e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
   

 

2.013

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Panales solares; la prueba de fuego

 

 

Cada vez más armadores los utilizan. En Fondear.com los hemos probado a fondo para conocer la realidad fotovoltaica.

 

¿Es posible pasar un verano entero sin encender el motor, sin generador, sin recargar en puerto? ¿Bastan para alimentar los equipos de navegación? ¿Son realmente efectivos? ¿Cómo se instalan?...

 

Pero la razón de peso que me abocó a experimentar con los paneles solares durante este pasado mes de Agosto ha sido mucho más mundana.

 

Mi pareja me había advertido con claridad meridiana…. ¡O tengo nevera funcionando y siempre fría durante todo el verano,...

o no voy a navegar! De modo que o paneles solares o a buscar amante.  Dicho y hecho. Había que idear

una solución definitiva y duradera que sorteara la necesidad de tener que encender el motor del barco 2 ó 3 horas al día para recargar el parque de baterías.

 

Paneles solares: ¿la decisión correcta?

El sistema de paneles ha sido probado y está totalmente acabado. Son las 6 de la mañana. De madrugada estamos listos para empezar a navegar rumbo a Baleares.....    Objetivo: consumo cero.

 

 

Un pequeño generador de 4 tiempos aunque ahora los hacen silenciosos, hace ruido y es casi tan molesto como arrancar el motor principal. Y además gasta gasolina…

 

Entre paneles solares o un aerogenerador, elegimos el sol frente al viento, aunque bien puede ampliarse la instalación con un montaje combinado. Advertimos que se puede contar más con el sol que con el viento. Además las aspas girando zumban bastante, y si te subes sobre el bimini para ajustar o arreglar cualquier cosa en la botavara, puede llegar a ser muy peligroso. Por el contrario, los paneles solares no tienen piezas móviles y arrancan electrones al sol sin desgaste de ningún tipo. Basta con pasar de vez en cuando un trapo húmedo para limpiar el polvo de la superficie del cristal templado.

 

 

Ene este ejemplo el Jeanneau combina un único panel con un generador eólico. Lo han montado sobre un soporte centrado en el arco posterior del bimini para permitir que este último pueda abrirse o cerrarse sin necesidad de desmontar el panel fotovoltáico, La potencia generada es insuficiente para esta eslora y nivel de equipamientos.

 

 

Vaya por delante que la solución ha sido sorprendentemente exitosa. Tan positivo es el resultado conseguido que se nos hace difícil imaginar un futuro en el que los arquitectos navales no incluyan los paneles solares integrados en el diseño de la cubierta sobre un arco de bimini o donde sea. A la luz de los resultados es incomprensible que los diseñadores no incluyan paneles de serie! De la misma forma que no es de recibo que los barcos no incluyan un hueco específico y práctico para la balsa salvavidas salvo honrosas excepciones. Es como si un fabricante de automóviles nos vendiera el coche sin hueco para la rueda de repuesto.

 

Tras la experiencia disfrutada este verano, tenemos claro que sea cual fuere nuestro próximo velero, este deberá tener instalados paneles solares. Dependiendo de la eslora, la instalación debe tener 2 ó 4 módulos y generar entre 300 y 600 vatios.

 

Por la noche consumimos lo que hemos almacenado en las baterías durante el día. Nuestro velero tiene un panel a cada banda, aunque bien podrían caber 4 unidades encima del bimini.

 

¿Cuántos paneles?

Otro ejemplo interesante de instalación en un arco realizado en inox y dedicado para paneles y pescantes fijado a popa del bimini. Una buena solución que no habremos de desmontar para recoger o desplegar el toldo del bimini. El soporte sirve también para poder fijar antenas y salvavidas.

 

Una de las preguntas complicadas…. No sólo por la cantidad de amperios que vayamos a producir. También es fundamental saber cuánto pensamos consumir de media y sobre todo, cómo vamos a almacenar esta energía.

