e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

La evolución de los Veleros de Recreo

 

El yachting comenzó a mediados del siglo XIX, inspirándose los arquitectos navales en los barcos más rápidos que existían entonces como por ejemplo las goletas de pesca utilizadas en Nueva Inglaterra.

Los estudios de hidrodinámica estaban todavía en ‘pañales’ y se pensaba que la mejor forma para un casco era la de un pez, con gruesa cabeza y larga cola. La proa ancha evitaba clavarse en las olas y la popa estrecha evitaba los remolinos dejados en la estela. La manga máxima se encontraba a un tercio de la proa.

Tenían que ser barcos marineros para poder afrontar cualquier estado de la mar y rápidos ya que una vez realizada la pesca el primero que llegaba a puerto es el que vendía la mercancía más cara.

En 1.848, el gran arquitecto naval Inglés, John Scott Russell, propuso justo lo contrario al diseño tradicional de la época, ofreciendo proas afiladas y popas amplias. Los armadores no lo tenían muy claro, pero tres años después la goleta "América", fue construido según este nuevo principio, despejando las dudas que todavía quedaban sobre la efectividad de esta nueva forma para los cascos. En los siguientes 40 años se optimizó la forma de los cascos para reducir la superficie mojada y por tanto el rozamiento por fricción, pero las quillas todavía eran largas de proa a popa y de poco calado.

La siguiente etapa en la evolución comenzó con yates de pequeñas esloras como el "Gloriana", dibujado por Nat Herreshof en 1.891. Su quilla profunda y corta conseguía reducir el rozamiento y maximizar el par de adrizamiento, es decir la estabilidad. Su gran alargamiento que permitía aumentar la flotabilidad al producirse escoras resultó revolucionario. Marco una época que duraría unos 70 años hasta mediados del siglo pasado. Sus líneas aventajaban netamente a los diseños anteriores, pero estas ideas llevadas al extremo condujeron a barcos débiles y caprichosos, con quillas muy cortas y poca maniobrabilidad, al quedar el timón muy cerca del centro de deriva en la quilla.

Por esta razón la siguiente evolución se encargó de separar el timón de la quilla lo cual rompía con todo lo que se había fabricado hasta entonces, pues se consideraba como una idea peligrosa y débil para afrontar alta mar. Ya en 1.963 el "Cap-40" un barco diseñado de serie por Bill Lapworth, acabó con los últimos prejuicios que quedaban al ganar varias TransPac y la carrera de las Bermudas. Por fin resultaba evidente que estos diseños conseguían barcos perfectamente marineros pero con prestaciones muy mejoradas.

 

Actualmente se siguen separando los apéndices, y no solo el timón. También se separan las orzas de deriva, el bulbo de la quilla, alerones del timón,…  La última evolución en las carenas ha consistido en ensanchar más la popa para facilitar el planeo. El Francés Jean-Marie Finot introdujo esta idea con el “Mistral Gagnant” y el “Tom Pousse" vencedores claros en la mini Transat de 1.989.

Junto con esta última etapa de la evolución en la forma de los cascos, ha cambiado muy profundamente la tecnología de construcción utilizando técnicas como la realización de cascos en madera moldeada, contrachapado, plásticos y resinas. Últimamente fibras ligeras con las que se han conseguido ganancias de peso muy significativas. Estos avances en aplicación de nuevos materiales son los que han permitido alcanzar velocidades que a veces doblan la velocidad límite impuesta físicamente por la eslora del casco. A partir de 1.950 se empiezan a utilizar tejidos sintéticos para las velas que mejoraron la duración de estas así como las características mecánicas frente a la deformación.

Ya en el siglo XIX aparece algún catamarán diseñado por Nathaniel Herreshoff en 1.875. Pero sólo a partir de 1.960 empiezan a aparecer distintos modelos de multicascos. La palabra ‘catamarán’ proviene del tamul, una lengua del sur de la India, en la que Kata significa ‘atado’ y Maran es ‘tronco de árbol’. Inspirados en las piraguas del índico aparecen catamaranes y trimaranes para vela ligera, a partir de los cuales evolucionan hacia los grandes catas de crucero.

Artículos relacionados:

   - Los arquitectos navales

   - Los grandes teóricos de los barcos

   - La forma de las proas

   - Prestaciones teóricas de un velero

   - Diseño de yates; grandes ventanales

   - Apuntes técnicos

   - Los grandes Clippers


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2007   Fondear, S.L.