e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Navegar por las Antillas Menores

 

 

Un destino exótico y asequible tanto para llegar navegando en nuestro propio barco para pasar una larga temporada, como para alquilar un charter por una o dos semanas.  Las Antillas Menores son perfectas para navegar y disfrutar de un paisaje idílico con aguas turquesas y cristalina pobladas por una vida marina sorprendente.

Desde el sur de Florida hasta las costas de Venezuela, se extienden un arco de islas bañadas por una mar tranquila en la que sopla un viento constante. Un conjunto de islas

 

para disfrutar de la navegación a vela mientras descubrimos pequeños rincones de aguas turquesa y playa de arena blanca. Las Antillas están formadas por un grupo de archipiélagos desde las Islas de Bahamas, las Antillas Mayores, formado por Cuba, Jamaica, La Española (formado por la República Dominicana y Haití), Puerto Rico y la Isla de la Juventud y desde las Islas Vírgenes y Antigua en el norte, y las Antillas Menores que van desde Puerto Rico hasta la costa de Venezuela, las islas se distribuyen a lo largo de un eje Norte-Sur dibujando una media luna.

 

Las Antillas Menores se dividen en;

- Países independientes: Antigua y barbuda, Barbados, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucia y Trinidad y Tobago.

- Territorios de otros países;

- Isla Vírgenes de Estados Unidos

- Guadalupe, Martinica, San Martín y San Bartolomé de Francia

- Aruba, Bonaire, Curazao, Saba, San Eustaquio y Sint Maarten de los Países Bajos

- Anguila, Islas Vírgenes británicas, Montserrat de Reino Unido

- Estado Nueva Esparta y Dependencias Federales Venezonalas de Venezuela

 

¿En qué condiciones navegaremos en las Antillas?

Los vientos alisios suelen soplar a unos 10 y los 25 nudos, aunque a veces suben a 30 -35 nudos. Por término medio, las condiciones de navegación son fáciles, especialmente si nos encontramos en las costas sotaventadas. La zona de las Antillas está especialmente indicada para la navegación en Catamarán dado el poco calado de muchas de sus costas y la comodidad que ofrece una navegación estable, aunque los monocascos también son perfectos, especialmente los de menor calado.

La mar está siempre más agitada en las costas que dan al Atlántico y en cuanto pasamos a las zonas detrás del viento, la cosa se relaja muchísimo quedando un mar plano y tranquilo. En los canales entre las islas tendremos la oportunidad de navegar con distintas condiciones y practicar todo tipo de navegación, pues no es raro encontrarnos con olas de 2 a 3 metros. A veces se dan cambios en la meteorología sin previo aviso, por lo que debemos permanecer atentos y saber a cuanto estamos de una zona de refugio en las bahías mejor resguardadas en las costas de sotavento.

Los saltos de cala en cala o de isla en isla pueden durar desde unos pocos minutos o alargarse durante 10-12 horas de navegación cuando hagamos un tránsito a otra isla algo más alejada.

En estas costas sotaventadas, los alisios pueden verse alterados por la orografía costera e incluso se producen fenómenos algo violentos cuando el viento es canalizado en algunas regiones produciendo un embudo que altera los vientos circundantes por efecto venturi. En otros puntos podemos encontrarnos con zonas extremadamente calmadas a pesar de alisio debido a la fuerte protección de una cadena montañosa que desvía y detiene toda la fuerza del viento.

Pero la idea principal que debemos recordar es la siguiente; en términos generales, los vientos son constantes y la navegación fácil. Si queremos tranquilidad, permaneceremos en las zonas sotaventadas y bien protegidas, si queremos practicar un poco el deporte de vela debemos alcanzar los canales entre las islas o pasar al mar un poco más agitado en las costas occidentales de barlovento.

 

¿Qué temporada es buena?

Como en cualquier destino hay momentos en los que estar y en los que no. Dejando de lado las condiciones particulares climáticas del momento, y que siempre es importante consultar para estar atentos a lo que pudiera pasar, la mejor época para disfrutar del Caribe es durante el invierno, desde Diciembre hasta Abril. En esta época el viento es más favorable y constante, y el mar está más tranquilo.