 

En nuestro caso hemos optado por dos paneles de 160 watios, que entregan un total a pleno sol de 320 watios en condiciones ideales de máxima irradiación. La tensión entregada por el panel a esa máxima potencia sube a unos 18 voltios y unos 18 amperios. Como hay que regularla a 12 voltios, perdemos parte de potencia. Al final nunca hemos logrado subir de 12-13 amperios, posiblemente debido a la configuración y orientación de los paneles respecto a los rayos solares incidentes. Pero lo cierto es que en muchos momentos, la pantalla del regulador de carga nos sorprendía con una lectura de entre los 10 y 12 amperios…. Durante horas y horas…. ¡y gratis! ¡y en silencio! ¡y sin ruidos! ¡y sin mantenimientos! 

 

En nuestro caso, un velero de 12 metros atiborrado de electrónica hasta las “trancas”, pero sin grandes despilfarros de amperios gracias a las luces LED recientemente instaladas, y a no tirar de inversor para utilizar el microondas para el café mañanero, los dos paneles han sido suficientes. Es cierto que con la energía pasa como con el dinero… ¡Si tienes más, te lo acabas gastando! Si ves que te sobran amperios en una instalación con 4 paneles, pues te cortas menos con las luces y con otros “gadgets” eléctricos y electrónicos a bordo.

 

Localizar el sitio para instalarlos

 

Es fundamentar localizar el sitio donde montarlos. Los hay de muchos tamaños, y por ello podremos localizar unos que encajen bien con el lugar escogido. En nuestro caso hemos comprado un par de paneles de 1,4 metros de alto por 70 centímetros de anchura, en silicio monocristalino de 160 vatios, y por menos de 200€ por panel.

 

En cuanto al tipo de montaje, pasamos algunas horas viendo diferentes configuraciones, sobre la cubierta, con un arco hecho a medida en popa, basculantes sobre las amuras, inclinables encima de una torreta… Hay un montón de posibilidades cada una de las cuales tiene sus ventajas e inconveniente. (Ver las fotos de este artículo).

 

En este ejemplo el panel se soporta verticalmente en la barandilla de popa. Cuando estemos fondeados podemos girarlo hasta su posición horizontal para recibir la máxima irradiación. Se trata de una solución eficaz pero delicada con los barcos abarloados que podrían llegar a golpear y estropear nuestros paneles.

 

En nuestro caso ha prevalecido la sencillez y aprovechamos el propio arco del bimini para soportar los 20 kilos de la instalación, lo que da una carga de 5 kilos por cada una de las 4 patas de inox. Seguro que no está previsto por el fabricante, pero lo cierto es que sin haber tenido que soportar por ahora ningún temporal, el montaje mecánico ha funcionado perfectamente con vientos de hasta fuerza 7. Sencillamente no hemos podido comprobar la estructura con más viento, pero el montaje parece poder aguantar sin problemas.

 

Cabe indicar que encima del bimini de un velero de 12 metros con unos 4 metros de manga, caben hasta 4 paneles, en la configuración que finalmente hemos escogido para nuestro montaje, evitando así la necesidad de montar la lona para sombrear toda la superficie!

 

Fabricar los soportes en inox

El soporte diseñado funciona a la perfección mordiendo el soporte del bimini con extraeordinaria fuerza.

 

En vez de soportar lo paneles apoyados directamente encima del bimini, hemos decidimos fabricar unos soportes acodados en inox. Los hemos fabricado a partir de tubo inox de 20 mmm, soldados en el garaje con un flamante soldador TIG que permite hacer maravillas. Lo más laborioso además del aparente diseño, es la fabricación de las bridas que muerden con fuerza los tubos del bimini hasta conseguir  una unión solidaria con el resto del bimini.

 

La labor de fabricación de estos soporte lleva unas buenas horas pues en total son ocho piezas, cada una con su peculiar forma, para lo cual hay que hacerse con algún troquel que nos permita definir los ángulos y longitudes de cada soporte. Desde luego no es alta tecnología y basta con algo de ingenio y un poco de dedicación.

 

Pero más importante aún, es la idea de no permitir que los paneles toquen la lona para evitar deteriorarla. Al crear una cámara por la que pueda circular el aire libremente por la parte inferior de los paneles, se permite una buena ventilación. ¿Para qué?

 

Tubo de 20mm y pletina inox para fabricar con radial y TIG estos soportes que han funcionado a la perfección. En medio ponemos una tira de goma para lograr una fijación a prueba de bombas.

