e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
   
     
 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

La estabilidad de los grandes Cruceros

 

Los grandes cruceros de vacaciones son verdaderas moles de acero con más de 10 plantas de apartamentos flotantes. Esto sube notablemente el centro de gravedad del barco, lo cual en principio disminuye mucho la estabilidad del barco.

Un velero normal con su pesada quilla es muy estable ya que tiene el centro de gravedad muy bajo y siempre inferior al centro de carena, es decir el punto en donde se aplica el empuje de Arquímedes que lo hace flotar.

Los nuevos transatlánticos son dos veces más altos que anchos y además no llevan mucho peso en sus bodegas ya que no trasladan cargas pesadas como los mercantes.

En definitiva, tienen el centro de gravedad bastante por encima de la línea de flotación y sin embargo no se dan la vuelta como el de la "Aventura del poseidón" Están diseñados para que incluso con muy mala mar y fuertes vientos permanezcan correctamente adrizados. ¿Dónde está el truco?

Es bien sencillo. Aunque el centro de gravedad sigue bien encima del punto de sustentación, cuando el transatlántico se escora el centro de empuje, correspondiente al volumen de casco sumergido se desplaza notablemente. Si el barco escora a estribor, el volumen sumergido a estribor crece y por tanto también se desplaza el empuje sobre esa banda del barco. Se forma un par de fuerzas que produce el adrizamiento del barco.

 

 

Cuanto más alto sea el centro de gravedad menor será el par de adrizamiento al reducirse el brazo (distancia) en el que se aplican las dos fuerzas. Muchos barcos han volcado por cargar demasiada mercancía en las zonas altas de las cubiertas. En otras ocasiones una espesa capa de hielo o nieve han sido suficientes para volcarlos al elevar el centro de gravedad. Esta es la razón por la que los superpetroleros tienen que llenar los tanques de agua hasta cierto nivel para poder viajar ‘vacíos’ sin petróleo.

La enorme altura de los grandes cruceros de placer como el del Queen Mary II, que se eleva 60 metros sobre la línea de flotación, frente a los 11 metros de calado, sólo son posibles gracias a la importante manga y al empleo de nuevos materiales y tecnologías de estructuras que permiten mantener relativamente bajo el centro de gravedad.

Pero esas grandes superficies ofrecen resistencias muy fuertes a los vientos laterales, lo cual les dificulta mucho la maniobra de puerto en caso de mal tiempo.

 

 

 

 

     Artículos relacionados:

   - Los mayores barcos de todos los tiempos

   - La estabilidad de ruta de un velero con quilla corrida

   - Los Trims Compensadores

   - Crash stop

   - Estabilizadores giroscópicos para el barco

   - ¿Qué es la proa invertida?


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2013    Fondear, S.L.