e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Green Bird; 202 km/hora a vela...

 

Dos vehículos futuristas. Uno para volar sobre el agua helada, o para correr sobre tierra. Velocidades imposibles de más de 200 kilómetros por hora y  propulsados solo por el viento. 126,2 mph.

 

Un diseño elegante y limpio, sofisticado y ultramoderno, basado en la aerodinámica y todos los principios físicos que hacen avanzar a los veleros. Velas rígidas de altísimo rendimiento mucho más parecidas a las de los aviones que a la de cualquier velero. La alta eficiencia de su diseño permite alcanzar velocidades de 4 a 5 veces más altas que la velocidad del viento.

El GreenBird es un auténtico Formula1 de la vela y aunque no navegue en el mar resulta más que interesante para el mundo de la vela, pues con él se entienden muy bien los principios por los cuales navega un velero propulsado por el viento, y como se debe ajustar para conseguir el máximo rendimiento. Es física pura.

 

El invento GreenBird; 202 kilómetros por hora a vela

 

El GreenBird ha conseguido el record de vela sobre tierra batiendo el anterior record en 16 km/h. 202 km/hora es la cifra salvaje que rompe la barrera de los 200 km. por hora. El día del record soplaba fuerza 6/7 a 28 nudos de velocidad. 

Se trata de una joya tecnológica ultraligera y de alta eficacia. El fuselaje, fabricado en carbono, pesa 600 kilos y ha sido construido de forma totalmente aerodinámica y con gran robustez para evitar averías y conseguir la homologación del record.

 

 

¿Qué nos enseña el GreenBird?

 

Al observar el plano vélico vemos un auténtico planeador “clavado” sobre el fuselaje de forma vertical. La vela es un ala rígida de perfil aerodinámico y con estabilizador de cola, como en los aviones. Cuando se orienta la vela al viento relativo, se genera una fuerte sustentación que es la que produce la propulsión. El carro que equivale al casco del barco tiene un perfil sumamente aerodinámico para disminuir al máximo el rozamiento y las resistencias al avance. De ello recibimos una primera enseñanza. Cuanto más saquemos el casco del agua más disminuirán las fuetes resistencias hidrodinámicas. La forma más eficaz de conseguirlo es con hidro-foils como hace el hydroptere que ya ha batido en océano abierto la barrera de los 100 kilómetros por hora. 

 

La vela o ala parte del fuselaje sin dejar ningún espacio libre como si hacen los veleros. Esto mejora mucho el rendimiento alar a no producirse ninguna discontinuidad entre el fuselaje o la cubierta y la vela en este caso el ala. Cuanto más bajas pudieran estar las botavaras hasta llegar incluso a rozar la cubierta, más rendimiento se sacaría a las velas, a costa desgraciadamente de recibir peligrosos golpes de botavara!

 

 

Como la vela alar es rígida, no necesita de ninguna botavara y el eje que permite su orientación al viento relativo evita el uso de escotas y otros jarcias. Y lo mejor es su perfil rígido, limpio y asimétrico. Con él se consigue extraer la máxima potencia de la energía del viento.

Pero el ala rígida tiene un único inconveniente insalvable para los veleros. ¡Es rígida y no se puede recoger o arriar! El resto… todo son ventajas. Al ser rígida como el ala de un avión puede tener “espesor” o caras asimétricas lo cual aumenta drásticamente la diferencia de presiones entre las dos caras y por tanto el rendimiento o fuerza vélica. Al ser rígida siempre tiene la forma optima de “ala” y desaparecen todos los ajustes necesarios en las jarcias cabos y poleas cuyo único objetivo es conseguir que la vela tenga la forma más parecida al ala de un planeador. Para eso sirven en los veleros las escotas, la tensión de la driza, la baluma, el carro escotero, la contra, la tensión del pajarin, el kuningam,… Con una vela rígida... ¡Todo fuera!

 

Para evitar el vuelco, el GreenBird utiliza un patín también carenado unido con un alerón delantero como el que utilizan los F1. En su versión para hielo el mástil en fibra de carbono está unido solidariamente a una vela de perfil espeso aerodinámica. El casco recuerda a un trimarán futurista sobre patines de hielo que están soportados por una estructura flexible de fibra de vidrio capaz de absorber los impactos y vibraciones debidos a las irregularidades de la superficie del lago helado. Durante este próximo invierno, el GreenBird espera también batir el record de velocidad a vela sobre hielo.

Se puede conocer más información en www.greenbird.co.uk

 

 

  Artículos relacionados:

     - Los barcos más rápidos del mundo

     - Por fin rota la barrera de los 100 km/h a vela

     - Los hidrofoils; o como volar sobre las aguas

     - Groupama bate el record del Mediterráneo

     - Record absoluto a vela. Casi 53 nudos.

     - Groupama 3 y Banco Populaire; duelo en el Atlántico

     - Un Copa América frente a un VOR70 ¿Con cuál se queda?


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2009    Fondear, S.L.