e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
   

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Fueraborda o Intraborda: una decisión importante

 

Ahora es posible motorizar con fuerabordas embarcaciones que antes resultaban demasiado grandes. Y aunque siempre hay entusiastas para todo, existen razones de peso para decantarse por los fuerabordas si el barco está por debajo de los 9 metros.

Hasta cierta eslora las ventajas del fueraborda parecen indiscutibles y sólo en barcos que midan más de 10 metros se justifica plenamente la opción intraborda.

 

Con la aparición de fuerabordas de gran potencia, esa barrera en la eslora se ha desplazado hacia arriba, y si antes era prácticamente insostenible pretender motorizar un barco de 10 ó 12 metros

con motores fueraborda, ahora es algo perfectamente viable y en muchos casos aconsejable. Claro está que a partir de estas esloras la única opción está en los intrabordas aunque la tendencia sigue al alza y quizá en los próximos años veamos motores fueraborda de 400 ó 450 caballos, lo cual haría viable la motorización de unidades en torno a los 15 metros de esloras. ¿Por qué no? Técnicamente no es nada complicado sacar estas potencias de los actuales bloques V6 o V8.  En los laboratorios de ingeniería lo saben perfectamente.

Pero además de subir en potencia, las mecánicas han evolucionado desde los antiguos y ruidosos motores de dos tiempos hasta las maravillas tecnológicas actuales, haciendo que se inviertan los papeles y que actualmente sea muy aconsejable este tipo de motorizaciones por muchas razones. Las mecánicas han evolucionado a pasos agigantados y ahora es normal encontrar la inyección electrónica multipunto, cámaras de resonancia variables en los sistemas de escape, árboles de levas que avanzan o retroceden el cruce de apertura de las válvulas y otros avances que hacen de estos motores auténticas joyas de la ingeniería.

Y no es que los actuales intrabordas se hayan quedado retrasado. Simplemente los fueraborda gozan ahora de tantos avances tecnológicos como los intrabordas, a lo que se suman las ventajas inherentes al propio diseño de un motor exterior.

 

No es solo cuestión de diseño...

Los astilleros crean barcos en función de los motores disponibles en el mercado, y los fabricantes de motores sacan al mercado fueraborda en función de los barcos que fabrican los astilleros. Al final se establece una tendencia que queda claramente marcada hacia el crecimiento de la potencia como se observa en los catálogos de los distintos fabricantes. Y es que un barco con fueraborda tiene muchas ventajas... 

Cuando sacamos el motor fuera del barco aprovechamos todo el volumen interior. Compare y observe diferentes modelos. La distribución interior de una lancha de por ejemplo 8 metros equipada con fueraborda ofrece en su interior un camarote que en otros casos estaría ocupado por la sala de motores. Y este efecto es aún más apreciable según se crece en eslora.

  

  

Pero bien es cierto que a cambio perdemos la plataforma de baño en popa y la playa que ofrecen los barcos diseñados con intrabordas. Con un fueraborda, el baño es siempre más complicado e incómodo. La plataforma de popa queda ocupada por el motor, aunque esto no evita que podamos disfrutar de una pequeña escalera de baño situada en una de las bandas.

Con los fuerabordas hay que estar más atento a la seguridad y respetar a “rajatabla” la necesidad de tener el motor parado antes de tirarse al agua para un chapuzón. La hélice es muy cortante y obviamente está mucho más accesible al bañista que en un barco con ejes, en donde la hélice queda totalmente debajo el casco en donde se reducen los riesgos de accidentes.

 

Las ventajas del Fueraborda.

La tendencia de los diseñadores es la de crear barcos de mayores esloras pero diseñados para ser motorizados con fuerabordas. Las popas de estos barcos tienen que ser estudiadas para soportar los pesos de estos motores que se concentran en una zona muy concreta del espejo del popa. Por esta razón es muy difícil adaptar un barco intraborda para ser motorizado con fuerabordas.

Los barcos con fueraborda son más seguros pues no llevan eje de transmisión ni por tanto bocina ni perforación en el casco. ¡Un agujero menos por donde entrar agua! un problema menos frente a filtraciones y aguas en la sentina. Desaparece la bocina y el prensaestopas que en bastantes casos deja pasar algo de agua. Pero además evitaremos los agujeros en el casco necesarios para los tubos de refrigeración del motor y el retorno de agua de refrigeración. Con un motor fueraborda de nuevo ganamos en seguridad y reducimos gastos de mantenimiento al no ser necesario inspeccionar y cambiar las llaves de fondo o manguitos del circuito de refrigeración.

