e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
   

2017

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Cambio Climático; Disfruta mientras puedas

 

 

 

Cerramos un año con nuevos máximos de temperaturas atmosféricas, incluso sobre los records de años anteriores.

 

La degradación del medio ambiente marino se ha acelerado.

 

Pero aún existen rincones en los que poder disfrutar de la vida marina y su fantástica belleza. No pierdas tiempo, lánzate a conocerlos y disfrutarla mientras puedas.

¿Apocalíptico? No tanto…. Michel Comte, uno de los fotógrafos más famosos del mundo llora al comparar el estado de los arrecifes respecto a lo que conocimos hace sólo dos décadas. Sir David Attenborough, el naturista más famoso del mundo,

Christiana Figueras especialista en cambio climático en la ONU, James Anderson científico especializado en patrones atmosférico del MIT, Michael Aw Naturista y buzo profesional de la Sociedad Ocean Geographics, y centenares de personas extremadamente cualificadas, no paran de repetirlo. ¡Estamos destruyendo el planeta a toda mecha!

A medio plazo en sólo unos pocos decenios nos jugamos el mayor desastre mundial que jamás hubiéramos podido imaginar. Leon McCarron de National Geographics comenta He notado en mis viajes que cuanto más desconectadas están las personas con el medio ambiente, menor es el deseo por protegerlo y por ello es crucial educar a las nuevas generaciones sobre el entorno para que lo puedan entender y activen todos los recursos para protegerlo.

Ken Yeang pionero en arquitectura sostenible y el mayor especialista mundial en instalaciones bioclimáticas lo deja aún más claro hemos sobrepasado el punto de no-retorno por nuestra actividad industrial y esto nos lleva directo a grandes desastres medioambientales.

Los efectos del cambio climático se están materializando mucho más rápido de lo esperado. Se ha producido un incremento fuerte en las temperaturas durante los últimos 10 ó 15 años. Las emisiones de CO2 han pasado de 40.000 a 50.000 millones de toneladas al año. El Ártico se funde a mayor velocidad de lo estimado. Los glaciales se deshacen y vierten al mar, y se registran fenómenos meteorológicos de extrema intensidad.

Nuestra continuada dependencia del petróleo no es muy diferente a la de los fumadores que por mucho que lean en las cajetillas que el tabaco es cancerígeno y mata, no dejan por ello de fumar…

 

LOVE can change everything…  Incluso el cambio climático.

Así se manifiesta Michael AW. La compasión es un sentimiento inestable y es necesario traducirlo en acciones, pues en caso contrario se implanta la apatía, la desgana y la depresión.

Debemos explicar y dar a conocer la fantástica belleza de la naturaleza. Es necesario enseñar a todos lo conmovedor que es nadar al lado de un delfín, la enriquecedora conexión que se puede experimentar interactuando con mamíferos marinos, descubrir la majestuosidad de las mantas oceánicas, apreciar la perfección de los tiburones, sorprenderse ante la sinuosa e hipnótica natación de una raya, descubrir la fascinante inteligencia de los pulpos, la insuperable y admirable capacidad de mimetismo de tantas y tantas forma de vida marina, deslumbrarse ante el inimaginable colorido de los peces del arrecife, la inefable belleza de sus tramados y tonos, sus desconcertantes y sorprendentes comportamientos, dejarse envolver en el medio de los densos cardúmenes de peces más brillantes que la plata, sentir el frenesí de un grupo de tiburones en plena cacería…  

Es necesario enseñarlo, explicarlo y transmitirlo en películas y fotografías, en exposiciones Imax, en arte y pinturas, en estudios científicos y documentales de naturaleza. Es necesario invitar a que todos conozcan lo que estamos destruyendo.

Ya saben, que corazón que no ve… corazón que no siente. Lo cierto es que nos va mucho más en ello, que la pérdida de una parte de la biodiversidad y de los bellos peces de arrecife, del oso polar o los pingüinos en la Antártida. Estos son sólo algunas inmediatas consecuencias.

