e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
   

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

El futuro está en el mar

 

 

Hace tres años, entre diciembre de 2010 y julio de 2011, tuvo lugar la expedición Malaspina que ha generado una inmensa cantidad de datos científicos sobre los abismos oceánicos, los microorganismos del mar y, en general, el ecosistema marino.

Durante ocho meses, dos barcos de investigación del CSIC recorrieron todos los océanos del planeta para tomar 200.000 muestras de microorganismos, desde la superficie del mar hasta las profundidades abisales, realizando tomas de agua y

aire. Se descubrieron diversos elementos enzimáticos capaces de “comer” agentes contaminantes, y formas de vida abisales desconocidas.  

Los buques de investigación oceanográfica “Hespérides”  y el “Sarmiento de Gamboa”, de la Armada Española recorrieron casi 50.000 millas marinas por todos los mares del planeta. Los dos barcos siguieron rutas distintas navegando el Atlántico y el Pacífico. El proyecto financiado por el CSIC y la Fundación BBVA comienza a dar frutos en el laboratorio y ha involucrado en total a más de 700 profesionales, de los cuales 400 científicos siguen aún procesando e investigando con todo lo descubierto.

Es posible que se necesiten cinco o diez años para analizar la gran cantidad de datos y muestras recogidas, y que actualmente se siguen recogiendo gracias a las radio boyas que se han dejado flotando en los mares, y que cada diez días son capaces de enviar por enlace satelital datos sobre la temperatura y salinidad desde las aguas superficiales y de las que se encuentran a 2000 metros de profundidad. Una porción de las muestras obtenidas han sido congeladas para su posterior análisis.

 

6 conclusiones relevantes

Las primeras conclusiones de la expedición apuntan a confirmar que el mar está ya recalentado. Se han evidenciado bajadas en los niveles de concentración de oxígeno en las aguas tropicales y subtropicales de todos los océanos como consecuencia del aumento de la temperatura.

También se ha demostrado que el agujero de ozono afecta negativamente al plancton, observándose una mayor transparencia de las aguas en el Pacífico Sur cerca de las islas Samoa, en donde la radiación ultravioleta es capaz de penetrar hasta los 60 metros de profundidad en niveles suficientes para matar el plancton de estas profundidades.

 

La expedición constató con tristeza como ingentes cantidades de plásticos en el Atlántico Sur y en regiones muy alejadas de los continentes tienen efectos muy negativos para la vida marina en la comunidades de estas zonas.

La expedición ha podido comprobar cómo el Océano Indico es un verdadero pulmón marino con grandes concentraciones de zooplancton. El índico tiene 3 veces más capacidad de absorción de nitrógeno atmosférico que el Atlántico.

Los primeros diez centímetros de la capa superficial de los mares, la llamada “piel” del mar, está habitada por una comunidad muy diversa de medusas, crustáceos, y larvas. En esta capa constituye la comida de muchos peces y organismos como los micrófidos que suben todas las noches desde las profundidades par comer evitando la radiación solar.

También concluye las primeras investigaciones que en las profundidades marinas la vida tiene mucha presencia. En las prospecciones a 6000 metros de profundidad se han descubierto ecosistemas con microorganismos en una actividad biológica inesperada.

 

 

¿Qué es Malaspinomics?

Se trata de la parte del proyecto que está actualmente secuenciando el genoma de los microorganismos del océano a través de 2.000 muestras de virus, bacterias y organismos unicelulares (protistas) desde el océano atlántico al pacífico y el índico.

Por primera vez se están analizando muestras del océano profundo a través de protocolos de secuenciación y análisis que permiten extraer más información que los trabajos existentes sobre zonas limitadas a  regiones concretas y aguas superficiales.

A bordo de los buques de investigación, la vida comienza de madrugada, y ya a las 4 de la madrugada se sumergía la roseta encargada de tomar muestras en 23 botellas desde las profundidades que llegaban a alcanzar los 4.000 metros de profundidad.

Entonces se preparaba el ADN para mandarlo secuenciar lo cual está permitiendo llegar a conclusiones interesantes, con un 60% de microorganismos nuevos y antes nunca antes vistos. Otros organismos han sido recogidos en donde no se esperaba que fueran a ser encontrados.

 

 

La contaminación humana

Los datos preliminares indican entre otras cosas que la contaminación humana ha alcanzado puntos del océano donde no se creía que pudiera haber llegado, incluso a grandes profundidades y en regiones muy alejadas de los puntos de actividad humana. Pero también han encontrado bacterias capaces de degradar compuestos tóxicos, como el metilmercurio. También se ha descubierto que algunas bacterias llamadas metanotrofos utilizan algunos contaminantes para descomponerlos en carbono y energía.

La mala noticia es que la contaminación alcanza incluso las capas abisales a más de 4.000 metros de profundidad y la buena es que existen bacterias capaces de digerir esta contaminación. Estos mecanismos metabólicos permiten extraer energía lo cual tendrá aplicaciones en diferentes sectores de la biotecnología, incluyendo aplicaciones en la descontaminación, la acuicultura, farmacia, y la energía. La investigación Española ha dado un gran avance  y aportación de conocimientos hacia la compresión de la biodiversidad del océano.

 

 

 


 

    Artículos relacionados:

       - El agua, los mares y nuestro incierto futuro

       - Playas de plástico; muerte del océano

       - Los océanos "digieren" nuestro CO2

 - Cambio Climático; disfruta mientras puedas

       - Océanos de energía, océanos de vida

       - Microperlas contaminantes

       - Riqueza en el Polo Norte

       - El futuro está en las algas

       - Hidrógeno marino; energía infinita

       - El agua, los mares y nuestro incierto futuro

       - Proteger el mar está en tus manos

       - ¿Se comerá usted la merluza?

       - Cómo envenenamos nuestros mares

       - Expedición Malaspina

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2013     Fondear, S.L.