 

 

Los paneles son oscuros. Y al sol de agosto se calientan sin piedad. El rendimiento y la producción de amperios decae bruscamente a medida que sube la temperatura superficial de las placas de silicio. De modo que al ventilarlas por debajo bajará la temperatura y aumentará la producción de amperios. Esta es por tanto, la razón de peso para separar unos centímetros el panel y ayudar a su disipación térmica. Además el bimini es curvo en los dos ejes (babor estribor y popa-proa)  y por tanto unos soportes ajustados a diferentes alturas en cada extremo, permiten conseguir los punto de apoyo coplanarios necesarios para atornillar el panel a cada esquina. No sería mala idea que los diseñadores fabricaran un arco en fibra para montar paneles y con una lenta circulación de agua de mar para conseguir una super refrigeración. Estaría por comprobar si las pocas decenas de vatios gastados en bombeo merece el incremento de energía conseguido...

 

Huelga decir que todos los tornillos utilizados para fijar los paneles a los soportes, y otros elementos de construcción, deben ser en Inox-316 que soporta las inclemencias marinas sin rechistar.

 

Hemos utilizado tornillos Inox 316  con cabezas Allen, para conseguir una buena estética y mayor facilidad de montaje. En vez de utilizar tuercas hemos fabricado una rosca mediante un machón de 5 mm, en la pletina inox de 2mm de espesor.

 

El parque de baterías

Un montaje claro y limpio evita problemas que podrían ser catastróficos en caso de un posible cortocircuito. El bus de conexión en paralelo utiliza un cable de 70mm2 de sección. Las cinchas de nylon en color azul sujetan las baterías a la madera utilizada como soporte base.

 

Asunto fundamental…. El parque inicial del barco era de 140 Amp hora, lo cual es del todo insuficiente como demostramos a continuación. Tan importante es generar una buena cantidad de energía como poder almacenarla para su consumo durante la noche, que es cuando no tenemos posibilidad de obtenerla del sol.

 

Pero no perdamos el norte. El objetivo es tener un mes entero (o de forma indefinida) la nevera funcionado sin interrupción y sin tirar de generador, motores, ni cargas en los puertos deportivos. Por la noche (10 horas sin sol) una nevera típica “Frigoboats” de un barco de 12 metros con un consumo nominal de unos 200 watios en realidad consumirá de media del orden de la mitad. Recordemos que como tenemos todo el tiempo la nevera funcionando y somos cuidadosos con no dejar la puerta de la nevera abierta más de lo necesario, la nevera ya está bien fría tras el primer día de uso y el termostato va encendiendo y apagando el compresor, bajando el consumo medio a cerca de la mitad.

 

Es decir, sólo para la nevera necesitamos tener almacenados en el parque de baterías unos 100 watios x 10 horas = 1.000 vatios-hora para su funcionamiento durante toda la noche. Esto es más o menos lo mismo que unos 100 Amperios-hora de energía consumida. Y cómo no deseamos estresar al parque de baterías más allá del 20% de su capacidad para que no sufran con el uso persistente en sus continuos ciclos de carga y descarga, decidimos diseñar un montaje de unos 500 Amperios hora.

 

Montar el parque de baterías

Instalación del parque de baterías debajo de la cama de uno de los camarotes de popa. El peso cerca de crujía para no cambiar la escora. Luego ya queda espacio para las cosas que no pesan.

 

¿Qué baterías utilizar? Gel, AGM, normalitas del Carrefour… La cosa puede variar en precio como de la noche al día. Al final nos decantamos por una solución inteligente. Puesto que no vamos a “chupar” salvo raras excepciones, más allá de un 20% de la capacidad de las baterías y así conseguir un uso relajado del parque…. ¿Por qué comprar baterías de ciclo profundo que valen un pastizal? La solución adoptada pasa por adquirir nuevas baterías de gama media, aunque mejores a las ofrecidas en las grandes superficies, pero a precio de centro comercial al tratar con un gran mayorista. En total 4 baterías de 120 Amph a 80€ /batería. O sea casi 500 Amperios hora, por unos 320 € iva incluido. No está mal….

