e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

 
 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Renueva tus escotillas y portillos

 

 

Pasados los 20 años, los metacrilatos del barco ofrecen, en ocasiones, un aspecto lamentable, especialmente si las escotillas han sido castigadas día tras día por la radiación solar. El aspecto envejecido puede solucionarse con un cambio de metacrilatos o de escotillas.

Si su barco es de los ochenta o los años noventa, es más que probable que presente un aspecto muy mejorable en su cubierta. A poco que invirtamos un poco de esfuerzo y dinero en

modernizar el acastillaje, conseguiremos un cambio radical, tanto de su aspecto como en el valor de reventa.

Tomar un barco de 30 años y hacerle un trabajo de modernización es una labor gratificante y sorprendente, pues con una cifra económica moderada vamos a conseguir un cambio radical. Pintar o pulir la cubierta, abrillantar los inox, cambiar los vinilos y guardamancebos, y renovar ventanas, portillos y escotillas, conseguirán darle a su barco una segunda juventud.

Algunas ventanas están formadas por una pieza de metacrilato enmarcada con una pieza de acero inox y todo ello sellado con poliuretanos y juntas de goma. En otros barcos típicamente de serie, las ventanas de metacrilato está simplemente selladas con poliuretano sin ningún tipo de marco, lo cual permite ofrecer un aspecto enrasado muy "a la moda". En ocasiones son grandes piezas de metacrilato con los bordes pintados, para simular uno o varios marcos oy de esta forma simular varias ventanas (por ejemplo en la gama Clipper de los Beneteau Oceanis).

 

 

Esta pintura acaba degradándose con el tiempo, las limpiezas y el desgaste. Al final resulta un aspecto envejecido, que se puede restaurar y dejar como nuevo, simplemente repintando este pseudo-marco. Basta para ello enmascarar la zona con cinta de pintor de buena calidad (por ejemplo 3M-color verde o azul) y pintar a pistola con pintura bi-componente de tipo poliuretano.

 

 

Oferta Escotillas

Existen diferentes opciones y marcas como son Lewmar, Goiot, Plastimo, Rutgerson, entre otros. A continuación indicamos algunos modelos de Plastimo tanto en escotillas como en portillos, para que pueda consultar algunas medidas y tamaños en su proyecto de renovación.

Puede contactar con Fondear, pues las que aquí describimos son solo algunas de las disponibles de una de las marcas.

Escotillas Plastimo

 

Portillos Plastimo

La siguiente tabla ofrece portillos de marca Plastimo en distintos tamaños. Se instalan con facilidad pues están fabricados con un inteligente contramarco que es reversible y que permite cubrir gruesos de casco entre 5 y 33 milímetros de espesor. El sistema de cierre de estos portillos están realizados con bisagras de fricción regulable, lo cual permite abrirlos con una sola mano y repartir la presión sobre todo el contorno de la junta. Esto asegura una perfecta estanqueidad. El aluminio es de tipo satinado y el grosor del metacrilato es de 10 milímetros.

 

Hay varias decenas de modelos distintos, y a modo de ejemplo podemos indicar que exiten modelos desde menos de 100 € hasta unos 400€ el de mayor tamaño. Llama a Fondear si necesitas saber el precio concreto de alguna medida que mejor se adapte a tu barco.

A modo de ejemplo; El portillo rectangular de 34x17 centímetros tiene un precio de 136 €, o una escotilla de 45x32 centímetros cuesta 247 € (+iva)

Si necesitas más información, puedes Llamar al 607 999 090

 

 

 

¿Por qué se estropea el Metacrilato?

Todas las ventanas de metacrilato tienen sus días contados. El metacrilato es muy utilizado en los barco porque es un material muy resistente desde el punto de vista mecánico, liviano, totalmente transparente y además, muy fácil de trabajar, recortar, adaptar, serrar, y sobre todo, curvar con radios suaves. Si la cuerva es muy exagerada (como por ejemplo en los parabrisas) mediante aplicaciones de calor de calor controlado (Ver artículo Metacrilatos).

Pero en contrapartida tiene algunas desventajas frente a por ejemplo el vidrio, el cual se puede templar para conseguir ventanas tan irrompibles como las de metacrilato y sobre todo eternas y totalmente inalterables con el paso del tiempo y el castigo de las inclemencias. Por desgracia el vidrio es mucho más pesado y por ello es evitado por los astilleros

 

 

Cuando lavamos la cubierta, y para arrancar la suciedad incrustada así como  los hongos, a veces empleamos las fibras fuertes como por ejemplo el típico "Scotch-Britte" de color verde. Estos cepillos (y otros) deben evitarse a  toda costa al lavar los metacrilatos, pues los rayarán inexorablemente, lo que obligaría a un pulido posterior, el cual eliminaría las capas de protección UVA.

