e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
   
     
   

 

2017

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Estados Unidos de España

 

 

¿Se imaginan Miami, Carolina de Sur, del Norte, Luisiana, Tennessee, Alabama, Mississippi, Tejas, Arkansas, Virginia, California y hasta Chicago, las dos terceras partes del actual mapa de EEUU provincias españolas?

Esta es la historia de la España Norteamerica, de la lucha por la independencia de los Estados Unidos silenciada por el emperador Carlos III y de una historia escondida por los británicos solo interesados en publicitar conquistas imperialistas.

Así fue, aunque lo desconozcamos la mayoría de Españoles y por supuesto los ciudadanos de Norte América. Estas provincias españolas en tierras de Norte América lograron la independencia y la liberación frente a los Británicos gracias al apoyo de la

la Armada Española. Pero los Británicos poco honestos con la historia además de subvencionar y promover a piratas y ladrones, deformaron a su antojo la historia real acaecida hasta relegar al olvido las hazañas de estos valerosos Españoles.

Esta es la increíble epopeya de Españoles fuera de serie, como Cabeza de Vaca, Hernando de Soto, Juan Ortiz y años más tarde el malagueño Bernardo de Gálvez a quien el comité de ética del Senado de Estados Unidos ha reconocido hace sólo unos meses como héroe de la independencia Norteamericana.

 

 

Una historia demasiado increíble para ser incierta

Cuando pensamos en los conquistadores, solemos rememorar a soldados Españoles ataviados con pesadas armaduras avanzando por las selvas del Perú o por las tierras Mayas, pero olvidamos que fueron los Españoles los primeros europeos en pasear por el Cañón del Colorado, avanzar hasta Alaska, y pactar con las tribus indias del Far-West muchas de ellas posteriormente aniquiladas por los crueles anglosajones.

Corría el año 1.535, cuando Hernando de Soto que era muy amigo del Emperador Atahualpa fue sorprendido por el sanguinario Pizarro que en su ausencia aprovechó para encarcelar a Atahualpa, pedir un inmenso rescate a los indios y además asesinarlo sin piedad. Al regresar a España Hernando de Soto conoció al carismático Cabeza de Vaca el cual se hermanó con los indígenas de Florida cuando, perdido entre los manglares y a punto de perecer, fue salvado por indios con los que llegó a convivir y a practicar sus artes chamánicas.

 

 

Entre tanto Juan de Ortiz, que acababa de ser salvado de una muerte segura por una princesa indígena enamorada del descubridor español, llegó al encuentro con Hernando de Soto y Cabeza de Vaca cerca de Tampa en Florida. Hernando de Soto descubre así Georgia, South Carolina, North Carolina, Tennessee, Alabama, Mississippi, Kentucky, Missouri, Arkansas, Texas y Luisiana, y llega hasta los grandes lagos de Chicago, Indiana y Ohio, y la actual frontera de Canadá, en donde describe grandes manadas de búfalos. Los indios conocen así a los caballos de mano de estos primeros Españoles.

 

 

 

Los pobladores Canarios

Poco tiempo después del descubrimiento, el gobierno de Castilla subvencionó la emigración de Canarios para poblar Estados Unidos. Muchos de ellos fueron marineros o soldados, y más adelante llegaron artesanos y campesinos con sus familias. En 1678 se impone la ley del “tributo en sangre”, por la cual por cada 100 toneladas de productos exportados del nuevo mundo, 5 familias han de ser enviadas a las colonias. Desde Santo Domingo hasta la Luisiana, los Canarios emigraron en tal número que el Rey Felipe II llegó a prohibir la salida de más vecinos por riesgo de despoblar y hacer vulnerables las Islas Canarias. Muchos otros canarios parten hacia Jamaica, las Antillas, Puerto Rico, la Florida, Venezuela y lo que hoy es conocido como Estados Unidos.