Desde Mayo hasta el mes de Julio, las condiciones son bastante cambiantes y podemos encontrarnos con una semana totalmente sin viento o encontrarnos con chubascos dispersos e inesperados.

Pero definitivamente no es buena idea permanecer durante el mes de Agosto hasta finales de Octubre. En esta época la región es pasto de huracanes y ciclones muy violentos y aunque hay zonas menos susceptibles, lo cierto es que no conviene aventurarse durante estos meses sin saber muy bien a lo que uno se expone.

 

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

Las condiciones climáticas del Caribe son sencillas y simplemente debemos tener cuidado en algunos canales o estar pendiente de posibles chubascos. En las Antillas los balizamientos van al revés a lo que acostumbramos en Europa por tanto el verde y el rojo estarán en el sitio contrario al acostumbrado, aunque en muchos lugares brilla por su ausencia…

Determinados pasos son especialmente delicados por su poco calado y debemos pasar a muy poca velocidad, a medio día para tener buena visión del fondo, y con un tripulante en la proa que nos indique por donde ir y que nos avise de posibles rocas demasiado cercanas a la superficie.

Como la meteo puede cambiar con cierta brusquedad, es importante estar pendiente y localizar un buen refugio para evitar sorpresas durante la noche. Así las cosas, es buena idea tener filada una buena cantidad de cadena para evitar garreos nocturnos.

Muchas islas y bastantes nacionalidades diferentes. Por ello debemos llevar fotocopias de nuestros documentos, tanto del barco como de las tripulaciones, para poder presentar las "clearances" en  las capitanías de los puertos de entrada de los diferentes países.

 

¿Cómo fondear en las Antillas?

No pretendemos explicar técnicas de fondeo, para lo que puede consultar otros artículos en Fondear.com, pero existen interesantes reflexiones específicas para lograr un buen fondeo en el Caribe. Muchos aficionados deciden ir al Caribe en catamarán por las ventajas que ofrecen estas embarcaciones en estas aguas frente a un monocasco.

La regla de multiplicar la cantidad de cadena por 3 en la medida de profundidad es muy insuficiente para un catamarán dado su gran resistencia al viento y mayor desplazamiento. Mejor multiplicar por 5 para permanecer más seguros, aunque no es mala idea ante la duda soltar toda la cadena que tengamos disponible, pues para eso la llevamos en el pozo de anclas. Muchas veces nos puede sorprender durante la plácida noche, una tormenta con fuertes rachas de viento cambiante, a pesar de haber anclado por la tarde con buena meteo y cielo despejado.

Es importante tener el catamarán preparado para aguantar fuertes tirones, con una pata de gallo que equilibre el tiro entre los dos patines, liberando la tensión del molinete del ancla y haciendo el conjunto más estable y con menor tendencia a pivotar sobre el ancla. La cadena debe permanecer tendida quedando la tensión repartida entre las dos amarras de la pata de gallo. Antes de manejar el molinete debemos poner en marcha el motor y estando embragado acelerar un poco para que el generador entregue amperios al hambriento motor del molinete.

Tras el fondeo, siempre es buena idea pegarse un chapuzón para comprobar cómo ha quedado el ancla en la arena. La temperatura media entre 24 a 28 grados es perfecta para refrescarse y hacer una apnea con la que verificar si el ancla ha quedado bien enterrada, que la cadena está tendida y que ningún tramo pueda engancharse en alguna roca cuando vayamos a levantarla, o podamos tener problemas y enredos con la línea del vecino fondeado. Otra ventaja de bucear es la de poder encontrar algún muerto o roca en la que poder pasar una amarra y asegurar el mejor de los fondeos para su relax y relajación nocturna.

 

¿Guadalupe y Martinica?