 

Hemos eliminado la anterior batería y medido el hueco que necesita la nueva instalación. Para el montaje utilizamos una madera de 22mm de contrachapado marino pintada de negro y barnizada con epoxi para su impermeabilización. El tamaño rectangular huelga decir que tiene las dimensiones de las 4 baterías en paralelo, dejando un margen de 1,5 centímetros todo alrededor.

 

Es de suma importancia medir, cortar, coser  y atornillar unas cinchas de nylon que abracen las baterías a conciencia en los dos ejes. Así los 100 kilos de ácido/plomo quedarán fuertemente sujetos al soporte de madera que a su vez ha sido atornillado a conciencia con gruesos tornillos rosca-chapa de 12 milímetros, al contramolde del barco, bajo una de las camas de un camarote de popa. Fijamos el soporte de las baterías lo más centrado a la crujía para no influir en la escora.

 

Tras las primeras 500 millas navegadas durante el verano, parece que la solución se muestra sólida y eficaz. El parque no se ha movido ni un pelo…. ¡Afortunadamente! No pierda de vista la posibilidad de utilizar cierres de nylon en las cinchas para poder desmontar el parque en un futuro y con comodidad.

 

Conectar el parque de baterías

 

Es muy importante el cable de conexionado entre las diferentes baterías. Todas en paralelo. Sí… ¿Pero cómo?  Grandes secciones de cobre de 70mm2. Aunque este tipo de cable cuesta unos 10€ por metro, no tiene mucha repercusión en el precio total de la instalación pues necesitamos a penas un par de metros de cable negro y rojo, para conectarlas todas en paralelo entre sí. El aspecto final es impactante.

 

El montaje tiene que ser efectuado en el garaje o en nuestro taller de bricolaje, o en donde pueda. Allí habremos probado las cinchas de sujeción y montado los mazos de cable por los que circularán los amperios. Cuando todo esté acorde al diseño, lo desmontaremos y emprenderemos camino para la instalación en el barco.

 

Los bornes conectores son de bronce estañado de modo que con un soplete (ni lo intente con soldador normal) logramos soldar y atornillar cada cable a cada borne para conseguir una perfecta unión mecánica y eléctrica. En esta labor la gracia consiste en aplicar el calor correcto para lograr la temperatura de fusión del estaño sin quemar al funda de plástico. El manguito termorretractil ayuda a un perfecto acabado.

 

HA funcionado de cine. La llama del gas de la cocina del barco nos ayuda a estañar y soldar el cable. Esta unión de 3 cables pertenece a la 'Y' del montaje de los paneles solares.

 

En la disposición física de las baterías debe tener presente las distancias cortas. Distribuimos las baterías para alejar todos los bornes positivos de los negativos y siempre buscando los tramos de cables más cortos. En grandes amperajes los cables largos a 12 voltios hacen perder una parte importante de la energía. Por ello debe pensar en distancias cortas y cables bien dimensionados.

 

Hemos revisado muchos barcos y parques de baterías. Y es alucinante la cantidad de chapuzas que se llegan a instalar. Baterías con polos positivos a veces separados sólo unos pocos centímetros de otro borne negativo, que puede conducir sin remedio a un brutal cortocircuito en caso de aflojarse algún conector y moverse tras un fuerte pantocazo. Este mismo verano ardía hasta su perdición y justamente por esta causa el velero de un conocido cuya instalación de baterías había sido chapuceada por un supuesto profesional de las chispas.

 

El cable que sale del parque de baterías hacia el panel de distribución de consumos puede ser de un diámetro menor a pesar de tener que recorrer una distancia más grande debido al moderado consumo de los elementos que suelen estar conectados al cuadro de distribución.

 

Pero si desde el parque de baterías vamos a alimentar un potente inversor para sacar 220 voltios a bordo, debemos conectarlo directamente al parque con gruesos cables acordes con la fuerte intensidad consumida.

