en el fondo de forma horizontal y los tirones provengan de la cadena que reposa sobre el fondo y no de la catenaria que baja hasta llegar al fondo. Sin esta condición, el ancla no podrá cavar por si misma hasta lograrse enterrar. Y para que esta condición se cumpla es fundamental filar los suficientes metros de cadena que

habrán de ser más, a medida que aumente la profundidad del agua en la que estamos fondeados. 

Por esta razón, si nos quedamos a dormir en una cala, lo suyo es localizar fondos a pocos metros, pues esto asegura un buen fondeo cuando largamos los correctos metros de cadena. Cuando el ancla queda enterrada, también se tienden a enterrar los primeros metros de cadena.

Si la fuerza a la que es sometida la línea de fondeo es demasiado fuerte y el fondo marino no “aguanta”, entonces garrearemos a la vez que nuestro ancla va “arando” el fondo del mar pero permaneciendo enterrada. Cuando se fila poca cadena, el ángulo de la cadena sobre el fondo va disminuyendo hasta que alcanza un valor crítico en torno a los 15º a 20º, a partir del cual el ancla ya no agarra más y “despega” del fondo. 

En la práctica este ángulo crítico se alcanza en ratios de unas 4 veces la profundidad a la que fondeamos. Por ello se aconseja como mínimo soltar 5 veces la longitud de cadena a la profundidad que estemos fondeando. A veces es muy complicado localizar fondeos a menos de 7 u 8 metros de profundidad, especialmente en verano cuando las calas están completas. Por ello lo mínimo es llevar unos 50 metros de cadena para asegurarnos fondeos hasta los 10 metros de profundidad.

Todo ello pone de manifiesto que los 20 metros de cadena que de forma “estándar” ofrecen la mayoría de los astilleros es totalmente insuficiente al permitirnos fondear con seguridad hasta sólo ¡4 metros de profundidad! Con el agravante de que para poner los 30 metros de cadena extra, lo suyo es cambiarla toda entera por una nueva de 50 metros calibrada, so pena de tener que utilizar un eslabón de unión que podría llegar a comprometer toda la longitud de la línea en justamente el punto más débil: El eslabón de unión.

 

La importancia del peso de la cadena

La cadena al caer desde el barco hasta el ancla en el fondo describe una curva conocida como catenaria. Esta catenaria tiene varias funciones. Por un lado ejerce una fuerza horizontal que resiste la fuerza que aplica el viento sobre nuestra obra muerta, además de amortiguar y absorber los tirones debidos a las rachas de viento y a las olas. Una cadena floja caerá de forma casi vertical desde la proa y prácticamente no ejerce ninguna fuerza de amortiguación, y con las rachas el barco tenderá a tensarla aumentando la superficie de borneo.

En caso contrario cuando soltamos muy poca cadena, la tensión horizontal será muy alta y la cadena no tendrá capacidad para absorber tirones además de forzar el ancla muy cerca del ángulo límite a partir del cual el ancla despega del fondo y deja de trabajar.

La fuerza ejercida por el peso de la cadena en la catenaria viene expresado por la ecuación:

 Fuerza catenaria = (PesoCadenaPorMetro x LongitudFilada2) / (2x Profundidad)

            F = Ps l2 / 2 P   (1)

La fuerza así medida se obtendrá en Kg de fuerza, mientras que las medidas de longitud se indicarán en metros, y el peso específico de la cadena en Kilogramos/metro.

 

La fuerza del viento

La fuerza horizontal de la catenaria se equilibra con la fuerza del viento que es la que tenderá a fastidiarnos y a hacernos garrear. Lo importante que debemos recordad es que la fuerza del viento sobre nuestro barco crece mucho al subir un poco la velocidad del viento y también al aumenta la superficie de la obra muerta expuesta al viento, según una función cuadrática.

Por término general la superficie del barco crece también con el cuadrado de la eslora. La fuerza que ejerce el viento sobre nuestro barco fondeado se expresa de la siguiente manera:

Fviento (Kg de fuerza) =  EsloraBarcoenMetros2 x VelocidadVientoenNudos2 / 500

  F = L2 V2 /500  (2)   (en unidades de Kilopondios, Metros, y Nudos)

Por ejemplo para un velero de 10 metros de eslora fondeado en una cala en donde soplan 30 nudos, la fuerza que ejerce el viento sobre nuestro barco y que debe ser aguatada por la componente horizontal de la tensión en la cadena es de unos 180 kilos. Para que aguante el ancla habremos tenido que soltar suficiente longitud de cadena para que esta describa una bella catenaria hasta el fondo en donde aún unos buenos metros de cadena deben arrastrarse por el fondo. Pero si hemos soltado muy poca cadena la tensión total de la cadena será mucho mayor al caer la cadena muy a pique.

La fuerza ejercida por el viento en la cadena no debe ser mayor a la fuerza requerida para elevar todo el peso de la línea del ancla. Por ello si sustituimos la ecuación (2)  en (1)  y despejando la longitud de cadena (l) llegamos a la expresión

          l = 1/16 . L V .     (3)     

Que nos indica en metros la cantidad de cadena a filar. Esta longitud de cadena será calculada como el producto de un dieciseisavo, multiplicado por la eslora y por la velocidad del viento, y por la raíz cuadrada del cociente entre la profundidad y el peso de la cadena por metro lineal. 

Ejemplo: Si con un viento de 30 nudos, llegamos con  un velero de 14 metros a la cala y fondeamos en 8 metros de profundidad con una cadena que pesa del orden de 3 kilos por metro, la cadena que debemos largar será de

  = 42,8 metros.

  

Fondear con vientos fuertes

El resultado obtenido de la formula anterior es la cantidad mínima necesitada y siempre convendrá sacar algo más de longitud. Notemos que para un barco de 14 metros el peso por metro de la cadena puede ser de 4 o más kilos por metro. Y con una cadena de 4 kilos/metro, la longitud de cadena a filar ya disminuye a 37 metros pues el propio peso de la cadena mejora la resistencia de la catenaria. Además 30 nudos ¡ya es un buen fuerza 7!

Pero en ocasiones podríamos tener que fondear con vientos aún más fuertes.  La ecuación (3) nos indicará que la longitud necesitada, no es se encuentra en el pozo del ancla!

En estos casos es necesario  sacar cabo de 15 a 20 milímetros de diámetro que se sumarán a los metros de cadena de la línea del ancla. El cabo debe ser de nylon pues además de ser un material muy resistente, también actúa como muelle gracias a su flexibilidad. Esta flexión permite amortiguar y absorber la energía debida a las rachas y golpes de las olas tan frecuentes y molestos en un temporal. Por descontado que no debemos utilizar menos de 5 a 6 veces la profundidad en la longitud de la línea total de fondeo. La flexión del nylon eliminará los golpes de tensión en la parte inferior de la cadena lo cual ayuda mucho a que esta evite el garreo a pesar de los impulsos repentinos transmitidos por un golpe de ola o una racha de viento.

 

 

      Artículos relacionados:

         - Truco; sacar la longitud de cadena adecuada

         - Técnicas de Fondeo

         - Línea de fondeo

         - Fondear con seguridad

         - El ancla y la cadena

         - Las anclas y los fondos

         - Tomar una boya con 25 nudos de viento

         - 15 Trucos para lograr una amarrada perfecta

   - Anclar más seguro; Anchorwatch

         - Fondear seguro; Garmin GTU10

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2012     Fondear, S.L.