e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Reparar la génova

 

 

Posiblemente una de las reparaciones más típicas y de sencilla solución. Descubramos porqué se deteriora la vela, qué conjunto de causas ha producido el problema y cómo se repara de forma profesional.

Un día llegamos al barco y descubrimos como en la baluma del génova se ha producido un largo corte. En otras ocasiones puede ocurrir que incluso navegando con

vientos suaves, sin más, la vela se raja justo donde acaba la costura de la banda solar. No se trata de mala suerte y debemos entender las causas que han producido la rotura.

 

La banda solar

La inmensa mayoría de las velas actuales llevan cosido a lo largo de todo el borde de la baluma y también en el pujamen, una tira de tejido de unos 30 centímetros conocido como banda solar. Se trata de una lona cosida encima del dacron, cuyas fibras son capaz de soportar con resignación el brutal desgaste de los rayos ultravioletas y la radiación solar.

Lo que más degrada el dacron con el que están construidas la inmensa mayoría de nuestras velas, son los rayos ultravioletas del sol. La humedad no es buena y trae consigo manchas de moho y algunas pérdidas de prestaciones en el tejido. Los cambios de temperatura no son graves y el salitre no ayuda, aunque tampoco es fatal. Pero la energía de los rayos ultravioletas de la radiación solar, los famosos UVA  son capaces de quemar literalmente el tejido aunque este no se ponga oscuro como cuando quemamos una madera.

Cuando el dacron ya está quemado, no hay solución. Haga la prueba. Si pinzamos el tejido en la zona afectada, y con los dedos intentando desgarrarlo por simple cizalladura, comprobaremos si es demasiado tarde o aún el dacrón está bueno. Si con la fuerza de los dedos podemos desgarrar, esa parte del tejido no tiene solución, y si la superficie afectada es grande, tendremos que tirar la vela sin posibilidad de ningún arreglo.

 

Enrollar la génova

Cuando la vela ha sido enrollada en el enrollador, toda la última vuelta queda al exterior y el interior del rollo queda protegido del sol justamente por esa última vuelta que es la única que recibe con resignación la radiación solar inmisericorde. Conviene destacar que la "cantidad" de tejido que tiene cualquier Génova es mucho mayor abajo que en la parte de arriba, debido al propio corte y forma de la vela.

Por esta razón al enrollar la génova el tercio inferior del paquete enrollado es siempre mucho más grueso que la parte superior. De lo que se trata es que con el génova enrollado, la última vuelta tape y proteja el dacron enrollado y ello en toda la longitud de la vela enrollada.

Por ello la banda solar debe tener al menos el ancho del perímetro de la última vuelta para que pueda proteger el resto de la vela. Y este perímetro no es constante pues aumenta al ir hacia abajo en la longitud del enrollador.

La protección también debe afectar, aunque en menor medida, al lado inferior de la vela conocido como pujamen. En este caso la anchura de la protección de pujamen puede, y debe ser, bastante más corta, pues al ser enrollada la génova, la anchura de esta banda no es relevante y bastan algunos pocos centímetros de protección solar.

 

La forma de la banda solar

Al contrario de cómo se hace en algunas velerías, la banda solar no debe tener una forma rectangular. La razón se debe a que cuando la génova se enrolla, la parte inferior de la vela es notablemente más gruesa que en la zona media o en el tercio superior. O sea, la banda solar debe ser más ancha en la parte inferior de la vela que en la parte superior. Si se hace una banda de anchura constante, o bien nos sobrará protección arriba o bien nos faltará abajo. Si sobra no es muy grave, pero estaremos sobrecargando peso en la parte superior de la vela, lo cual es del todo inadecuado.

Si por el contrario falta protección solar abajo, tendremos una zona de dacron expuesta al sol que sin remedio quedará deteriorada rápidamente al cabo de algunas temporadas por la radiación ultravioleta.

También es importante conseguir un poco de tensión en la escota de la génova mientras enrollamos, pues en caso contrario el “paquete” enrollado tendrá especialmente en la zona inferior de la vela demasiado grosor al no haberse enrollado de forma compacta, lo cual hará que la banda solar no sea capaz de proteger todo el dacron.

 

¿Dónde rompe la vela?

En el ejemplo que estamos reparando el dacron de la parte inferior de la vela ha quedado expuesto al sol porque quizás se ha enrollado la vela con poca tensión, o porque la banda solar que alguien montó fue demasiado estrecha en la parte inferior del genova. Al ser utilizada esa parte del dacron tenía las fibras quemadas sin ofrecer ninguna capacidad de resistencia. Y la línea de costura en donde acaba la banda solar debilita aún más el tejido, siendo esta línea de unión la que no ha soportado la tensión de escota haciendo que la vela se raje sin haber sido sometida a ningún esfuerzo fuera de lo normal. El desgarro continúa por la fuerza del viento hasta que es detenido en la zona de unión de paños debido a la doble costura en la que se montan dos capas de dacron que ofrecen el doble de resistencia.

 

La reparación

Es todo un clásico. Una vez comprobado que el dacrón está bien salvo en la zona estropeada por la  radiación ultravioleta, debemos parchear con dacron nuevo del mismo gramaje recordando el dacron quemado. Solo entonces debemos proceder a la segunda parte de la reparación que consiste en ampliar la anchura de la banda solar en la zona inferior de la vela, para que esta proteja debidamente la vela en el futuro.

Lo primero es determinar que partes de dacron son las que están quemadas para proceder a cortarlo y eliminarlo. Debemos para ello descoser la banda solar y utilizar una tira de adhesivo de doble cara para prefijar el nuevo paño de dacron que sustituye al tejido quemado. Este será cosido en zigzag con una máquina de soporte altos gramajes y solo entonces podremos proceder a recoser la banda solar que también será recalculada para que la ampliación de protección UVA sea capaz de proteger toda la vela.

 

   Artículos relacionados:

           - Velería Fondear

           - Reparar las velas

           - Kit de costura; reparación de velas

           - Mantenimiento de velas

           - Los tejidos con los que se fabrican las velas

           - ¿Cuánto duran las velas?

 

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.