e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

Nautico
     
     
     
   

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Pesca de Arrastre

¿Estamos acabando con los mares?

 

¡Verdaderamente terrible! El 80% de las capturas de esta nefasta "arte" de pesca conocida como arrastre, es descartado y devuelto muerto directamente al mar, por no ser lo que el pesquero andaba buscando para vender.

 

¿Arte de pesca o execrable actividad mortal?

¿Se lo pueden imaginar? Un colectivo de interesados en comercializar jabalíes llegan a un bosque y como no saben exactamente donde se esconden o donde viven, resuelven arrasar

todo el bosque con buldózer y excavadoras todo a su alrededor. Tras unos días de agotadores trabajos comienza el reparto y la selección. Todo los árboles arrancados y partidos por la fuerza bruta a la hoguera. Todos los patos, aves, ardillas, cabras, ranas, ciervos y resto de animales muertos al estercolero, Todas las plantas y arbustos… ¡al carajo!

 

Así son los pesqueros arrastreros y el bosque es nuestro mar. Bien debemos decir “nuestros mares” y no el de los pescadores aunque lo maltraten como si fueran de su propiedad. Si se sigue permitiendo esta terrible trasgresión hacia la naturaleza es por culpa de los codiciosos políticos que prefieren esconder la cabeza ante el problema, a verse involucrados y perder sus “trabajo” cediendo a las presiones de empresarios y colectivos pesqueros, a costa de mantener la tragedia que se cierne sobre nuestros mares.

 

No hay problema… Que “apenque” el venga detrás. Total lo que está debajo del agua ni se ve. No interesa la confrontación con los empresarios pesqueros que al fin y al cabo pagan impuestos al Estado, aunque para ello tengan que arrasar océanos, además que quemar gasoil subvencionado por el estado y contaminar los mares.

 

 

 

 

La vergüenza

Hace pocos meses, la Unión Europea ha fracasado en su intento por gestionar correctamente y proteger la sostenibilidad de las pesquerías de profundidad en el Atlántico Norte. El actual reglamento, muy laxo, permite acometer verdaderas tropelías en manos de los empresarios de la pesca que sólo buscan dinero y no respetan en ningún caso la preservación de la vida en los mares.

 

Vergonzoso es que de las 100 especies capturas en el Atlántico, sólo que solo 3 de ellas se encuentren en buen estado y no den muestras de agotamiento, frente a 97 especies muy dañadas, y pese a lo cual, la presión de los diferentes políticos de los países implicados (especialmente España y Portugal) ha logrado que, por sólo 16 votos, no se modifique la ley en busca de un mayor respeto por la actividad pesquera. ¿Se imaginan lo que habrán votado nuestros irresponsables políticos?

 

 

 

La UE está desatendiendo sus compromisos internacionales para gestionar de manera sostenible las pesquerías de profundidad y proteger los ecosistemas marinos vulnerables, como arrecifes de aguas frías y montañas submarinas. La UE ha tenido una gran oportunidad para revisar el reglamento de la pesca de profundidad en el Atlántico Nordeste en aras de lograr una mayor sostenibilidad, acabando con la sobreexplotación de los stocks de profundidad y protegiendo los vulnerables hábitats de los que dependen.

 

 

 

 

Las aguas profundas

Las aguas profundas comienzan 200 m bajo la superficie, donde ya no penetra la luz del sol, y la pesca en ellas supera la cota de los 1.500 m. Este tipo de pesca apareció en la segunda mitad del siglo XX, tras el declive de los tradicionales stocks de la plataforma continental y ayudadas por nuevas tecnologías de sonar. Las especies que viven a estas profundidades se han adaptado a un entorno frío y oscuro, con pocos nutrientes y crecen muy lentamente, tardan en alcanzar la madurez sexual y tienen poca descendencia y gran longevidad. Todo ello las hace extremadamente vulnerables a la sobrepesca, al ser muy limitada su capacidad de recuperación.

 

 

Tiburones y algunos tipos de rayas son muy vulnerables pues si se agotan estas poblaciones pueden tardar siglos en recuperarse. Por ejemplo, las poblaciones de quelvacho (Centrophorus granulosus) y tollo pajarito (Deania calcea) –ambos capturados por la flota de la UE– tardan en duplicarse 55 y 49 años, respectivamente. Los tiburones de profundidad han sido muy perseguidos por sus hígados, que contienen escualeno utilizado para fabricar cosméticos y suplementos dietéticos de ácidos Omega 3. Debido al grave declive sufrido por varias de las especies más capturadas, se ha prohibido retener a bordo o desembarcar 17 especies de tiburones de profundidad.

 

Los organismos de las profundidades se refugian en ecosistemas frágiles, como arrecifes de coral, lechos de esponjas o chimeneas hidrotermales, que representan importantes focos de biodiversidad. Las Naciones Unidas los consideran Ecosistemas Marinos Vulnerables y piden que se protejan de los daños causados por artes de pesca de fondo, como el arrastre, capaz de dañar o destruir todo lo que se cruce en su camino.