 

 

Hasta el año 1803, Nueva Orleans era la capital de la provincia española de la Luisiana, fundada por los Franceses en 1.718, pero descubierta y explorada por Hernando de Soto en 1.541. En  el año 1.763 Francia cede a España la  Luisiana en compensación por la cesión de La Florida a Inglaterra tras la Guerra de los Siete Años.

Fue Napoleón quien lo vende a la reciente unión de Estados del Norte de América por ochenta millones de francos franceses. En los tiempo actuales la cuna del jazz sigue mostrando recuerdos españoles como por ejemplo el famoso carnaval de Nueva Orleans.

 

 

 

Bernardo de Gálvez

España nombra en 1.776 al Coronel Bernardo de Gálvez como gobernador de la Luisiana, que promueve intensamente la inmigración de canarios y de hecho, muchas familias de la Luisiana profunda conservan el español con arcaísmos propios de las Canarias del siglo XVIII, además de platos culinarios típicamente canarios como las papas arrugadas o el potaje de verduras.

El objetivo de Bernardo de Gálvez durante su gobierno fue perseguir el contrabando inglés mientras favorecía el comercio con Francia y con Cuba y Yucatán.

 

 

Un año después, el Teniente del Rey Matías de Gálvez, padre de Bernardo de Gálvez, funda en Honduras la ciudad de Guatemala. En 1.730 desde La Habana Española llegan familias de españoles, que pasando por Veracruz, llegan hasta las tierras de Tejas y fundan la ciudad de San Fernando de Bexar, actualmente San Antonio de Texas. Más tarde otros canarios fundan la ciudad de Gálvez hoy conocida como Galveston, también en Texas.

 

 

Fue este buen malagueño, Bernardo de Gálvez, quien se encontraba a la derecha del general Washington el 4 de Julio de 1.783, día de la independencia de los Estados Unidos de América frente al gobierno Británico, contra quien ganó dos batallas en Panzacola (la actual Pensacola) para reconquistar la Florida a los Ingleses, y posteriormente en Yorktown, en el actual estado de Virginia.

El general Washington declaró entonces, que sin el apoyo de la Armada Española, las colonias no hubieran ganado nunca la guerra a Inglaterra. Por desgracia al emperador Carlos III no le interesaba prodigar las hazañas de Gálvez y su apoyo a las colonias independentistas del norte que luchaban por su emancipación frente a Inglaterra, para así evitar el contagio independentista en los territorios Centro y Sud-Americanos (Venezuela, México, Honduras, Argentina, Perú, Colombia, …)

 

 

Cuando Bernardo de Gálvez regresa a España, el emperador Carlos III encarga un cuadro de  a Maella, un pintor de la corte, en reconocimiento de sus hazañas en Estados Unidos y es justamente una copia de este óleo el que el Congreso de Los Estados Unidos de América acepta como un elemento clave del "Spanish Heritage".

 

La batalla de Pensacola

 

 

En el año 1.777 Benjamín Franklin pide secretamente ayuda a España y obtiene 215 cañones, 30.000 mosquetes, otros 12.000 más en Boston, 13.000 granadas, 300.000 libras de pólvora y mucho material bélico para que los colonos pudieran luchar y debilitar a los ingleses, enemigos de España e invasores de sus colonias.

Con la firma del tratado de paz de París de 1.763, Francia perdió Canadá y otras posesiones en África y en la India a favor de los Británicos que empiezan a dominar las colonias del este. España recuperó la Habana y Manila invadidas un año antes por los Británicos, pero a cambio tuvo que ceder Florida y pudo recuperar la Luisiana que había pasado a manos francesas para posteriormente ser invadida por los británicos. Sólo 2 años más tarde los Británicos invaden las islas Malvinas desalojando a la escuadra de Madariaga.

 

 

Bernardo de Gálvez por entonces gobernador de la Luisiana espiaba a los británicos y apoyaba a los colonos. Con 1.427 hombres captura la fortaleza británica en Mauchak y posteriormente Baton Rouge, así como 3 puertos, haciendo prisioneros a 550 británicos y 500 colonos armados, y al costo de solo un español muerto. En 1.780 navega hasta Mobile en Alabama con una flota de 12 barcos y al mando de 754 hombres logra la rendición del fuerte defendido por un centenar de británicos.

