e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
   

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Voy a disfrutar de un crucero de lujo

 

Siempre he deseado alquilar un barco exclusivo y navegar por nuestro Caribe europeo, pero, o nuestro presupuesto no lo permitía, o no éramos capaces de concretar con nuestros compañeros de viaje.

Pero este año me he llevado una alegría inmensa al poder reservar mi camarote en una goleta, de las pocas que valen la pena en España, como crucero de lujo y exclusivo.

Su exclusividad radica en que únicamente 6 parejas comparten cada semana este fabuloso crucero, abordo de una goleta de unos 40 metros de eslora en donde todos los detalles están cuidados con exquisito gusto. La pudimos visitar antes de contratar la semana, y además de sus acabados y la calidad de sus espacios, nos gustó comprobar la amabilidad y saber hacer de su tripulación de 7 personas a nuestra disposición para los únicos 6 camarotes.

 

Destacan las diferentes actividades propuestas a bordo para todos los días, y nos gustó que nos dieran un cuestionario previo en el cual nos invitaron a explicar nuestros gustos y preferencias para sorprendernos a “bordo”. La lista de detalles y selectas elecciones nos sorprendió gratamente durante todos los días que duró el  crucero. Una gozada...

Dejarme presumir una vez más de nuestra semana de vacaciones en un camarote de ensueño y en una goleta muy exclusiva, en la que seguro que podemos repetir otra vez junto con otros amigos. Ya habíamos disfrutado de grandes cruceros, pero hasta ahora no habíamos experimentado la máxima calidad de servicio y la más relajante experiencia de navegación a bordo de una goleta.... diferente. No puedo olvidar ese atardecer acomodados en la cubierta de teka frente a Es Vedrá saboreando una cena de ensueño. Tirarme a nadar unos largos en el azul turquesa de Cala Saona en Formentera, antes de sentarme a la mesa a saborear un desayuno de lujo. Disfrutar las plácidas y largas veladas de todas las noches, bajo las estrellas sin tener que ocuparme ni pensar en nada... Han sido muchas y muy buenas experiencias.

 

•       Primer día: Salida desde Valencia (ciudad del arte y las ciencias) rumbo al sur de Ibiza, fondeando por la noche tras unas horas de agradable navegación, y protegidos por las escarpadas costas de pinares de la bella Cala Porroig. Nada más llegar me sorprendió el grato perfume a pinares que embriaga la zona a pesar de estar en el mar. Luego fui descubriendo en la costa las diferentes casitas de pescadores con sus rampas de madera y los entrantes de las rocas que se recortan en el litoral. Nos acostamos un poco tarde, porque la sobremesa de la cena se convirtió en una agradable velada mientras charlábamos y tomamos unos Gin-Tonics, cómodamente tumbados en las hamacas de la cubierta de proa.

 

•       Segundo día: Atlantis, Es Vedra y Cala d´Hort. Este día visitamos un lugar mágico y único en Ibiza, Atlantis o Sa Pedrera. No es una playa ni una cala común, es un conjunto de formaciones rocosas que forman estructuras diversas en parte modificadas por la obra del hombre puesto que algunas rocas se construyeron como murallas antiguas de defensa en Dalt Vila.

Es Vedrá tiene algo mágico... Una "energía", una sensación diferente, algo que no se puede describir con palabras y sin embargo te hace sentir muy bien. Alguien me contó que los "antiguos" habitantes de la isla ya lo consideraban como un lugar sagrado. Al investigar un poco por curiosidad descubrí en Internet que Es Vedrá tiene una actividad electromagnética especial, e incluso que en el islote se cruzan una líneas de radiación natural que producen buena energía.

Será como fuere, pero lo cierto es que es un rincón único en el mundo con mucha historia, relacionado con el movimiento hippie desde los años 60, y en el que te sientes genial. Nos acercaremos navegando y pasamos entre las dos formaciones de Vedra, con 385 metros de altura y Es Vedranell, su hermana pequeña. Es un lugar que transmite paz y perfecto para descansar y relajar la mente.

 

•       Tercer día: Navegamos hasta Espalmador, bien conocido como el "Caribe Europeo". Se trata de una isla protegida y a la que sólo es posible acceder por barco. Cuando llegamos nos trasladamos hasta la orilla en nuestra embarcación auxiliar para que poder contemplar el paisaje y bañarnos en las aguas más cristalinas del Mediterráneo. Visitamos los barros de espalmador, y a última hora de la tarde antes del ocaso, disfrutamos en la cena, con una perfecta barbacoa a bordo mientras contemplamos la hermosa y colorida puesta de sol ibicenca.

 

 

OFERTA DE LANZAMIENTO

Todas las reservas realizadas durante este mes de abril, y aunque no seas socio del Club Fondear podrás acogerte a un 15% de descuento.

Ponte en contacto cuanto antes y haz tu reserva en el teléfono 91 631 9190 o en el email info@fondear.com

 

 

•       Cuarto día: Un fantástico amanecer en Espalmador, seguido de un último baño en nuestro caribe, para un poco después salir hacia la famosa playa de Illetes en Formentera, considerada por muchos como la mejor playa de Europa y la séptima del mundo. Visitamos primero la parte virgen de la isla y luego nos movemos a la zona de Illetes más famosa y con chiringuitos emblemáticos como Juan y Andrea, El Pirata o el Beso Beach.

 

 

•       Quinto día: Cala Saona, una cala preciosa de reducida dimensión y con un encanto especial cuyos colores nos abruman con todos los tonos cian que pudiéramos imaginar. Fondeamos en mitad de una laguna azul en un fondo de arena blanca a unos 10 metros de profundidad. Un lugar perfecto para fondear y realizar snorkel o algunas apneas para bucear en estas aguas transparentes y en la que podemos ponernos las gafas para ver diferentes peces. En esta playa hay un par de restaurantes y el coqueto chiringuito Bartolo con apenas 5 mesas, es uno de esos lugares que merece la pena visitar.

 

•       Sexto día: Arrumbamos hacia las Cuevas de Formentera., disfrutando de una agradable travesía hasta llegar a las cuevas, donde fondearemos lo más cerca posible para poder ir nadando hasta ellas. La belleza de este lugar es majestuosa y también se puede realizar snorkel, saltos a un pozo, y bucear dentro de ellas a lo largo de un recorrido interior tan espectacular como misterioso. Es un lugar increíble para hacer fotos con nuestra cámara acuática.

•       Ultimo día: Día relajado para disfrutar de los últimos baños y comenzar la navegación de vuelta hasta nuestro lugar de partida, Valencia. Durante el viaje de regreso es bastante normal toparse con manadas de delfines en mitad del canal entre Ibiza y la costa peninsular, que se ponen a saltar a lo largo de las amuras de proa ofreciéndonos un espectáculo que siempre recordaremos.

  

     Artículos relacionados:

      - Todo Chárter

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.