Y hablando de seguridad, hay que comentar que no son pocos los barcos de motores interiores gasolina que han explotado o ardido debido a la acumulación de gases en el interior. Por esto es totalmente necesario ventilar unos  minutos el compartimiento de motores antes de dar a la llave de contacto. En esto también ganamos en seguridad con los motores fueraborda. Además desaparecen los ventiladores necesarios en las cámaras de motores que se encargan de ventilar estas zonas además de expulsar el calor al exterior y renovar el aire en el interior. Es cierto que con intrabordas diesel el peligro disminuye, pero en cualquier caso los fuerabordas son más seguros al sacar todo el motor al exterior.

 

Mejorar de prestaciones con Fuerabordas

 

La relación Peso/Potencia mejora en los motores fueraborda al ser el motor totalmente compacto. Conseguiremos mucha potencia en muy poco volúmen. No es necesario andar instalando elementos auxiliares atornillados a los mamparos del barco como ocurre en un intraborda, como son el deposito de anticongelante, filtros de agua de mar de refrigeración, contactos eléctricos y relays….

 

En un fueraborda, todo está perfectamente organizado dentro del propio motor, y solo hace falta sacar desde el casco, el tubo de combustible y los cables eléctricos desde la batería. Todo se simplifica.

Con los motores fueraborda desaparece el rozamiento del eje de transmisión incluido el del famoso prensaestopas que no es nada despreciable, hasta el punto de necesitar tomas de refrigeración para que no se quemen, lo cual además hace necesario nuevas tomas de agua con llaves de fondo que empobrecen de nuevo la seguridad del barco.

Por tanto con los fuerabordas aumenta el rendimiento de la potencia y baja el consumo. ¿Cuánto? Bueno hay gente que nos asegura que un barco con un 300cv fueraborda anda más o menos lo mismo que con dos intrabordas 250 cv. ¡Esto es muy notable! Y tiene bastante lógica ya que con un fueraborda desaparecen además de los rozamientos de eje, los rozamientos correspondientes a los apéndices del casco para soportar el eje de la hélice, la resistencia del timón y mejora el diseño del casco.

Pero las ventajas continúan ya que al poder ajustar el angulo de trabajo de la hélice gracias al trim, también conseguimos ajustar el angulo del empuje apropiado para cada velocidad del barco. Esto se nota mucho en los fuerabordas, cuando se trima el motor a altas velocidades consiguiendo “rascar” varios nudos de velocidad, con la misma potencia y el mismo consumo.

El corolario de todo ello es que con un barco equipado con fuerabordas desaparecen los trims de popa. Por tanto hay más ahorro de costos, se simplifica el diseño del barco, desaparecen elementos susceptibles de averías y vuelve a aumentar el rendimiento de la potencia empleada. Así es, pues los trims de popa de los barcos intraborda ajustan el asiento del barco a costa de reducir el rendimiento e introducir nuevos apéndices y rozamientos en el barco.

En un intraborda, y debido a que el ángulo del eje propulsor no es el más razonable, se hace necesario el ajuste de un trim estabilizador, y por tanto hay dos elementos mal dispuestos que consiguen un ajuste distinto para cada velocidad. Con un motor fueraborda se consigue el mismo resultado pero eliminando de raíz le problema al poderse ajustar el ángulo de la cola entera y por tanto haciendo que la potencia del motor se emplee en propulsión y no en crear remolinos por popa.

 

Barcos sin timón

Con un fueraborda también desaparece el timón. Es claro que hace falta una instalación mecánica para su giro, pero esto no es nada si lo comparamos con los sistemas de timón de un barco tradicional. En un barco con FB, desaparece tan significativo apéndice, fuente de nuevas resistencias hidrodinámicas y también desaparece los guardines, las bieletas y demás elementos que permiten el movimiento del timón. 

Es cierto que también existen las colas Intro/Fueraborda que tampoco necesitan timón y permiten un buen ajuste de trim, pero aparte de estas dos ventajas, el resto de argumentos de los intro/fueraborda recae en el apartado de los motores intraborda. Las colas permiten instalar potencias mayores con motorizaciones diesel a las que no llegan los fuerabordas y por tanto tienen su nicho de mercado.  

