e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
   

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Playas de plástico; muerte del océano

 

 

El plástico tarda cientos de años en degradarse, mientras que se fragmenta en partículas pequeñas capaces de ser transportadas a grandes distancias por el viento y el agua contaminando todo el planeta. Más de 267 especies marinas están amenazadas por estas basuras flotantes.

Algunas son tan pequeñas que son apenas visibles, pero siguen portando toda su carga de toxicidad. Los mares están ya de hecho muy contaminados de forma grave e irreversible. En algunas zonas oceánicas las corrientes producen concentraciones de

plásticos en suspensión que supera la concentración de plancton. Estas monstruosas manchas de basura atentan contra la vida animal. La mayor de ellas situada en mitad del océano pacífico tiene una extensión mayor a todo Estados Unidos.  

 

Todas las playas contaminadas

El 100% de las muestras de arena de todas las playas del mundo contienen contaminación por microplásticos, partículas tóxicas diminutas mezcladas con la arena, ¡hasta en la Antártida! En algunas de ellas, como por ejemplo la playa de Kamilio Beach en las islas Hawaii, el plástico es más abundante que la misma arena.

En las playas de las lejanas islas Midway, en donde anidan pájaros marinos, la contaminación engaña a las aves que comen estas partículas que matan a millares de ejemplares. Es sorprendente comprobar los restos de un animal con todo su interior plagado por plásticos de diferentes formas y colores.

Las tortugas marinas confunden las bolsas de plástico con medusas. Al comerlas se producen ulceraciones, oclusiones intestinales y hemorragias que las provocan una muerte agónica.

La contaminación marina llega a todas partes. En lugares tan remotos como en las islas Fiji, o en Tonga, en donde no existen ninguna industria del plástico, se encuentran altas concentraciones de contaminantes. En las playas de Nueva Zelanda, los estudios científicos se han llegado a contabilizar 100.000 micropartículas ¡por metro lineal de playa!

 

Redes asesinas abandonadas o perdidas por los pescador. ¿Quienes son los culpables?

Y el problema va en aumento. En diferentes playas utilizadas como control en Sudáfrica, se observa un incremento año tras año de los niveles de contaminación. El fondo de la bahía de Tokio está tapizada en un 85% por basuras de plástico que impide el intercambio gaseoso en los sedimentos marinos y la muerte por hipoxia de los animales que viven en la arena del fondo, lo cual es impresionante si tenemos en cuenta que la mayor parte de los plásticos son flotantes.... En Panamá se ha experimentado la limpieza total de una de sus playas para comprobar cómo sólo 3 meses después, el nivel de contaminación alcanzaba ya el 50%. En la Antártida se están encontrando playas alarmantemente contaminadas con las redes de pesca y líneas de pesca abandonadas.

 

Contaminación de la cadena alimentaria

Los estudios confirman que la cadena alimentaria marina, de la cual depende el ser humano, está profundamente contaminada. Desde su raíz, los microorganismos que componen el plancton marino comen microplásticos, como también ocurre con los moluscos filtrantes, como por ejemplo los mejillones. También los peces de muchas especies comunes se están alimentando con fragmentos de plásticos. La ciencia apenas está empezando a estudiar y entender este fenómeno del que se desconoce la magnitud del impacto en la salud en animales y personas.

Además de la toxicidad propia del plástico, estas partículas flotantes tienen la particularidad de acumular contaminantes hidrófobos como por ejemplo el DDT y los PCBs, comportándose como esponjas químicas de los contaminantes peligrosos que llegan al mar procedentes de la industria y la agricultura. El propio plástico por su parte segrega toxicidad comprobándose que todas las muestras de agua de mar contienen bisfenol A, un potente disruptor endocrino cancerígeno empleado en la fabricación de plásticos policarbonatos.

 

Redes asesinas abandonadas por los pescador. Irresponsabilidad continuada contra la vida marina. Daño colateral reiterativo sobre seres inocente. Muerte, destrucción y agonía contra la naturaleza. Contra nosotros mismos.

La contaminación afecta al menos a 267 especies en todo el planeta incluyendo un 86% de las especies de tortugas marinas, 44% de todos las pájaros marinos y un 43% de todos los mamíferos marinos, existiendo el riesgo de poder estar siendo subestimado la gravedad del problema puesto que la mayor parte de las victimas no llegan nunca a descubrirse al hundirse sus cadáveres en las profundidades del mar.

 

 

 

Legislación sobre contaminación marina

Aunque detuviéramos la contaminación de forma radical, la basura actual continuará aniquilando la vida marina durante décadas. Pero el aporte de contaminación no cesa de aumentar año tras año! Ya desde el año 1972 se establecieron leyes internacionales para evitar la contaminación prohibiendo el vertido de plásticos al mar.

En 1978 se estableció un protocolo para la prevención de la contaminación de los barcos (MARPOL), que son responsables de una porción nada despreciable de la contaminación total. 79 países han ratificado dicho protocolo que prohíbe verter plásticos al mar, y que es ampliamente ignorada por todos ellos. Los barcos comerciales son responsables de verter al mar 6,5 millones de toneladas de plásticos cada año.

Peor aún… Las empresas pesqueras y flotas comerciales manifiestan no tener ninguna intención de cumplir con MARPOL puesto que el almacenamiento de las basuras plásticas les cuesta dinero. La mayor dificultad es la de exigir el cumplimiento de una ley a lo largo de todos los mares del mundo. Falta de conciencia sobre el problema y falta de escrúpulos por parte de los profesionales del mar conducen a muy malos presagios…

  

Conocer más en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0025326X02002205

 

 


 

    Artículos relacionados:

 - Cambio Climático; disfruta mientras puedas

       - El agua, los mares y nuestro incierto futuro

       - Los océanos "digieren" nuestro CO2

       - Microperlas contaminantes

       - Océanos de energía, océanos de vida

       - Riqueza en el Polo Norte

       - El futuro está en las algas

       - Hidrógeno marino; energía infinita

       - El agua, los mares y nuestro incierto futuro

       - Proteger el mar está en tus manos

       - ¿Se comerá usted la merluza?

       - Cómo envenenamos nuestros mares

       - Expedición Malaspina

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2014     Fondear, S.L.