e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2012

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Diseño de yates; grandes ventanales

 

 

El diseño de yates está cambiando de forma radical. La demanda de gran número de ventanas y de grandes dimensiones persigue conseguir interiores muy luminosos y abiertos al exterior. En los últimos diseños las ventanas son tan grandes, que necesitan, de forma ineludible, ser tenidas en cuenta en el cálculo estructural del barco.

La demanda de los armadores continúa su evolución hacia diseños aún más abiertos y luminosos hasta tal punto que los ingenieros navales necesitan tener muy presente el diseño de estos ventanales en el cálculo de estructuras del yate. Dada la gran superficie de estas estructuras transparentes es muy necesario tener en cuenta la solidez de la

propia superficie del cristal. El mercado exige además, la incorporación de dispositivos electromecánicos que permitan la apertura automática de estas ventanas como ocurre en los coches, pero lo cierto es que la industria naval se encuentra a años luz por detrás del desarrollo tecnológico de la industria de la automoción. 

Así las cosas RINA, Lloyd’s, y naturalmente SOLAS trabajan para certificar y exigir que estos nuevos diseños sigan siendo seguros y no comprometan la seguridad del barco. La tendencia es imparable. Comenzó hace unos años en los grandes yates a motor. Cada nuevo modelo viene a ofrecer zonas acristaladas cada vez mayores no sólo en cubierta sino en la propia obra muerta del casco. Ahora le toca el turno a los veleros de serie, que iremos viendo año tras año en sus nuevas versiones y modelos.

 

De toda la vida

Cada tambucho, cada escotilla ha sido considerada desde siempre, como un potencial problema de estanqueidad y de rotura. No son pocos los relatos de barcos y veleros hundidos al destrozarse una escotilla debido al impacto y al peso de muchas toneladas de agua caídas encima con enorme presión, tras pasar el yate por ojo en una gran ola durante alguna fuerte tempestad.

Cuando se trata de lograr un yate verdaderamente oceánico, aún sigue prevaleciendo la norma de diseñar el yate con ventanas de moderado tamaño que posean acristalamientos muy probados y seguros. Escotillas y ventanas que no puedan colapsarse frente al descomunal “bofetón” de una enorme pared de agua impactando violentamente con una fuerza de muchos miles de kilos.

Veleros extremadamente oceánicos como por ejemplo los Halberg Rassy mantienen sus diseños con pequeñas ventanas que no hacen dudar de la dureza estructural tanto del casco como de la cubierta. 

 

Diseños de las ventanas

Cuando los yates, tanto de vela como de motor, van creciendo de tamaño, la posibilidad de que una gran ola impacte en las zonas más altas de su superestructura disminuye a medida que crece la eslora del barco. Por ello los diseñadores van abriendo la mano y permitiendo mayores ventanales a medida que aumenta la eslora y mejoran la calidad de los vidrios y las estructuras de las propias ventanas.

En todo caso, habrá observado cómo, a igualdad de eslora, los yates de motor se benefician en sus diseños de mayores superficies acristaladas. Estos barcos han sido diseñados para tener una estabilidad mayor, de tal forma que permanezcan casi siempre más adrizados que un velero y por tanto disminuye la posibilidad de recibir frontalmente el impacto de una ola.

Los yates de motor de bellísimos diseños acristalados no están diseñados para grandes autonomías que permitan cruceros transoceánicos y por tanto sus ingenieros no han tenido presente que tengan que lidiar en mitad de una “tormenta perfecta”. Por el contrario un gran yate a motor de desplazamiento tipo “explorer” y de gran autonomía no goza de tanta estructura acristalada como otros yates diseñados para el crucero de verano y entre islas.

Aún con todo, los nuevos materiales, vidrios multilaminados y diseños de grandes ventanales en la obra muerta del casco están pensados para soportar fuertes cargas de trabajo. De otra forma sería imposible diseñar un casco al cual se le efectúan enormes aperturas que necesariamente habrían de debilitar la estructura del propio casco.

De esta manera, la propia ventana encajada en el recorte y rebaje efectuado en el casco, para forma un “todo” con el casco y trabajar como un elemento estructural integrado en el propio diseño. Al eliminar el marco de la ventana, la propia superficie acristalada actúa como elemento estructural, se une con el casco mejorando la rigidez del conjunto, se abaratan los costes y se mejora la ergonomía y el diseño.

 

Nuevos problemas, nuevas soluciones

Al igual que cuando acristala la terraza de su casa, cuando aumentamos las superficies acristaladas de un barco, aumentan los problemas de climatización en el interior. El vidrio es un mal aislante térmico. En verano el sol cuece los interiores y los sistemas de aire acondicionado tiene que trabajar a “destajo” para mantener bien climatizado el interior. Se necesitan estores, persianas y venecianas de distinto tipo en el interior, pero el aislamiento térmico con el exterior se ve siempre comprometido. En invierno se aprecian problemas de condensación y en general sufren mucho más los interiores debido a la acción de los rayos UVA que desgastan muebles y decoraciones interiores.

Para luchar contra ello, los fabricantes de acristalamiento ofrecen vidrios que filtran la radiación ultravioleta y disminuye el paso de la radiación infrarroja. Los nuevos materiales permiten a los diseñadores aumentos en las superficies acristaladas gracias a estos avances en tecnología de materiales. Incluso es posible utilizar vidrios que se hacen opacos mediante un mando eléctrico gracias a un polímero que actúa como el cristal líquido de las pantallas LCDs.

Los fabricantes de accesorios para la industria naval de recreo ofrece nuevas ventanas fabricadas en vidrios reforzados de alta resistencia conseguidos gracias a la laminación de varios cristales templados y pegados entre sí en un sándwich de vidrio y plásticos de alta resistencia. El resultado es un aumento importante de la resistencia estructural y la disminución del peso por unidad de superficie. Estos nuevos cristales pueden ser fabricados con diferentes curvaturas que a su vez dan alas a la imaginación de los arquitectos navales.

En algunos casos los vidrios laminados de alta resistencia estructural para los grandes yates, superan los 6 centímetros de espesor. Los astilleros necesitan trabajar de la mano de los ingenieros y fabricantes de vidrio para conocer los nuevos límites en el diseño de estructuras transparentes. Nuevos conceptos, nuevos diseños, nuevos espacios interiores. Los yates y veleros del futuro serán cada vez más transparentes.

 

 

   Artículos relacionados:

      - La evolución de los veleros de recreo

      - Los arquitectos navales

      - La belleza del diseño I

      - La belleza del diseño 2

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2012     Fondear, S.L.