 

Acercarse al fondeo con un fueraborda

¿Cuántas veces ha deseado acercarse a la playa en una bella calita sin atreverse a hacerlo, por miedo de rozar la hélice o cargarse el timón? De nuevo aparecen más ventajas en los motores fueraborda. Con un fueraborda hemos pasado en muchas ocasiones por zonas realmente someras sin más preocupación que la de subir el motor,  con el motor en marcha hasta dejar la hélice prácticamente fuera del agua y a ralentí. El calado se hace mínimo y además salvamos la cola y la hélice de posibles impactos. Y por fin cuando llegamos a la playa podemos acercarnos hasta llegar a tocar la proa con la fina arena. ¡No hay problema porque llevamos un fueraborda!

En cualquier barco a veces engancharemos la hélice con alguna red a la deriva, cabos sueltos, sedales o redecillas de pesca abandonadas. No son solo son un desastre para la vida marina…. También se encargarán de fastidiarnos la navegación al engancharse en las palas. En un barco de ejes fijos la habremos “liado” y la broma puede rápidamente convertirse en un serio problema al quedarnos a la deriva y sin maniobra. Con un motor fueraborda, bastará con subir el trim a tope para, cuchillo en mano, solucionar el asunto en pocos minutos. Con esta misma técnica podremos avanzar y pasar por encima de redes flotando y adentrarnos en zonas imposibles para otro tipo de barcos. ¡Las ventajas son evidentes!

 

Mantenimiento y reparación de los Fueraborda

Las ventajas del fueraborda en labores de mantenimiento son claras. Por ejemplo cambiar una hélice es tarea que no requiere sacar el barco del agua ya que bastará con subir a tope el trim del motor. Lo mismo ocurre con la sustitución de los ánodos de sacrificio que se pueden cambiar sin tener que contratar una grúa y pagar por ello. Además el gasto de ánodos de sacrificio será mucho menor al permanecer la cola fuera del agua salada la mayor parte del tiempo.

El motor sólo está verdaderamente en el agua cuando va a trabajar, lo cual alarga mucho su vida. Esto simplifica también las labores de hibernaje ya que basta con un rápido enjuague del sistema de refrigeración con una manguera normal y corriente para tener el barco listo para almacenar. No es necesario realizar una larga serie de protocolos como ocurre con los motores interiores.

Si hay que arreglar algo más serio en el motor, los fueraborda ofrecen todo el espacio del mundo para trabajar… Estamos al exterior y aunque es cierto que debemos tener cuidado al desmontar la tapa para evitar caídas de piezas al agua, se trabaja con luz natural y todo el espacio del mundo. Podríamos “inventar” alguna loneta que actuara como un paraguas invertido. ¡Lo cierto es que debemos tener cuidado en no dejar caer nada al agua!

 

Pero a cambio en un motor intraborda, lo normal es sufrir contorsionismos y dolor de espalda para acceder a la cámara de motores en donde trabajar con ellos. Si se nos cae un tornillo este rodará y se perderá casi de forma irremediable por el interior hasta alcanzar cualquier zona inaccesible o perderse en una sucia y aceitosa sentina.

Cuando ya pasados bastantes años hubiera que pensar en remotorizar o hacer una revisión a fondo, de nuevo continúan las ventajas del fueraborda. Los gastos para desmontar un motor interior y sacarlo del barco, son mucho más elevados que la sustitución de un fueraborda, que siempre es una operación muy sencilla.

 

 

 

Las potencias “liliputienses”

 

 

Sorprenden los motores fueraborda más pequeños de las gamas. Son motores con potencias a partir de sólo 2 caballos, sumamente ligeros, transportables y fiables….muy fiables. En sus “tripas” se esconden mecánicas de precisión con tecnología de 4 tiempos y materiales fabricados con aleaciones de última generación. El resultado es sorprendente….  (Ver más…)

 

 

   Artículos relacionados:

       - Power Lift: cómo mejorar las prestaciones de su FB

       - Potencia de los fuerabordas; ¿dónde está el límite?

       - El rendimiento de su motor

       - Mejora las prestaciones de tu lancha

       - Potencia y Empuje, ¿es lo mismo?

       - Motores marinos, el Par motor y la Potencia

       - Las potencias "Liliputienses"


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2010    Fondear, S.L.