e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

El alcance de las VHF

 

Las ondas de radio, las de televisión, las de la luz que vemos con nuestros ojos, los rayos X del médico, las del horno microondas de la cocina, el calor del brasero, los UVA que nos ponen morenos en vacaciones, o los peligrosísimos rayos Gamma que vienen de los confinen de la galaxia hasta la tierra…. TODO es lo mismo; Son ondas electromagnéticas, variaciones en el tiempo de un campo eléctrico y otro magnético que "avanzan" de forma perpendicular entre sí.

La única diferencia entre todos estos tipos de radiaciones electromagnéticas es su frecuencia de vibración, es decir la cantidad de veces que cambian por segundo. Cuanto más rápido vibra el campo más pequeñas serán sus ondas ya que la velocidad a la que se transmiten todas ellas es la misma, descubierta por Alberto Einstein e igual a 300.000 Kilómetros en cada segundo (en el vacío). 

Pero cualquier onda electromagnética únicamente viaja en línea recta y no describe caprichosos caminos curvos. ¿De modo que como pueden escucharse emisiones que provienen de sitios muy alejados de la tierra?

      

 

Una onda electromagnética que vibre 300.000 veces por segundo (300 Kilo-Herth), como en un segundo avanza 300.000 kilómetros, está claro que cada onda tendrá el tamaño de un kilómetro. Estamos en los dominios de las ondas muy largas, que en radio se utilizan para transmitir a muy largas distancias. Las ondas largas debido a su tamaño pueden verse afectadas por fenómenos de difracción causado por obstáculos geográficos como montañas o formas naturales, lo cual las permite desviarse de la trayectoria lineal y avanzar hasta sitios que no están visibles en línea recta.

 

Las ondas electromagnéticas que se utilizan en las radios BLU de los barcos vibran unos 5 millones de veces por segundo y tienen una longitud de onda de de unos 10 a 40 metros y se llaman ‘onda corta’. Estas longitudes tienen la particularidad de ser reflejadas en las capas altas de la atmósfera por lo que estas ondas van dando botes entre la tierra y la ionosfera, avanzando miles de kilómetros sin debilitarse demasiado. Por esta razón las radios BLU son muy adecuadas para comunicaciones a largas distancias.

 

Una radio VHF (Very High Frecuency) tiene ondas de unos 2 metros de longitud. Son las típicas radios utilizadas en los barcos de recreo.

Si seguimos subiendo en frecuencia hasta los 150 millones de ciclos por segundo (150 Mhz) llegamos a las ondas de 2 metros (300.000 kilómetro/150 millones de ciclos = 2 metros) que son justamente las frecuencias de la llamada VHF (Very High Frecuency).

A estas frecuencias ya no existe la posibilidad de contar con efectos de rebotes o difracciones importantes, por lo que su transmisión se produce únicamente como lo hace la luz, es decir en línea recta. Pero ofrecen la ventaja de ofrecer una calidad de transmisión mucho mejor que la de las ondas largas o extralargas. Por esta razón el máximo alcance dependerá de la curvatura de la tierra, y de la altura del mástil, tanto del emisor como del receptor. Como la curvatura de la tierra no se puede cambiar, podremos mejorar el alcance utilizando antenas situadas lo más alto posible. El alcance en millas será igual a:

         

Dos veleros con antenas en sus topes de mástil de 12 metros de altura podrán comunicarse como máximo hasta 18 millas de distancia, pero si una de las antenas está a varios cientos de metros como la de la estación costera de ‘Tráfico Tarifa’ el alcance superará las 50 millas.

Si subimos en frecuencia llegamos a la banda ultra alta frecuencia UHF (Ultra High Frecuency) que utiliza la televisión y que se desplaza en rigurosa línea recta. Gracias a los repetidores estratégicamente dispuestos en los altos de las montañas se consigue aumentar el alcance todo lo necesario, mediante dispositivos llamados repetidores, que reenvían la señal recibida.

Si seguimos ascendiendo en frecuencia obtendremos ondas del tamaño de varios centímetros hasta algunos milímetros. Estamos en el dominio de las llamadas micro-ondas como las que utiliza el horno de su cocina o los radares de los barcos, son exactamente iguales. Por esta razón no es nada recomendable situarse delante de una antena de radar en funcionamiento, de la misma manera que no sería nada sano meter la mano dentro de un microondas!

Al aumentar más la frecuencia las ondas de radio son del tamaño de varias milésimas de milímetro, es decir del grosor del pelo más fino. Estas ondas nos calientan y pertenecen al dominio de lo que llamamos infrarrojo, las del tostador del pan ¡vamos!

 

 

Por encima llega por fin el arco iris con todos sus colores, con longitudes nanométricas (millonésima de milímetro). Al ser tan pequeñas pueden interactuar, reflejarse, absorberse o difractarse con las más pequeñas partículas de materia y hacerlas visible al hombre. Estas frecuencias hacen visible el mundo que nosotros los humanos acostumbramos a llamar ‘la realidad’.

 

Pero esto no acaba nunca, ya que la frecuencia puede seguir en aumento y alcanzar la radiación ultravioleta, o llegar a tamaños de onda tan pequeños que se ‘cuelan’ entre la gran distancia que hay entre los átomos de la materia. Son los rayos X.

                                          

 

A frecuencias increíblemente altas y correspondientes a longitudes de onda de una millonésima de millonésima de milímetro estaremos lidiando con los rayos de muy alta energía llamados rayos gamma, letales para el hombre y que no llegan afortunadamente a la tierra al ser absorbidos en las capas altas de la atmósfera.

 

 

 

Artículos relacionados:

   - VHF a fondo

   - VHF con llamada selectiva digital

   - Elegir la frecuencia en una radio BLU

   - Instrumentación básica

   - La Aurora Boreal


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2007    Fondear, S.L.