Estas victorias promueven a Gálvez como General de Brigada y Mariscal de Campo. Un año más tarde los británicos intentan recuperar la plaza con un ejercito de 600 hombres que emprenden la retirada debido a la resistencia de Gálvez que había asegurado el río Mississippi.

Gálvez navega desde la Habana con una flota de 7 navíos y 5 fragatas, 4.000 soldados y 49 barcos mercantes, pero una fuerte tormenta tropical hunde una nave y dispersa la flota que tiene que regresar a La Habana. Durante el regreso a Cuba, Gálvez captura dos fragatas británicas corsarias armadas con 24 cañones una y la otra con 18.

 

 

Unos meses más tarde y en el segundo intento, el buque insignia la "San Ramón" de 64 cañones y otras 3 fragatas, así como otros barcos de transporte y un total de 1315 soldados alcanzan la Bahía de Pensacola dando comienzo su sitio. Los Españoles desembarcan en la isla de Santa Rosa a las afueras de la bahía. Un bergantín Británico sale hacia Jamaica en busca de refuerzos que nunca llegarían. Desde la isla de Santa Rosa convertida en centro de operaciones, parten tropas Españolas de desembarco y 22 mercantes españoles navegan por la bahía gracias a la protección de las fragatas Españolas.

El 3 de abril los españoles toman el puerto Port Royal de Pensacola. El día 19 llegan de La Habana 1.600 soldados más, mientras 10.000 marineros bloquean la bahía de Pensacola con 16 buques de guerra. Se unen a la Armada Española 4 fragatas francesas con 725 soldados a bordo. El día 22 Gálvez contaba con 7.800 hombres entre el batallón fijo de Luisiana, los regimientos del Rey, el Real Cuerpo de Artilleros, 9 regimientos, el batallón de La Habana, y 3 regimientos de la Brigada Irlandesa de España entre otros.

Los barcos más pequeños y manejables hostigan a los británicos haciendo incursiones continuas al interior de la bahía y a primeros de mayo se instala una batería de seis cañones en lo alto de una colina cercana desde donde se disparan a las posiciones británicas. Los Británicos realizan una carga por sorpresa y logran desmontarla. Los Españoles montan morteros en los alrededores que causan graves daños a los Británicos. El contraataque inglés moviliza numeroso material bélico y soldados y tras intensas batallas los disparos españoles impactan en un polvorín inglés que al explotar mata a 80 soldados y marineros Británicos. Los Españoles toman el puesto avanzado por la noche y lanza fuego pesado que deja maltrecho a los ingleses. A la mañana siguiente comienza el ataque a la fortaleza que acaba rindiendo la plaza el día 10 tras un acuerdo para no llevar el combate al interior de la ciudad. En las líneas Inglesas se produjeron 105 bajas frente a 74 muertos Españoles.

 

 

En esta batalla los Españoles lograron el control de Florida y debilitar al ejército Británico. Gálvez supervisa poco después el ataque sobre las Bahamas y su posterior rendición en mayo de 1.782. Los Británicos firman la paz en Versalles cediendo oficialmente la isla de Menorca aunque ya había sido recuperada por las escuadra de Buenaventura Moreno un año antes, y la Florida, mientras que Gran Bretaña recibía las Bahamas y el derecho de talar árboles de tinte en la costa de Belice. El acuerdo franco-británico reconoció la independencia de las 13 colonias y la posesión Francesa de Santa Lucía y Tobago. Bernardo de Gálvez fue nombrado Capitán General de la Florida y la Luisiana y Capitán General de Cuba en 1.784 y sucedió a su padre como Virrey de Nueva España.

 

 

 

   Artículos relacionados:

      - Micronesia española

      - Blas de Lezo; un héroe español

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright   Fondear, S.L.