 

El regulador

 

El regulador ha sido atornillado a un mamparo y en un sitio discreto en el que poder controlar la lectura de su pantalla digital que tanta información útil nos ofrece. En la clema inferior se aprecian 3 parejas de conexiones. Los cables atraviesan el mamparo y viajan dentro del armario posterior para no romper la estética del camarote. La primera pareja de cables recibe la corriente que llegn de los paneles. La segunda envía dos cables con la tensión regulada hacia el parque de baterías. La tercera la dejamos sin conectar pues el consumo instantáneo puede ser mayor al que es capaz de controlar el regulador. Pero si podríamos haber dado salida a la entrada de corriente del panel de distribución del barco que maneja un consumo moderado. A cambio hemos preferido montar un Shunt independiente y otra pantalla de consumo de amperios en el panel de distribución general.

 

La corriente que sacamos de los paneles no está lista para cargar el parque de baterías por varios motivos. Los paneles entregan un voltaje que sube a más de 20 voltios cuando están en plena irradiación solar. Por tanto necesitamos un dispositivo electrónico que estabilice este voltaje a la tensión de carga que depende ligeramente del tipo de baterías utilizadas y es de unos 13,5 voltios.

 

Cuando los paneles están a la sombra la tensión cae por debajo del voltaje del parque y por tanto hay que aislar los dos circuitos.

 

Cuando la tensión del parque de baterías supera los 13,2 voltios, significa que este está cargado al 100% y por mucho que metamos más amperios no conseguiríamos más que deteriorar las baterías. Por todas estas razones necesitamos un dispositivo inteligente que mida continuamente la tensión de las baterías y la de los paneles solares para regularla y saber qué hacer con ella.

 

Hay muchos tipos y precios de reguladores. Los más inteligentes y avanzados permiten ajustar las tensiones de corte y de carga y además nos indican los amperios que estamos introduciendo o sacando del parque, además de contabilizan los amperios hora acumulados que hemos generado o consumido.

 

Lo más importante de un regulador es la potencia o amperaje máximo que es capaz de controlar. Los hay de 10, 20, 30, 50 o más amperios. En nuestro caso hemos utilizado uno de 30 amperios que va muy sobrado pues en el caso más forzado tendría que soportar 15 ó 20 amperios de carga.

 

Dependiendo de la potencia y de las prestaciones, el precio del regulador está entre los 50€ y 200 €, aunque si lo compra por eBay desde fuera de España el coste será… de la mitad.

 

 

Cablear los paneles

 

Debemos conectar los dos paneles (o los que sean) en paralelo y para ello fabricaremos un cable en “Y” soldando unos conectores llamados “Mc4” que solo se encuentran en las tiendas especializadas en energía solar o almacenes de productos eléctricos. El precio dependiendo de lo avispado que usted sea en su búsqueda por internet, oscilará entre 1 y 5 euros por conector.

 

A la izquierda el conector Mc4 macho con su junta tórica de goma al final del vástago. Encajará en su versión hembra de la derecha consiguiendo una total estanqueida tan necesaria en ambientes marinos.

 

Es muy importante usar un cable de sección no menor de 10mm para evitar pérdidas resistivas hasta el regulador. El regulador podrá ser atornillado en el interior del barco, en un lugar visible. Si hemos utilizado un regulador de pantalla digital, podremos ver la información de control que ofrece y nos permite controlar como está funcionando el conjunto de la instalación, la carga que están dando los paneles, la tensión del parque de baterías y por tanto su nivel de carga.

 

 

 

 

Cable a utilizar

 

Podemos emplear algunas ecuaciones para calcular la sección del cable de cobre a utilizar, que deberá ser más grueso cuanto más amperios tenga que conducir. Debido al carácter resistivo del cable, este se calentará un poco por efecto Joule. Dependiendo de la temperatura máxima que fijemos como tope, y de si el cable está o no dentro de un tubo corrugado o al aire libre, con mayor capacidad de disipación del calor generado, a cada sección de cable corresponde un límite en la máxima capacidad de conducción de amperios.

 

En la tabla siguiente hemos calculado unos cuantos valores que nos permitirán saber el cable a utilizar dependiendo de los amperios que debamos conducir en el conductor y la temperatura máxima que permitimos que alcance el cable en régimen continuo. SI queremos que la temperatura máxima sea inferior y mejorar el rendimiento, deberemos aumentar la sección del cable pues con ello baja la resistividad de este.