 

Continua la barbarie en los océanos

Tras 16 meses de deliberaciones, el Parlamento Europeo ha acordado nuevas medidas de gestión para las pesquerías de aguas profundas. Organizaciones como Oceana lamentan que una de las medidas claves para la conservación de estos frágiles ecosistemas, como era la propuesta de eliminar las destructivas y poco selectivas pesca de arrastre y enmalle de fondo, haya sido rechazada por sólo 16 votos.

 

 

Menos mal que el parlamento Europeo si ha aprobado duplicar el número de especies cubiertas por el Reglamento, incluir un protocolo para el establecimiento de los niveles de pesca y fijar requerimientos específicos para proteger y determinar la localización de los ecosistemas marinos vulnerables. El acuerdo final se negociará entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea. El Consejo tiene ahora la responsabilidad, como colegislador, de comenzar a debatir la propuesta de reglamento, algo a lo que se ha negado hasta ahora, por presiones de la industria pesquera.

 

OCEANA revela que Marruecos vuelve a usar redes de deriva ilegales

La prohibición de las redes de deriva, un arte de pesca no selectivo, está siendo ignorada. Tras una intensa campaña, Oceana consiguió en 2010 que se iniciara el proceso para eliminarlas, pero una investigación que acabamos de realizar este año ha revelado que han vuelto a emplearse redes de deriva ilegales en Tánger (Marruecos). Estas redes atrapan a cualquier organismo lo suficientemente grande que nade cerca de ellas y no tenga la suerte de eludirlas.

Oceana ha documentado ampliamente el uso ilegal de redes de deriva en Tánger: desde marcas en el pescado vendido en el mercado hasta pescadores subiéndolas a bordo de sus embarcaciones, grandes y pequeñas. Estas actividades ilegales tienen lugar en una zona que conecta el Mediterráneo con el Atlántico y constituye una importante ruta migratoria de ballenas y delfines. Estos inteligentes animales pueden quedar atrapados y morir sin remedio en las redes.

Estados Unidos y la Unión Europea proporcionaron ayuda financiera a Marruecos para que abandonara las redes de deriva. A pesar de haberlo logrado, de algún modo se han retomado estas actividades ilegales. Es necesario que nuestros dirigentes tomen medidas y  pongan fin para siempre.

Debemos sacar del agua estas cortinas de la muerte invisibles y acabar con el engaño. Son redes que no solo ahogan lentamente a delfines, ballenas y tortugas marinas, sino que también perjudican a los pescadores honrados de la zona que capturan pez espada de forma legal. El pez espada obtenido ilegalmente se importa a España y desde allí a Italia, defraudando a los pescadores y consumidores concienciados de estos países.

En 2010, Marruecos fue elogiado por proscribir las redes de deriva y ponerse al día finalmente con la prohibición establecida por la UE ocho años antes. Sin embargo, ahora que se ha visto la relatividad de la prohibición de las redes de deriva en Marruecos y a los buques retomando la pesca ilegal delante de las autoridades de este país, está claro que se necesitan medidas más drásticas por parte de las distintas Administraciones.

Únete a Oceana y dile a la Comisión Europea que pase a la acción! No permitamos prácticas pesqueras insostenibles y un engaño flagrante al resto del mundo.

Muchos animales marinos han caído ya, pero no es tarde para salvar a muchos otros y asegurarse de que las redes de deriva dejan de usarse. Si Marruecos se sale con la suya en utilizar prácticas pesqueras ilegales, podría estar enviando un mensaje a otros pescadores ilegales de que ellos pueden emplearlas también.

Colaborando con OCEANA, pdemos detener esto antes de que la situación empeore.

 Haz click en este vínculo.

 

 

 

Los temibles arrastreros

 

El amplio uso que se hace de las redes de arrastre de fondo para la pesca comercial daña el fondo marino, junto con los corales, esponjas de aguas frías y otros organismos marinos que habitan en el lecho marino.

 

Las redes de arrastre de fondo y dragas son muy destructivas porque arrasan el fondo marino y exterminan todo tipo de vida. Las redes de arrastre y dragas son inmensas y pesadas. Se abren por medio de puertas y pesan varias toneladas cada una de ellas.

 

Los barcos arrastran estas redes sobre grandes extensiones del fondo marino para capturar pescado. Entre las especies objetivo se encuentran la gamba, el bacalao, la merluza, el lenguado, el carbonero y el pez roca. Las dragas se utilizan para capturar vieiras, almejas y otras especies similares.

 

El arrastre de fondo es también una técnica de pesca destructiva, en términos de descartes, capturas accidentales, colapso de los stocks e impacto en los ecosistemas marinos. Se calcula que la flota de arrastre representa un total de 15.000 de las 100.000 embarcaciones de la flota europea, pero su impacto supera con creces este porcentaje.

