e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
     
   
     
 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Reparación rápida de velas

 

Con las bandas de tejidos autoadhesivos podremos hacer una rápida reparación a cualquier vela. No es necesario ser un experto profesional de velerías para conseguir arreglar un desgarrón o un corte susceptible de ampliarse y estropearla completamente.

Cualquier vela es necesariamente delicada a pesar de la enorme dureza de su material, ya que son de tejidos muy livianos y por tanto frágiles frente a enganchones o fricciones. Las sometemos a enormes tensiones de trabajo y en estas condiciones están “indefensas” frente a cualquier enganche o mordedura por algún elemento del acastillaje indebidamente protegido. 

En la mayor parte de las ocasiones la avería consiste en un pequeño desgarrón que no afecta al funcionamiento de la vela en su conjunto pero que debemos corregir tan pronto como lo detectemos si no queremos que se haga más grande y pueda acabar con toda la vela. Cuando se trata de pequeñas cortes especialmente con velas ligeras como el Spi o un génova ligero, el tejido autoadhesivo puede resultar una solución perfecta y permanente. Con tejidos de gran gramaje como el de la vela mayor o desgarrones importantes, podremos hacer una reparación “de fortuna” hasta que podamos llevar las velas a nuestra velería preferida.

 

En las tiendas de efectos náuticos encontraremos varios tipo de tejidos adhesivos que pueden adquirirse en rollos de varias anchuras. Poliéster blanco de 100 gramos/m2, Dacrón de 160 gramos/m2 o nylon para el Spi en diversos colores y con una densidad de 65 gramos/m2.

 

El empleo es sencillo ya que basta con extender la zona dañada y pegar una pieza recortada previamente y por ambas caras. Pero si el desgarrón se ha producido cerca de los puños de la vela en donde las tensiones son brutales, los adhesivos no podrán solucionar nada de nada, y no quedará otro remedio que sacar la aguja, el hilo y nuevas piezas de refuerzo.

 

 

 

La reparación

 

1) Lave la zona dañada para eliminar cualquier traza de polvo o grasa. El secado debe ser perfecto para no perder capacidad de pegado con el adhesivo. Si tiene que secarla al sol, hágalo, pero no debe quedar la mínima traza de humedad.

2) Buscaremos una superficie rígida como una tabla de madera en la que poder extender la zona dañada de la vela de forma que quede perfectamente lisa y plana. La podemos fijar sobre la madera con unas gomas elásticas o con cinta aislante eléctrica.

3) Quitaremos la zona despeluchada costando con cuidado los pelillos con una pequeñas tijeras, o con un mechero y mucho cuidado.

4) Ahora cortaremos una pieza de  tejido adhesivo de generosas dimensiones que sobrepase con 5 o 6 centímetros de holgura la zona dañada. Los bordes deben quedar siempre redondeados ya que las esquinas separarían el tejido pegado. ¡Es de cajón!

5) Pegaremos la pieza despegándola poco a poco, y a medida que vamos apretando con fuerza para adherirla a la vela. Es fundamental que no quede ni el más mínimo pliegue. Si la rotura es en forma de “7” como un desgarrón, pegaremos dos piezas cada una de las cuales en un sentido de las dos líneas del corte. Esto reforzará los esfuerzos según la dos dirección de tensión del tejido de la vela.

6) Repetiremos toda la operación de pegado pero por el otro lado de la vela.

7)  Ahora vamos a asegurar todo el pegamento de los parches calentando ligeramente el adhesivo mientras apretamos todos los tejidos. Para ello podemos frotar enérgicamente la reparación con la ayuda de un trapito con forma de muñequilla, o apoyar una sobre la reparación una pequeña cazuela con agua muy caliente en su interior a modo de “plancha de la ropa”.

 

 

 

Si no tiene tejido de vela adhesivo para la reparación recuerde que la cinta “americana” puede valernos al menos como solución temporal. El poder adhesivo de estos rollos es muy fuerte y por tanto puede resolvernos la “papeleta”. Recuerde que hay imitaciones que no pegan ni de lejos tanto como esta cinta que por otro lado debemos llevar siempre en el barco pues sus aplicaciones son casi infinitas.

 

Artículos relacionados:

   - Los tejidos con los que se fabrican las velas

   - Kit de costura; reparación de velas

   - Mantenimiento de Velas

   - Cuidados y mantenimiento de las embarcaciones

   - Preparar el barco; en cubierta

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2013    Fondear, S.L.