Se trata de un buen destino para nosotros como europeos, pues es territorio francés y por tanto zona Euro a todos los efecto, y desde donde emprender diferentes excursiones y singladuras por todo el arco de las Antillas. Cada isla tiene su propia personalidad y su cultura local, tradiciones y gastronomías. Algunas son extremadamente tropicales con una vegetación muy exuberante, mientras que otras, como Bonaire, son más áridas, pero a cambio tienen un excelente buceo.

Lo mejor de navegar con nuestro barco es la posibilidad de alcanzar calas y lugares imposibles de encontar por tierra, acercarse a refugios únicos rodeados de arrecifes en los que practicar un poco de snorkel y disfrutar con la belleza y colorido de la vida marina. Verse rodeado por manadas de delfines o cachalotes, y simplemente estar relajados rodeados en un entorno idílico de aguas turquesas y playas de arena fina frente a una costa de tonos esmeraldas.

Además al ser territorio francés, las conexiones con Paris o incluso desde Toulouse, son muy frecuentes y económicas, especialmente si sacamos los billetes con cierta antelación. Luego tenemos a tiro todos los destinos que queramos, como son Trinidad Tobago, República Dominicana, las Granadinas, las Bahamas, o Cuba que poco a poca está expandiendo su oferta turística.

 

¿Y las formalidades?

Las formalidades (clearances) necesarias en cada país visitado del arco de las antillas son bastante sencillas. Debemos hacerlas tanto al entrar como cuando vayamos a salir. No merece la pena hacerse el remolón y olvidarse de las formalidades aunque vamos a pasar muy poco tiempo. Las complicaciones pueden ser muy serias y nos pueden llevar a la cárcel hasta aclarar la situación.

Las "clearances" atañen al barco y a la tripulación. En lo que respecta al barco al final, lo más importante es el seguro, pero debemos tener la licencia de navegación en donde figuran los datos de nuestro barco, puerto base, eslora y demás datos, datos del motor y demás características de nuestra embarcación. En cuanto a la tripulación nos preguntarán el nombre completo de cada tripulante, función a bordo, pasaporte, y las fechas que vayamos a permanecer.

Es muy buena idea llevar en el barco papeles de calco o un pequeño ordenador con impresora para solventar cualquier demanda que nos haga la policía. Antigua es particularmente "pesada" en estos aspectos. Según la legislación, al llegar a un puerto de entrada, solo el Patrón está autorizado a pisar tierra para rellenar las formalidades. En las islas de territorio francés, como son Martinica, Guadalupe, Saint-Martin, y Saint Barthèlèmy, las formalidades serán realizadas en un ordenador de la marina y hay que pagar unos 3 euros por tripulante.

En las islas anglosajonas hay que dirigirse primero a la oficina de aduanas (customs) y después dirigirse a inmigración, para finalmente acercarse a la oficina de autoridad portuaria en la que pagar una suma, que a veces no es tan pequeña, a lo cual habrá que pagar en algunas zonas por un permiso de navegación en aguas catalogadas como reservas marinas. Dada la fácil recaudación, no es de extrañar que de año en año crezcan como setas las reservas marinas, especialmente en Antigua.

Al salir del país hay que volver a pasar por la oficina de aduanas para sacar la "clearance" de salida, sin la cual nos encontraremos con serios problemas en el siguiente país. Afortunadamente este trámite de salida suele ser gratuito.

Aunque es muy raro que se establezcan controles y casi nunca paran a nadie, no merece la pena tomar riesgos en estos trámites tan sencillos como a veces un poco aburridos.

 

 

 

 

   Artículos relacionados:

- Cruzar el Atlántico; cuándo y cómo

- Los alisios

- Vela y Aventura; llegar a puerto extranjero

- Luces de bocana; cuidado con los puertos extranjeros

- ¿Es su barco realmente oceánico?

- Como afrontar la navegación oceánica

- Prepararse para dar la vuelta al mundo

- Preparar el barco para largos cruceros

- Kyo; el viaje

      - Serie "Cruzar el Atlántico"

- Serie "Vela y Aventura"; viajar por el mundo

- Disfruta una semana a vela por el Caribe

 

 

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.