El metacrilato sometido al solazo del verano y los rayos UVA tiene una vida relativamente corta de menos de 10.000 días. O sea, al cabo de un par de décadas empezará a mostrar un aspecto nada agradable debido a la degradación polimérica que produce una pérdida de dureza, cambio en su color y resquebrajamiento en su estructura interna (craking), conduciendo todo ello a opacidades, cambios  de color y fragilidad mecánica. El material se vuelve quebradizo. Los cambio de temperatura, el calor extremo de la radiación solar, la acción química de los agentes externos, el sometimiento a esfuerzos de flexión y compresión mecánica debido a las flexiones del casco o dilataciones térmicas, conducen a un envejecimiento inexorable.

 

Las  moléculas del plástico de metacrilato son sensibles  a la oxidación y a la acción de la radiación de muy alta frecuencia ultravioleta que rompe a acorta la longitud de estas moléculas, perdiéndose con ello las características físicas y mecánicas del material.

 

 

¿Cambiar el Metacrilato o la escotilla entera?

Aunque es más económico cambiar la lámina de metacrilato, en muchas ocasiones tiene más sentido sustituir la ventana completa. Para cambiar solo el metacrilato, debemos en primer lugar retirar el viejo, lo cual puede ser una labor tan ardua como molesta. La pistola de calor ayuda mucho en la tarea, pero debemos manejarla con cuidado, pues corremos el riesgo de sobrecalentar la zona y estropear la cubierta (si es de fibra de vidrio y resinas). Si a pesar ello queremos cambiar solo el metacrilato, conservando el marco, debemos tener presente que tiene mucho sentido acudir a una empresa de corte computerizado, a la cual entregaremos una plantilla para que nos devuelvan la pieza recortada con una precisión de una décima de milímetro. Pero aún nos faltará limpiar y sanear el antiguo marco de aluminio y lidiar con el pegado del nuevo metacrilato, lo cual se puede ser tan engorroso como sucio a poco que se nos ‘tuerza’ un poco la operación de pegado y sellado.

 

 

Cuando renovamos los metacritalos de un barco de 20 ó 30 años, sus escotillas son viejas y es seguro que gotearán en cuanto llueva, pues las juntas de goma estarán pasadas y alteradas por el paso de los años, lo cual obliga a apretar mucho las palomillas de cerrado si queremos evitar que el agua de la lluvia llegue al salón.

Los modelos antiguos de escotillas se suelen cerrar con un tirante que se aprieta girando un montón de vueltas una palomilla, lo cual hace tan incómodo su uso, que incluso con mucho calor, los armadores se lo piensen dos veces antes de abrirla.  

Por el contrario los diseños de escotillas modernas permiten la apertura y cerrado rápido mediante la acción de una maneta que gira un cuarto de vuelta. Además las escotillas modernas pueden ser accionadas desde el exterior y para ello tienen un cierre de seguridad que previene la apertura exterior si así lo deseamos.

 

 

En definitiva; Aunque el marco esté en relativo buen estado, en la mayoría de ocasiones tiene sentido gastar un poco más y cambiar la escotilla entera, lo cual evitará tener que sustituir las juntas de estanqueidad y nos dispensará de un trabajo molesto de medición, eliminación, sustitución y pegado de la nueva pieza de metacrilato.

Por supuesto es también muy importante el aspecto estético conseguido al cambiar la escotilla por una nueva de diseño actual, lo cual conseguirá renovar y modernizar el aspecto de la cubierta, que más allá del aspecto funcional, persigue un resultado estético tanto para el armador, como una revalorización del barco frente a posibles futuros interesados.

 

Sustituir la escotilla completa

Hemos decidido cambiar todos los portillos y escotillas de un precioso velero de más de 30 años. Es básico localizar una escotilla que se adapte en dimensiones, al hueco que va a dejar en cubierta la vieja escotilla. En nuestro caso hemos encontrado unas Plastimo que casi coinciden con las dimensiones de la antiguas Goiot, también de marca francesa. Sus dimensiones internas son ligeramente mayores en unos 3 milímetros. Lo suficiente para obligarnos a cajear la teka que decora el hueco interior. Para ello utilizamos una sierra oscilante que permite hacer trabajos delicados, sin necesidad de desmontar estos marcos de madera para someterlos a un fresado. Esta herramienta multifuncional que no lleva muchos años en el mercado es una de las máquinas que no debería faltar a quien le guste hacer reformas y trabajos de cierta envergadura.

 

 

Las dimensiones exteriores también son importantes y en nuestro caso las Plastimo nuevas son ligeramente menores, también por algunos milimetros, lo cual también nos obliga a "retocar" la superficie de la cubierta pues el nuevo marco exterior no podrá "tapar" la superficie dejada por el marco viejo.

 

 

Kit de Epoxi

Nuestro kit  de Epoxi es fundamental para llevar en el barco cuando naveguemos, o para hacer la sustitución de las escotillas, o para cien temas más.... El KIT de Epoxi es tan  útil como la mejor caja de herramientas.

