e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

.

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Las Sondas Gráficas

Estos dispositivos electrónicos permiten obtener una representación del fondo marino bajo nuestro casco, incluyendo no solo la superficie del fondo sino la vegetación, estructuras que reposen en el fondo o incluso posibles bancos de peces. Permiten una navegación más segura y localizar elementos sumergidos.

Las sondas gráficas toman la información a partir de un transductor situado en el casco del barco, amplificando y discriminando los datos importantes. Para ello se emiten señales acústicas de alta frecuencia y por tanto inaudibles para el oído humano que son ‘escuchadas’ por el transductor para ser posteriormente interpretadas en la pantalla. Los datos se representan gráficamente como una columna de agua bajo el barco con sus diferentes detalles, a diferencia de una sonda normal que únicamente indica los metros de profundidad. Todos las sondas gráficas tienen una pantalla digital y un transductor que deben funcionar a la misma frecuencia para poder funcionar. La unidad de control/pantalla a su vez está subdividida en 3 componentes: La pantalla, el emisor/receptor y el procesador de señal digital. Realmente el orden debería ser el contrario, es decir un emisor/receptor de ultrasonidos cuyas señales ‘escuchadas’, son procesadas por un mini ordenador con un software específico que se encarga de quitar la información superflua y de dar un aspecto gráfico y ordenado a las demás, que a su vez son pasadas a la pantalla gráfica.

En muchos casos las sondas incluyen otros componentes que entregan información adicional como la temperatura del agua en superficie, la velocidad y otros parámetros de navegación. Muchos de ellos permiten combinarse con otros instrumentos de navegación para ofrecer en la misma pantalla y a imagen partida, información de un chart-plotter con la imagen del radar o de la sonda de profundidad.

El transductor: Para elegir un transductor correcto a nuestras necesidades debemos tener en cuenta distintos parámetros, como son la profundidad normal del agua en la que van a trabajar, la frecuencia de funcionamiento, el ancho del haz emitido, el detalle con el que necesitamos ‘ver’ el fondo, el tamaño que mejor se adecue a nuestro casco,... (vea el artículo sobre transductores; ventajas e inconvenientes)

La pantalla: Existen varios tipos de pantallas gráficas, con cristal líquido tipo (LCDs) o las más modernas TFTs que se vén con mayor calidad de imagen o las de anteriores generaciones de tubos catódicos (CRTs). Las de tipo LCD, son muy compactas y consumen muy poca potencia eléctrica. Además tienen un contraste excelente a la luz del día y pueden alcanzar resoluciones de hasta 320x200 pixels. Las nuevas TFTs ofrecen además mejoras de contraste y mejores ángulos de visión, con colores muy vivos y definidos. Es importante que el cristal protector que lleva encima no refleje excesivamente la luz ya que en caso contrario sería muy difícil de ver a la luz del día. Las pantallas CRT’s de rayos catódicos son como las de los televisores, y pueden ser en color o en blanco y negro. Son más delicadas, pero se ven desde cualquier angulo. A la luz del sol no hay quien vea nada, por lo que vienen equipadas con una visera por la que debemos mirar.  Mediante distintos colores seremos capaces de aprender a diferenciar el tipo de señal recibida, codificándose en distintos tonos de color el tipo de señal recibida como eco.

La resolución de sonda gráfica: A más resolución, mejor interpretación de la imagen recibida, y para ello no solo influirá la capacidad de resolución de la pantalla sino la capacidad de resolución de imagen ofrecida por el conjunto transductor/procesador de señal. Cuanto mejor sea la resolución del equipo, mejor veremos los detalles como peces  cerca del fondo, pero separados por pequeñas distancias los unos de los otros.

La resolución se define en dos aspectos diferentes. Por un lado es interesante conocer el número de pixel que tiene la pantalla desde la superficie del agua hasta el fondo, y por otro lado la cantidad de pixels que tiene la pantalla por centímetro cuadrado. Cuanto más alargada hasta el fondo sea la pantalla, mejor será la resolución de profundidad, y cuanto mejor sea la resolución por centímetro cuadrado, mejor veremos los detalles de los elementos representados por nuestra sonda gráfica. Pero tenga en cuenta que para poder aceptar una resolución alta, debemos conseguir una pantalla que ofrezca un buen nivel de contraste.
 

                

Imágenes en 3D: Existen algunas pantallas que ofrecen una representación tridimensional del fondo. Para ello, el transductor lanza distintos haces de señales que son posteriormente interpretados por el procesador de señales. El resultado es una imagen de fondo formada por una retícula de líneas sin demasiado detalle. Los más avanzados son los conocidos como Sondas de scanner (array sonar) que emiten pulsos de señal en distintos ángulos hacia los dos lados del barco, hacia delante y hacia atrás, permitiendo una representación tridimensional más detallada.

Otras características: Muchas sondas gráficas representan símbolos de peces como iconos con tamaños variables dependiendo de la fortaleza de la señal recibida. Pero tenga en cuenta que esta característica puede enmascarar la realidad que existe realmente en el fondo marino, por ello según vaya aprendiendo a interpretar la imagen gráfica, debe prescindir de los iconos que representan a bancos de peces.

Cuando lo único que necesita es conocer la profundidad del agua o su temperatura, es mejor utilizar el display numérico cuya interpretación es inmediata y se combina perfectamente con las alarmas de profundidad programables, o con la alarma de cambio de profundidad (para cuando estamos fondeados y queremos controlar que no garreamos por el fondo). 

IPSE: La visión  directa

El complemento ideal a una sonda gráfica es la visión directa del fondo marino, que hasta ahora era imposible o prohibitivo económicamente.

Hace solo unos meses, ha aparecido un producto que permite de forma muy rápida el descenso de una cámara de vídeo monitorizada en superficie, mediante una pantalla plana o con gafas de visión en realidad virtual.

El sistema puede tomar imágenes hasta 100 metros de profundidad con visión en color y una gran nitidez de imagen. La cámara puede girar controlada desde superficie mediante un mando electrónico.

El cable umbilical es capaz de soportar grandes tensiones al llevar un alma de acero, por lo que no existe riesgo de perdida del equipo.

IPSE es ideal para conocer cómo es el fondo en el que nos encontramos, controlar el buen agarre de un ancla, o realizar inspecciones.

...Saber más

 

Artículos relacionados:

   - Sonar fotográfico; Lowrance y su tecnología "DownScan"

   - Transductores a fondo

   - Instrumentación básica


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2007   Fondear, S.L.