 

 

Las actividades de los arrastreros europeos no están restringidas a aguas de la UE. Un número importante de arrastreros europeos operan por todo el mundo y faenan tanto en aguas territoriales de terceros países como en alta mar.

 

Es más, la flota de arrastre continúa expandiendo su actividad. A medida que los métodos de pesca son más sofisticados y los caladeros tradicionales se agotan, los arrastreros europeos buscan nuevas pesquerías en zonas más profundas. Los científicos han dado la voz de alarma sobre muchas especies objetivo, como el pez reloj anaranjado y el granadero, que están ya sobreexplotadas.

 

 

La nueva regulación 2371/2002 de la Política Pesquera Común, obliga a la Unión Europea a proteger el medio ambiente marino y a reducir los impactos de la pesca en sus ecosistemas.

 

 

 

El arrastre de fondo

Las redes de arrastre de fondo tienen una cuerda en el fondo de una longitud de unos 50 metros, lastrada con unos rodillos que miden casi un metro de altura, cuya misión además de lastrar es destrozar todo a su paso para evitar que la red se pueda enganchar a su paso. Las redes más grandes pueden arrastrar más de 2.000 m² de una vez. El daño que producen estas redes durante su arrastre es enorme.

 

 

El tamaño de la red de arrastre y la frecuencia de su uso en una zona incrementa la gravedad del daño. Antes de la mitad de la década de los 80, los hábitat rocosos y complejos estaban relativamente intactos porque los pescadores mantenían las redes de arrastre de fondo alejadas de las zonas donde estructuras como los corales, peñones o cumbres rocosas pudieran engancharse a la red.

 

Sin embargo, hoy en día, los grandes y pesados rodillos y tolvas, junto con los motores de los barcos de pesca, cada vez más potentes, los sonares, los detectores ultrasónicos así como otras innovaciones técnicas permiten que las redes de arrastre de fondo tengan acceso a todas las zonas de las plataformas continentales y escarpes profundos, incluyendo áreas con hábitats estructuralmente complejos.

 

En un experimento realizado en aguas de Alaska, el 67% de las esponjas vaso y el 55% de las gorgonias látigo (un tipo de coral de aguas frías) dañadas por un único paso de redes de arrastre no se habían recuperado un año después.

 

 

La importancia del fondo marino (fuente OCEANA)

 

 

El fondo marino es el sustento de la vida marina. Hasta no hace mucho, la mayoría de los científicos pensaban que el fondo marino era una llanura inmensa, sin vida y sin corrientes. En la década de los 60, los primeros sumergibles utilizados por los científicos permitieron descubrir que el lecho marino contiene peculiaridades como grandes llanuras, profundos cañones, cadenas montañosas y grandes colinas conocidas como montañas submarinas. 

 

Al igual que en tierra firme, la vida en los distintos ecosistemas oceánicos está interrelacionada. Lamentablemente los científicos comprenden cómo funcionan estas relaciones, cuando una especie marina se agota o desaparece por completo y se ven perjudicadas las otras especies con la cual interactúan provocando un desequilibrio en el ecosistema.

 

Sabemos que mientras que muchos peces y mamíferos marinos viajan miles de kilómetros, otros se localizan en zonas muy limitadas y no pueden sobrevivir si su hábitat especial desaparece.

 

La fantástica biodiversidad de los océanos se concentra especialmente alrededor de hábitat complejos de estructuras geológicas (p.ej. grava, peñascos, grietas rocosas, cumbres rocosas, salientes) y estructuras biogénicas, creadas por animales como las anémonas de mar, las esponjas y los corales de aguas frías. La cadena trófica marina y los ecosistemas marinos saludables dependen de unos complejos hábitat del fondo marino.

 

 

Estudios científicos recientes nos han mostrado que, a menudo, las montañas submarinas son en realidad montículos resultantes de miles de años de crecimiento de los corales. Cuando se dañan o matan a estos animales de lento crecimiento, es fácil que especies del fondo llano que prefieren hábitats estructurados remplacen a estos animales que necesitan años, décadas o incluso siglos para recuperarse.

 

Numerosos estudios han descubierto que las zonas que han sido sometidas a una intensa pesca de arrastre de fondo, sufren colapsos de su biodiversidad, especialmente en el caso de hábitat complejos. Los científicos aún no comprenden totalmente cómo afectaran a otras especies los impactos sufridos por una especie a causa de la pesca de arrastre. Cuanto más permitamos el uso de artes de pesca destructivos, como el arrastre de fondo, más probabilidades tendremos de perder especies vitales para la vida en los océanos.

 

 

 

 

     Artículos relacionados:

      - OCEANA

            - Redes fantasmas; un peligro contra el océano

      - Las principales zonas pesqueras en el mundo

      - Sea Sheperd ¡Salvad los océanos!

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2014    Fondear, S.L.