 

Para reparar tornillos pasados de rosca, fijar un perno a cubierta, bloquear una cornamusa con holgura, unir mamparos, arreglar un deslaminado, Reparar el GelCoat de la cubierta... Hacer un pegado instantáneo con cianocrilato acelerado, ...etc.

PRECIO............  149 €

PRECIO SOCIO CLUB FONDEAR..............  89 €

 

 

Paso 1) PROTECCIÓN.  Comenzamos el trabajo instalando una gran bolsa de plástico, adherida desde el interior para que no caiga polvo, suciedad, o poliuretano de sellado. En nuestro caso hemos utilizado el propio envoltorio de la nueva escotilla pegado con cinta de pintor desde el interior del salón.

 

 

Paso 2) DESATORNILLADO.   El siguiente paso consiste en desatornillar los tornillos que sujetan la escotilla a la cubierta. A veces puede ser complicado si la cabeza está muy deteriorada, es importante encontrar un desatornillados que se acople lo mejor posible a la cabeza del tornillo. En el peor de los casos tendríamos que romper la cabeza, lo cual no ha sido necesario en nuestro caso.

 

 

Paso 3) RETIRADO de VIEJA UNIDAD.  Arrancar la vieja escotilla pues ser sorprendentemente difícil, pues la fuerza de adherencia del antiguo sellante es tan elevada que tendremos que utilizar un formón y mazo para "entrar" a duras penas entre el aluminio de la escotilla y el gelcoat de la cubierta. En cuanto debilitamos un poco el sellado, todo irá mucho más rápido y podremos despegarla a poco que apalanquemos con dos o tres formones.

 

Paso 4) REPASO de CUBIERTA.  Es posible que debamos reconstruir, con un poco de gelcoat, el deterioro localizado en donde haya entrado el formón para separar la pieza vieja.

 

Paso 5) TAPADO de AGUJEROS VIEJOS.  Vamos a tapar los agujeros dejados por la anterior escotilla, y para ello hacemos unos gramos de masilla de Epoxi, mezclando Epoxi con microbalones y algún agente tixotrópico. Pasadas unas horas podremos lijarlo y proceder a dar un par de manos de gelcoat una vez enmascarada la zona con cinta de pintor.

 

 

Paso 6) RESTAURACIÓN MARCO INTERIOR.   Hemos decidido lijar el marco de teka interior, aprovechando que está todo desmontado y aislado del interior para que no entre polvo. De este modo eliminamos las deterioros del barniz originados por las goteras y humedades que filtraban por la anterior escotilla. Para ello lo mejor es utilizar otra máquina que conviene tener entre nuestro repertorio de herramientas eléctricas. La lijadora oscilo-orbital es fundamental para trabajos de lijado en el casco, en cubierta, o reparación de mamparos y maderas.

 

Paso 7) ENMASCARAMIENTO.   Ha llegado el momento de colocar la nueva escotilla. Pero antes de depositar los generosos cordones de poliuretano blanco, debemos enmascarar la escotilla y la cubierta con cinta de pintor pues al atornillar la escotilla va a sobrar bastante sellante que no deseamos que nos manche la nueva ventana o los alrededores de la cubierta.

 

Paso 8) SELLADO y PEGADO.   Es importante poner una generosa cantidad para que el sellado sea perfecto. El grueso del sobrante será retirado mediante espátula o palillos desechables, y el resto puede ser limpiado con trapos y acetona. Es importante ponerse guantes para evitar el contacto con el poliuretano y la acetona.

 

Paso 9) SUJECIÓN FINAL.  Ha llegado el momento de hacer agujeros nuevos en la cubierta para atornillar la nueva escotilla. NO espere a que seque el sellador de poliuretano. Debemos hacerlo justo a continuación, con el sellante sin polimerizar y apretaremos los tornillos nuevos que serán de Inox 316, apretando SIN que se deforme la estructura de la nueva escotilla.

 

La sujeción mecánica de la escotilla queda asegurada sobretodo, por el pegado del poliuretano, aunque los tornillos aseguran también la pieza. Pero es especialmente el poliuretano el que hace el trabajo de sellado y sujeción mecánica. Es decir, NO es necesario apretar estos tornillos a un par de apriete excesivo. Basta con que muerdan bien en la fibra de la cubierta y que queden asentados en el avellanado del marco.

 

Efectivamente. Algunas cubiertas NO son totalmente planas y por ello antes de proceder al pegado habremos presentado la escotilla nueva y comprobado si queda totalmente plana o por el contrario en alguna esquina no asienta totalmente. Si es por un milímetros, podemos pegarla pero SIN forzar el apretado de los tornillos correspondientes. Dejaremos que sea el poliuretano el que haga el relleno, sellado y pegado. Si existiera una diferencia de rectificación mayor, antes del pegado habremos de hacer una masilla de epoxi y proceder a planificar la superficie.

 

 

 

 

    Artículos relacionados:

      - Epoxi; manos a la obra para ser autosuficiente

      - Resina epoxi

      - La magia del plexiglas

      - Epoxi helado

      - Cómo fabricar mosquiteras

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.