 

 

Tabla de secciones de cable para conducir hasta 100 Amperios.

 

Sección del  Cable

Instalado en tubo

T  Max 70ºC

Instalado en tubo

 T Max 90ºC

Al aire libre

T Max 70ºC

Al aire libre

T Max 90ºC

1 mm2

11 amperios

16 amperios

16 amperios

24 amperios

1,5 mm2

15 amperios

22 amperios

23 amperios

27 amperios

2,5 mm2

20 amperios

27 amperios

28 amperios

35 amperios

4 mm2

26 amperios

34 amperios

35 amperios

46 amperios

6 mm2

36 amperios

42 amperios

50 amperios

60 amperios

10 mm2

47 amperios

60 amperios

74 amperios

83 amperios

13 mm2

62 amperios

75 amperios

90 amperios

105 amperios

16 mm2

71 amperios

78 amperios

100 amperios

115 amperios

20 mm2

81 amperios

95 amperios

120 amperios

140 amperios

25 mm2

90 amperios

100 amperios

133 amperios

150 amperios

 

 

En nuestro caso práctico de dos paneles de 130 vatios, tenemos una potencia máxima de 260 vatios. A esa potencia los paneles trabajan a unos 18 voltios. Por tanto dividiendo ambos valores puesto que la potencia en corriente continua es el producto de la corriente multiplicado por la tensión, sacamos que la cantidad máxima de amperios a conducir hasta el regulador es de unos 14 amperios. Mirando en la primera columna, nos valdría por tanto un cable de sección 1,5 mm2, pero como queremos que la temperatura sea baja y las pérdidas de potencia muy limitadas, preferimos utilizar la siguiente sección de cable de 2,5mm, pues los paneles estarán en un día soleado “bombeando” amperios durante muchas horas seguidas sin interrupción.

 

  

Tabla de secciones de cable para conducir más de 100 Amperios

  

Sección del  Cable

Instalado en tubo

Max 70ºC

Instalado en tubo Max 90ºC

Al aire libre

Max 70ºC

Al aire libre

Max 90ºC

35 mm2

114 amperios

130 amperios

165 amperios

190 amperios

50 mm2

138 amperios

150 amperios

210 amperios

230 amperios

70 mm2

171 amperios

195 amperios

255 amperios

300 amperios

95mm2

204 amperios

225 amperios

315 amperios

355 amperios

120 mm2

233 amperios

260 amperios

360 amperios

405 amperios

150 mm2

271 amperios

300 amperios

420 amperios

480 amperios

200 mm2

318 amperios

380 amperios

520 amperios

615 amperios

300 mm2

400 amperios

455 amperios

655 amperios

740 amperios

400 mm2

465 amperios

535 amperios

775 amperios

880 amperios

500 mm2

518 amperios

595 amperios

890 amperios

1.000 amperios

 

En el barco hemos instalado un inversor de 3,5 kilowatios que consume una potencia instantánea de 300 amperios. Tenemos que ir a esta segunda tabla y buscar en la 4º columna porque el cable está al aire libre y como solo se usa el inversor a máxima potencia por períodos de tiempo muy cortos no da tiempo a que suba demasiado la temperatura en el cable. Así vemos que el cable a utilizar para conexionar el inversor desde el parque de baterías es como mínimo de 70 mm2 gracias a haber instalado el aparato muy próximo al parque de baterías. Si tuviera que utilizar tramos de más de dos metros, convendrá pasar a una mayor sección de unos 150 mm2.

 

 

Un mes sin recalar

 

Otro montaje distinto en el que este armador aprovecha los paneles para conseguir sombrar el bimini prescindiendo de la loneta para siempre.

 

Este era el reto… Al salir a primeros de Agosto desde la costa peninsular rumbo a Baleares encendimos la nevera que permaneció encendida ininterrumpidamente día y noche durante 30 días seguidos. Una gozada comprobar cómo todo en su interior estaba realmente frío y en el evaporizador manteníamos permanentemente una gruesa capa de refrescante hielo.

