e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Bajar a Canarias

 

 

Durante el otoño son muchos los barcos que bajan a Canarias desde la península para quedarse allí disfrutando de un invierno agradable o como etapa casi  obligada camino del Caribe, en donde tantos barcos particulares y flotas de chárter pasan los meses fríos en espera de la siguiente temporada.

La travesía representa un tramo importante del cruce del Atlántico con más de 1.500 millas desde la península a Cabo Verde, desde donde ya como tarde, habremos de hacer rumbo oeste con los alisios. Pero antes de alcanzar Canarias podemos

pasar por Madeira, lo cual es muy aconsejable por la belleza del archipiélago portugués en el que es casi obligado pasarse unos días a conocer su exuberante belleza o bien podemos elegir una ruta más directa o intermedia que se acerque por las a veces poco aconsejables costas marroquíes, en las que faenan sin demasiados balizamientos numerosos pesqueros.  

Aquellos que vienen desde las costas atlánticas peninsulares buscaran alta mar nada más pasar el cabo de San Vicente rumbo Sur Suroeste. Sin embargo, los numerosos barcos que salen del Mediterráneo tendrán que lidiar primero con el cruce del Estrecho de Gibraltar, que si bien no genera ningún problema, debemos navegarlo con atención pues una navegación saliente al Atlántico con corriente entrante puede hacer de tal capítulo una aventura por sí misma, especialmente si tenemos vientos duros de levante.

 

Vientos predominantes

Que no implica que sean los que vayamos a encontrar, aunque si sean los más probables, son los adecuados para hacer Sur que es de lo que se trata. Las corrientes apoyan, y no es frecuente que esta se oponga a nuestra derrota, aunque si vamos muy pegados a la costa marroquí si podemos encontrar en algunos zonas algo de contracorriente, especialmente a la altura de las costas de Cabo Verde. Lo normal es que la corriente predominante baje paralela a la costa africana hasta la latitud de los 10º donde ya decididamente continúa en dirección a los alisios.

En las latitudes de Madeira y al llegar a Canarias aún podemos percibir los extremos de las depresiones atlánticas que barren el Atlántico Norte camino de Europa, y cuando éstas avanzan de forma anómala por latitudes demasiado bajas debemos estar atentos, pues la cosa puede ponerse fea. A la altura de Cabo Verde la cosa no suele llegar a mayores y todo lo que suele pasar es que disminuyan o aumenten la intensidad de los alisios.

 

 

Entre las islas en Canarias debemos estar también atentos pues dependiendo de las condiciones climáticas, en los canales definidos por las costas sur de las islas situadas más al norte a veces se crean zonas de aceleración de vientos y es fácil pasar de los 5 nudos a los 25 en cuestión de segundos. Otra consideración importante es la del viento africano que suele soplar en torno a los 20º de latitud cargado de polvo sahariano.

En cuanto a las mareas estas deben ser tenidas en cuenta y varían entre los 2,2 metros de Madeira a los solo 80 centímetros de Cabo Verde. Cuando la corriente de marea se refuerza en los archipiélagos con el viento en la misma dirección, podemos encontrarnos con corrientes entre las islas de unos 3 nudos. Atentos.

 

Arribar a Madeira

Una auténtica delicia tanto por su paisaje, como por sus gentes y la gastronomía. Son muy altas y montañosas por lo que las veremos desde 40 ó 50 millas de distancia, si la visibilidad es buena. El sitio adecuado para recalar es Funchal, donde hace poco ampliaron la marina y en donde encontraremos muchos servicios. Al este de la isla hay alguna nueva marina cómoda y tranquila, pero más a desmano para reponer el barco. En Funchal podremos encontrar lo que necesitemos y estaremos en mitad de la ciudad en donde conseguir coche de alquiler para poder recorrer la isla durante varios días o semanas. Merece mucho la pena y en la isla descubriremos excursiones y trekkings de montaña preciosos, carreteras que atraviesan el corazón de las montañas a través de decenas de túneles impresionantes.

 

La llegada a Canarias

Las Islas Canarias son ideales para terminar de comprar o equipar el barco de camino a las Américas, pero son un destino magnífico en sí mismas. En todas sus islas encontraremos puertos deportivos en los que coger amarre, porque el fondeo en calas como acostumbramos en el Mediterráneo… no es la mejor opción. Mucha profundidad cerca de costa y mares poco tranquilos para protegerse a sotavento.

Haciendo Sur desde Madeira, lo primero que veremos desde mucha distancia es el volcánico Teide que corona la isla de Tenerife con 3.717 metros de altura. Pero si vamos a pasar algunas semanas recorriendo las Islas Canarias, lo mejor es empezar por Lanzarote, la primera de las islas y la más al norte desde la Península. Podemos bordear la Graciosa, y arribar a Arrecife. Podríamos parar en Fuerteventura o navegar directamente a Gran Canaria donde se dan cita cientos de barcos que componen la ARC que todo los años cruza al Atlántico hacia el Caribe.

En general en Canarias encontraremos excelentes frutas y verduras y buenos precios para comprar y preparar el barco para las siguientes semanas si su deseo es hacer el cruce Atlántico. Lo importante es salir con las despensas hasta las trancas porque en el Caribe nos esquilmarán teniendo que para 3,5 € por un solo aguacate, o por ejemplo, 8 € por un kilo de tomates. Y el resto en esta línea, insoportablemente caro. No lo dude, en Canarias llene el barco hasta las trancas….

 

Pasar por Cabo Verde

Lo cierto es que hay navegantes que desde Madeira o algo más al sur, ya empiezan a tirar hacia el Oeste. Pero la verdad es que la mayor parte de los barcos, pasan por Canarias e incluso alcanzan Cabo Verde antes de lanzarse a las Antillas, empujados por los Alisios.

Más al sur es más fácil enganchan Alisios sostenidos, pero esto es algo que varía de año en año. La ventaja de Cabo Verde además de asegurar los alisios es la de hacer parada intermedia y por tanto hacer el viaje más ameno y divertido.

Cabo Verde se ha desarrollado un poco en los últimos años y si bien es cierto que hace un par de décadas no había apenas infraestructura, ahora podremos hacer parada y buscar algunas cosas, si bien es cierto que nada tiene que ver con los completos servicios y mercado que podemos conseguir en las Islas Canarias. Desde Cabo Verde estaremos a “sólo” 2.000 millas de Barbados y es una reducción de 750 millas del tirón respecto a haber salido de La Palma o de El Hierro.

Salgamos de donde salgamos camino del Caribe es muy buena idea tener un panel de salida fechada, pues en las islas caribeñas son a veces pesados y piden la presentación de la última salida de la que provenimos, aunque siempre nos quedaría decir que hemos salido directos sin escalas desde Europa…

 

 

 

 

   Artículos relacionados:

         - Cruzar el Atlántico con los Alisios

         - Madeira; escala hacia el Caribe

         - Cruzar el Atlántico; cuándo y cómo

         - Cómo afrontar la navegación oceánica

 

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.