e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Agua dulce a bordo

Navegar semanas sin recalar en puerto

 

 

Almacenarla, consumo lógico, instalar un grifo de agua salada, montar una desaladora, filtrarla...

 

Cuando vamos a cruzar el Atlántico o navegar bastantes semanas sin tocar puerto, debemos tener muy claro la cantidad de agua embarcada.

 

¿Pero cómo calcular la cantidad apropiada y reducir los gastos?

Veamos algunos datos y conclusiones relevantes a partir de barcos que han cruzado el Atlántico y como han resuelto sus necesidades en cuanto al consumo de agua dulce durante las semanas de navegación. Y no solo para cruzar un océano. Un uso responsable del agua dulce nos permite pasar muchas semanas de

vacaciones en el Mediterráneo, sin la necesidad de estar pensando en buscar puerto para hacer la “aguada”. Para pasar temporadas largas en el mar debemos contar con tanques de agua de gran capacidad, estibar garrafas de agua mineral o montar una desaladora en el barco. Es importante que toda la tripulación esté al corriente y acostumbrada a la dinámica del ahorro del agua dulce, salvo que viajemos en un megayate con una capacidad de generación desbordaba.

Cuando tenemos invitados a bordo sin experiencia en vivir en un barco es normal que tiendan a un consumo excesivo, y sea necesario aleccionarles al respecto. Más vale una lección a tiempo a encontrarnos con los depósitos medio vacíos, lo cual nos puede obligar a cambiar los planes de navegación.

 

 

 

Beber agua a bordo

Cuando hace calor debemos beber lo necesario so pena de correr riesgos de una peligrosa deshidratación. ¿Pero cuanto persona y día (aseos aparte) debemos calcular antes de partir? Esto dependerá mucho de las latitudes por las que vayamos a navegar y nuestros hábitos en cubierta. A pleno sol sin bimini y en los trópicos podemos multiplicar por tres el consumo respecto a un navegante que esté navegando por Ciudad del Cabo… De media debemos contar al menos con 3 litros/día para cada tripulante.

 

 

Respecto a las botellas de plástico vacías, es importante poderlas aplastar para dejarlas en su mínima expresión para que ocupen lo mínimo en las bolsas del basura, pues debemos conservarlas hasta llegar a tierra. La gestión de las basuras es importante. Si vamos a pasar un mes a bordo con bolsas de basura lo suyo es organizar bien este asunto. Un envase de plástico vacío o una lata consumida debe ser limpiada antes de pasar a la bolsa de basura. De esta forma no se producirán olores en el tambucho en donde vayamos almacenando estas bolsas de desperdicios. Es importante minimizar la producción de basuras y por ello las botellas de cristal pueden romperse e ir a parar al fondo del mar, los restos de comida irán también por la borda y sólo almacenaremos los plásticos, previamente limpiados y comprimidos a su mínima expresión.

 

 

Las Duchas a bordo

Cuando vamos a hacer una larga travesía, las duchas pueden ser perfectas y de muy bajo consumo si nos mojamos y cerramos el grifo antes de comenzar a enjabonarnos. Luego volveremos a abrir la ducha para aclararnos y terminar el aseo. El resultado es el mismo y nos sentiremos perfectos, pero la diferencia puede suponer un gasto de 10:1. Con este método una ducha puede consumir no más de 5 ó 10 litros.

A no ser que tenga una desaladora instalada como es norma en los grandes yates de recreo, no es vital la ducha diaria. La mayoría de los navegantes utilizarán la ducha cada dos o tres jornadas, aunque hay quien se ducha a diario o quien lo hace cada cinco o más días estando en alta mar. La capacidad media de los barcos que cruzan en la regata ARC es de unos 500 litros de agua dulce repartidos en 2 tanques y además otros 200 litros de agua estibados en garrafas de 4 ó 8 litros.

 

Si no hace mucho viento y podemos tirarnos al mar para lavarnos, la ducha con agua de mar es perfecta incluso para limpiar el pelo y una vez acabada la higiene y aclarados en el mar, podemos pegarnos un manguerazo con la ducha de bañera para quitarnos la sal. De esta manera la ducha puede bajar a 1 ó 2 litros de agua dulce.

 

 

Montar una desaladora

Aunque se pueden instalar en cualquier barco, la eslora media a partir de la cual se suelen instalar está en los 15 metros. La desaladora puede costar entre 3.000 a 6.000 €, aunque las hay más caros dependiendo de su capacidad de producción, o por menos de 1.000€ activadas por una bomba manual sin necesidad de consumo de energía eléctrica y con una producción de agua dulce pequeña pero vital en caso de supervivencia, por ejemplo en una balsa salvavidas.

Casi todos estos equipos van alimentados por corriente eléctrica a 12/24 o 220 voltios y con consumos relativamente altos, por lo que debemos tener claro antes de decidirnos por uno de ellos, como vamos a alimentar la energía eléctrica para estos sistemas. Es posible que necesitemos un generador, o en su defecto tener un parque de baterías de gran capacidad recargado con un potente grupo de paneles solares, lo cual es sin duda una solución muy adecuada.