 

Obviamente sí que hicimos algunos tramos de navegación a motor, pero sólo de forma puntual. La práctica totalidad de la energía eléctrica consumida fue entregada por los dos paneles solares, durante las 4 semanas de navegación y descanso en las calas de Ibiza.

 

Salvo 3 ó 4 días en los que la meteo estuvo parcialmente cubierta, no tuvimos necesidad de ningún aporte extra para conseguir energía eléctrica. Con el cielo encapotado de nubes la caída de amperios es brutal hasta caer a sólo 1 ó 2 amperios, lo cual nos obligó durante esos días a encender el motor del velero un par de horas al día para recargar el parque. Pero con los paneles solares esta norma se convierte en la excepción.

 

Para un velero de 40 pies, creo acertada una solución con dos paneles solares. Si el barco es un 14 ó 15 metros con instalaciones más potentes y neveras de mayor capacidad es necesario diseñar una instalación de 4 paneles y unos 500 vatios en total, para conseguir un chorro de unos 30 amperios y también se debe doblar la capacidad del parque de baterías.

 

¿Por cuánto sale?

 

Este armador francés aprovecha el Backstay para inventar un soporte giratorio que puede orientarse al sol para mejorar el rendimiento con un azimut bajo. El sitio escogido puede resultar molesto para el día a día en la bañera además de resultar algo antiestético.

 

En los últimos años, los paneles solares han bajado de precio tanto como han aumentado su rendimiento. El rendimiento de los paneles actuales del mercado está entre el 12% y el 15%, pero hay algunos fabricantes que ofrecen paneles capaces de rendir cerca de un 25%. Además en un futuro muy próximo podremos ver paneles capaces de ofrecer rendimientos por encima del límite teórico actual del 34% gracias al empleo de nuevas tecnologías que logran el salto de 2 electrones en cada choque atómico. Ya existen pruebas en laboratorio, con rendimientos por encima del 40%, y se espera alcanzar el rendimiento del 50% en algunos años.

 

La tecnología solar es tan prometedora, que mantiene en vilo a las compañías eléctricas, frente a la posibilidad real de autoabastecimiento por parte del consumidor final en sus propias casas. El  actual Gobierno del Partido Popular, lejos de interesarse por el descenso del consumo de petróleo que tanto lastra nuestra balanza de pagos, y también lejos de mostrar preocupación y sensibilidad por disminuir los índices en contaminación de Co2, actúa irresponsablemente y en complicidad con las compañías eléctricas suministradoras, hipotecadas políticamente por acuerdos mantenidos en secreto.

 

Así las cosas y para desalentar al pequeño consumidor de producir su propia energía, las compañías eléctricas en complicidad con el Gobierno han acordado una esperpéntica ley que penaliza el autoconsumo. Lejos de incentivarlo lo PENALIZAN con impuestos a pagar sobre la propia energía que nosotros creamos y consumimos gracias a nuestra inversión en paneles solares. Es cómo si tuviéramos que pagar el agua de lluvia que recogiéramos de nuestros tejados para rellenar nuestros aljibes para el riego. Un atropello frontal y feroz contra las libertades de los ciudadanos, y la ética medioambiental más básica.

 

Pero volvamos a los costes con nuestra instalación naval. Tendremos que comprar los paneles, los tubos en inox que nos permitan fabricar los soportes de instalación, además del regulador digital, cables eléctricos, conectores y redimensionar el parque de baterías según la cantidad de paneles que vayamos a montar. En el caso concreto de nuestra instalación con 2 paneles solares, regulador digital y un nuevo parque de baterías de 500Ah, el coste total sin contar la mano de obra nuestra está en torno a los 750 €. Algo muy asequible y de total eficacia.

 

 

    Artículos relacionados:

         - Paneles solares

         - Elegir e instalar paneles solares

         - Generador eólico

         - Baterías AGM ¿Qué son?

         - Baterías a fondo

         - Cargar las baterías

         - Separadores de carga

         - Energía eléctrica en un brucero; nociones importantes

         - Pilas de combustibles; hacia la propulsión del futuro

         - Pila de combustible

         - Grupos electrógenos

         - Monitorizar la energía a bordo

   

   

 

 


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2013     Fondear, S.L.