Necesitamos a la naturaleza y no al contrario, y para salvarnos como especie debemos enfrentarnos a la verdad. A cada medida tomada en favor del medioambiente se producen dos pasos marcha atrás. Desde el año 2006, en que Al Gore publicara su famoso documental “Una verdad inconveniente”, el siguiente año 2007 se repitieron temperaturas del año anterior. El siguiente año fue aún más caliente y a su vez superado por 2010, hasta que en 2014 volvieron a saltar todas las alarmas como el año más caluroso jamás registrado en toda la historia de la humanidad. Pero llegó el 2015 y se volvieron a batir records y a comprobar cómo el 60% del coral en Australia estaba ya está blanqueada y destruido….  Pero 2016 ha vuelto a batir records… ¡otra vez!

Llevo buceando más de 25 años por todas partes, y a pesar de la destrucción innegable ya consumada, aún existe tanta belleza por preservar… tanto por lo que luchar y tanto con lo que disfrutar. Es obvio que quien no conoce lo que está muriendo no sufre, de la misma manera que un sordo no puede nunca conocer lo que se pierde al no poder conocer la música y la magia de los sentimientos que transmite. Por ello es urgente descubrir lo que estamos esquilmando, lo que está desapareciendo.

 

Es fundamental difundir el mensaje, pues la fuerza de la naturaleza es brutal y si las sociedades tomaran cartas en el asunto, el poder recuperador de la vida tiene más fuerza que el mal que infringimos. Así ha ocurrido, por ejemplo, en las castigadas costas Somalíes, en las que como consecuencia de la falta de actividad pesquera debido al insostenible peligro de la piratería, la riqueza de sus mares ha crecido notablemente contra todo pronóstico.

 

Admitir la realidad

Así las cosas, no es de extrañar que el Ártico se esté fundiendo y haciendo navegable el polo norte todos los veranos, para regocijo de las petroleras que estudian la explotación de sus aguas libres para la extracción petrolífera….  Las temperaturas en el ártico se incrementan al doble de velocidad que en el resto del mundo. La temperatura media en Alaska ha ascendido 11 grados centígrados en los últimos años, mientras que los hielos del Ártico desaparecen rápidamente indicando que en los próximas décadas no quedará nada de ellos.

Todo ello hace subir el nivel del mar, el aumento en el número de enormes tormentas, mayores inundaciones, olas gigantes, así como fuegos y terribles sequías en otras zonas del planeta.

En el Indo-Pacífico, desde Maldivas hasta Indonesia y Tailandia, e incluso en zonas de occidente, la temperatura del agua en verano alcanza máximos de 34ºC imposibles de soportar para la inmensa mayoría de los corales que son aniquilados sin solución. Estamos perdiendo los tesoros naturales a marchas aceleradas. El nivel máximo admisible de CO2 de 350 partes por millón alcanza ya en 2016 las 400 ppm, mientras que no conseguimos disminuir nuestra dependencia de las energías fósiles.

Los baremos económicos y políticos por los que se explica la falta de rentabilidad de las fuentes de energía renovables, no tienen en cuenta el desastre ecológico que se está infringiendo contra la naturaleza. El economista Nicholas Stern autor del informe sobre impacto climático encargado por el gobierno británico y experto de referencia en asuntos económicos sobre el cambio climático considera que el coste derivado de la inacción ante el cambio climático es notablemente mayor al 5% del PIB mundial. ¿Se han molestado los responsables en políticas energéticas en introducir esta variable en los estudios de rentabilidad de las energías renovables? Por ello debemos alegrarnos y sonreír al ver cualquier planta solar o parque eólico, renten lo que renten desde el punto de vista de la obsoleta economía decimonónica.

 

Detener el cambio climático

Aunque ya es demasiado tarde para revertir los efectos del CO2 y sobre todo del metano lanzado a la atmósfera por la descomunal ganadería mundial y que es por goleada el factor más determinante en la aceleración del efecto invernadero, aún podemos mitigar y retrasar los efectos. Es necesario reducir drásticamente las emisiones a la atmósfera.

La esperanza radica en la tecnología que también ha avanzado mucho más rápido de lo esperado. Los coches eléctricos son ya una realidad que se va a generalizar en los próximos 4 o 5 años. Los paneles fotovoltaicos han bajado de precio a una décima parte en estos últimos 10 años. Se han conseguido avances espectaculares en el almacenamiento de energía, ahora tenemos materiales más sostenibles y elementos que consumen una décima parte de lo que consumían hace unos años.

Aunque aún quedan correosos políticos, especialmente entre determinados grupos de presión que prefieren adoptar el comportamiento del avestruz, o simplemente intoxicar a la opinión pública con mentiras y manipulaciones intencionadas, la evidencia es clara y transparente; El planeta está sufriendo y corremos hacia la extinción.