Con una desaladora los cálculos de agua cambian drásticamente y podemos reducir la cantidad de agua embarcada hasta dejarla en su mínima expresión para una supervivencia hasta la costa más cercana, en caso de fallo del sistema. Llevar siempre un único tanque de 200 litros de agua dulce generados por la desaladora es una buena idea. El peso de la desaladora embarcada a bordo será compensado por la cantidad de kilos que ahorramos al no tener que transportar garrafas o tanques llenos de agua dulce.

 

 

 

Cocinar y limpiar los platos

Es un contrasentido coger agua dulce y añadirla sal y hacer unos espaguetis. Tome un tercio de agua de mar y complemente con agua dulce para hacer por ejemplo un arroz.

 

 

El grifo de agua dulce de la cocina puede ser montado con un filtro de agua de trama microscópica y así el agua embarcada en los depósitos de agua dulce, además de valer para las duchas, puede ser utilizada para el consumo o cuando menos como agua para cocinar, dejando las garrafas de agua mineral como agua de consumo diario. Existen diferentes modelos en el mercado y los de muy buena calidad se pueden conseguir por 200 ó 300€, a lo cual debemos sumar dos o tres cartuchos de filtrado de repuesto.

 

 

 

El grifo de agua salada

La instalación en la cocina de un grifo de agua salada con bomba eléctrica es una excelente idea. Salvo cuando las travesías son cortas, la limpieza de la vajilla se puede hacer en la popa con agua de mar, y si tiene instalado un grifo de agua salada en la cocina, podremos hacerlo de forma más cómoda en la misma pila, sin gastar ni una gota de agua dulce. Si lo desea,  un rápido aclarado con agua dulce bastará para finalizar el lavado con un coste de agua muy reducido. Para la toma del grifo de agua salada  podemos montar una "T" en alguna toma del baños sin tener que montar ningún nuevo pasacascos en esta instalación.

Ya hemos comentado que con agua salada incluso se puede uno lavar el pelo, aunque a penas salga jabón. Cuantas más cosas hagamos con agua salada, más ahorraremos la dulce. Podemos lavar ropa, los platos y los perolos, o cocinar con la mitad de agua.

Naturalmente un barco equipado para cruzar el Atlántico debe alimentar los inodoros con agua de mar, como de hecho se hace en la mayoría de los barcos. Si no fuera el caso, hay que replantear la fontanería a bordo de nuestro barco.

 

 

 

Uso eficaz del grupo de presión

Las instalaciones de agua dulce de todos los barcos están formadas por una bomba que presuriza el circuito en el cual está instalado un vaso expansor que se encarga de mantener la presión durante unos cuantos litros de consumo y así evitar que la bomba esté funcionando de forma intermitente y de forma casi continua.

Cuando no hagamos uso de la cocina, o los baños, es muy buena costumbre apagar el interruptor de este grupo de presión situado en el panel eléctrico del barco.

No es raro que en el circuito de presión, algún empalme o grifo tenga una ligera perdida o goteo difícil de detectar y ese continuo goteo puede sumar un importante consumo al cabo de un mes de travesía. Esto ocurre por ejemplo de forma típica en el mango de la ducha de bañera la cual puede tener un pequeño goteo que además no detectaremos pues el agua perdida se vierte en la cubierta o espejo de popa sin llegar a la sentina que nos podría dar la alarma. Además con el interruptor apagado evitamos que sin querer un grifo monomando pueda quedar abierto tirando agua sin medida.

Los grupos de presión no están protegidos para que cuando el agua del depósito se vacíe, se detenga la electro-bomba. En la práctica, en muchos barcos de charter cuyos patrones no tiene demasiada experiencia, se quema la bomba del agua porque al vaciarse el depósito de agua dulce debido a un consumo desmedido,  la bomba sigue intentando de forma indefinida presurizar un circuito carente del líquido elemento, dando como resultado un recalentamiento del motor que acaba con su bobinado.

 

 

 

Distribuir el consumo de los depósitos

Sabes que un depósito está en las últimas pero no te importa porque el otro está aún casi lleno. Sin embargo es importante saber como abrirlos o cerrarlos a no ser que no te importe quedarte sin agua dulce en el barco. Cuando el barco tiene dos o más depósitos distribuidos y escondidos debajo de las camas o el salón, de cada uno de ellos sale un tubo de consumo que se juntan en un racord de unión. A la llegada de este 'distribuidor' existe una pequeña llave que permite abrir o cerrar cada uno de estos depósitos.

 

 

El asunto es importante y debemos saber que si se ha producido un consumo desequilibrado y por ello se ha vaciado un depósito quedando aún mucha agua en los otros, hay que cerrar la llave del depósito agotado, pues si no lo hacemos la bomba de agua dulce puede chupar aire de este deposito vacío y no hacer succión del resto de depósitos con agua.

 

 

 

 

 

 

   Artículos relacionados:

- El medidor del agua no funciona

- Arreglar la ducha de la bañera

- Preparar el barco para largos cruceros

- Lavar con agua del mar

 

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.