e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
   
     
 

 
    Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Riqueza en el Polo Norte

 

El Océano Ártico dejó de ser el objetivo de valientes exploradores y expediciones para convertirse recientemente en motivo de disputas debido a las riquezas naturales que esconden sus fondos. 

En la carrera por su dominación participan Rusia, Dinamarca, Canadá, USA, y Noruega. ¿El objetivo? Lograr expandir aún más si cabe las zonas de soberanía sobre el mar.

Triste pero conocida historia en la que el expolio a la naturaleza sustituye al más noble espíritu por la aventura.

En 1.827 se iniciaba la carrera por alcanzar el polo norte. El explorador Inglés Parry, logró alcanzar el paralelo 82. Mucho más tarde, el Noruego Nansen navegó en 1.895 con su barco el "Fram" hasta el paralelo 84, y desde allí subió todavía más al norte en trineo hasta alcanzar el paralelo 86. Pero finalmente es el Norteamericano Peary quien llega al Polo Norte el 6 de abril de 1.909.

                                

El hijo de un pequeño armador Noruego llamado Roald Amundsen descubre el pasaje que conecta el Atlántico y el Pacífico. Para realizar esta aventura compra el "Gjoa", un velero de 22 metros que le permite partir de Oslo en 1.903, y con el que permanecería prisionero de los hielos durante dos inviernos seguidos. En 1.905 consigue navegar conectando los dos océanos entre sí.

 

¿Pero porqué esta fiebre por controlar el Polo Norte?

 

 

Fácil. En el Polo Norte se esconden la cuarta parte de todas las reservas de petróleo y gas natural que quedan por descubrir en nuestro planeta. El Polo significa también la posibilidad de navegar con una nueva vía marítima que une los dos océanos más importantes del planeta sin tener que pasar por el canal de Panamá. Bien es sabido que debido al cambio climático es posible navegar por el Polo Norte cada vez durante más meses al año. Esta nueva ruta marítima une Europa y los países Asiáticos permitiendo reducir en un tercio las millas navegadas. Enormes ahorros de coste de transporte.

 

 

Todos los países cercanos al Polo Norte intentan reivindicar frente a Naciones Unidas su derecho a explotar estos futuros recursos mediante la extensión de las ya de por sí anchas 200 millas desde la costa, mediante artimañas como son la extensión de la plataforma continental (aprobada en una triste convención de naciones unidas en 1.982)

Por ello la dorsal submarina de Lomonossov permanece en pleno conflicto entre Dinamarca, Rusia y Canadá. Los Daneses consideran que esta cordillera submarina que va desde Groenlandia hasta las islas de Siberia forman parte de la extensión del territorio Danés de Groenlandia. Los Rusos por su parte la consideran como prolongación de Siberia. Y los Canadienses estiman que se trata de una zona ramificada de su plataforma continental.

En una reciente expedición con batiscafos, los Rusos afirman incluso haber plantado su bandera en el fondo oceánico a más de 4.000 metros de profundidad. Parece ser que el acto simbólico podría ser además de una “broma reivindicativa” un fraude con video-montaje (ver noticia "Batiscafos").

Y los Canadienses no se quedan a la zaga. El pasado 10 de Agosto el primer ministro del Canadá, Stephen Harper, anunciaba la construcción de un puerto en Nanisvik en la punta norte de la isla Baffin situada bien al norte. También prevén la instalación de una base militar en la isla de Cornwallis en mitad del paso Noroeste de los dos océanos.

 

En el fondo de la cuestión está otra vez el maldito petróleo que tantas guerras y atrocidades genera. Y la ONU acepta sin más estas “Rifas” sobre la propiedad de los mares, sin tener la valentía de proclamar que el mar sencillamente no pertenece a nadie. Mientras tanto las futuras extracciones de crudo aumentarán la contaminación y degradación del medio ambiente ártico… ¿Hasta cuando?. ¿Dejaremos que la codicia humana se convierta en locura?. ¿Locura por destruir nuestro entorno que nos sustenta?

 

Artículos relacionados:

   - La triste historia de las aguas internacionales

   - Océanos de energía, océanos de vida

   - Paisajes helados; los increíbles cromatismos polares

 


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2013    Fondear, S.L.