En el acuerdo de Paris en 2016 sobre cambio climático ha quedado patente la urgencia en la toma de decisiones, y 175 países han marcado el firme propósito de querer limitar el calentamiento a sólo 2ºC. Pero necesitamos planes para reducir y limpiar la atmósfera de gases de efecto invernadero. En caso contrario dentro de 40 años el nivel del mar estará como mínimo un metro por encima del actual y seguirá subiendo. Países y regiones enteras van a desaparecer bajo el mar. Las Maldivas o Kiribati ya están de hecho sufriendo fuertes inundaciones con resultados devastadores.

Pero unos pocos países pobres inundados, unos cuantos osos polares ahogados, unos miles de pingüinos muertos, algunos miles de kilómetros de arrecifes muertos, unos pocos millones de kilómetros cuadrados de glaciares fundidos, o una monótona y larga colección de especies animales desaparecidas, no son motivo suficiente para que dejemos de quemar petróleo…, especialmente si uno no vive en Maldivas, no ama la vida marina y no es consciente de todo lo que se avecina, pues estos efectos descritos son sólo parte del proceso imparable al que nos enfrentamos y representa sólo un simple eslabón en la cascada de desastres por llegar.

 

El esfuerzo personal

La mayoría piensa que su esfuerzo personal es inútil, demasiado insignificante para producir cualquier mejora. Para la mayoría el problema del cambio climático es demasiado abstracto y teórico. La mayoría piensa que personalmente nada puede hacerse.

Pero todos podemos hacer algo, incluso en nuestro apasionante mundo de la náutica de recreo. Aficiónate a la vela en vez del motor. Cuando hagas salidas en motoras no tengas prisa pues el consumo de combustible es mucho menor, y el barco sufre mucho menos. La administración debería eliminar el impuesto de matriculación a veleros y barcos eléctricos de forma urgente, igual que ya ocurre con los coches eléctricos.

No aceptes políticos que nieguen el cambio climático: sencillamente te están engañando y manipulando en su propio beneficio. Intenta consumir menos electricidad mediante el uso de bombillas LED, lava con el agua menos caliente. Usa más la moto o la bicicleta y menos el coche. Mira el periódico en Internet y no tires tanto papel a la basura.

Come menos hamburguesas y más verduras, o si eres netamente carnívoro tira también del pollo y del cerdo frente a las carnes de vacuno, compra productos locales para los que se ha gastado infinitamente menos energía en su transporte. Si puedes, aficiónate a la horticultura y ten tu pequeño huerto en el jardín, planta más árboles frutales que ornamentales. Son sólo millones de gotas de actitud, pero juntas pueden hacer un mar.

Difunde el mensaje, explícalo a los tuyos, comparte las ideas y difunde la realidad de lo que está ocurriendo. Pasea más por los bosques y disfruta del mar y del entorno marino. Aficiónate al buceo recreativo, pues no puedes ni imaginar la belleza que te espera y vas a descubrir. Planta un árbol de vez en cuando y cultiva semillas en casa para plantarlas en el campo al llegar la primavera.

Todos podemos y debemos hacer algo en esta luchar y la actitud es fundamental. Cada acto personal tiene su pequeño resultado en algún rincón del planeta. Difundir este mensaje es ya una condición importante en sí misma.

Por cada pequeña acción llevada a cabo, hay un  pequeño y desconocido rincón del planeta que se preserva. Aunque la rueda de la vida nos empuje día a día, es importante permanecer alerta y tener un talante inconformista ante lo que nos "venden".

Protegemos a quienes queremos y por este motivo debemos amar la naturaleza que forma parte de nuestro ser y de la que dependemos totalmente. Tenemos que entender que nuestro planeta es nuestra “casa”. Nuestro único hogar. Por ello disfruta y ama la naturaleza, protégela. Defiende tu casa, la madre tierra, nuestro amado planeta azul.

 

 

      Artículos relacionados:

         - Proteger el mar está en tus manos

         - El agua, los mares y nuestro incierto futuro

         - Sea Sheperd ¡Salvad los océanos!

         - Despiadada persecución al atún rojo

         - La barbarie del "finning" diezma los tiburones

         - La triste historia de las aguas internacionales

         - Playas de plástico; muerte del océanos

         - Cómo montar Leds en tu barco


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.