e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Las ventajas del casco en acero

 

 

 

Los barcos de fibra de vidrio están muy bien, pero si navega en uno de acero una sola vez, es posible que ya no quiera probar ninguno más. Navegar en uno de ellos da una sensación de seguridad y nobleza que no alcanzan los demás materiales. El acero es….  diferente.

Los barcos en acero o aluminio se hacen uno a uno y por encargo. Y esto los encarece pero solo hasta cierto punto, pues el casco representa una fracción del coste total de una embarcación. A cambio existen numerosas ventajas ya que el armador puede decidir modificaciones en la misma estructura del barco, lo cuál es imposible en un barco de serie fabricado en fibra de vídrio.

Las técnicas de soldadura evolucionan gracias a los nuevos equipos por plasma, MiG, TiG, así como los procedimientos y máquinas de coste de metales. En la actualidad se utilizan máquinas de corte por láser que son capaces de recortar planchas metálicas incluso de varios centímetros de espesor con una precisión de décimas de milímetro, sacando las diferentes pieza en un tiempo record y con una calidad impresionante. Esto hace que los astilleros que fabrican con acero y aluminio puedan abaratar costes mientras aumentan la calidad del producto. Además se produce una descenso en la gama de esloras a partir de la cual el acero se hace plenamente justificado como material de construcción.

 

Holandeses: Los especialistas en acero y aluminio

Ya no es necesario pensar en un lujosísimo y exclusivo MegaYate de más de 50 metros de eslora para esperar tener un barco en acero o aluminio. Muchos son los astilleros holandeses que fabrican en metal y que pueden particularizar muchos detalles del barco al hacerse los cascos y las superestructuras de forma individualizada. Si bien España es uno de los países con mejores astilleros del mundo para barcos en acero, estos se dedican a la producción de grandes buques comerciales y por tanto donde debemos acudir es a Holanda, auténtica cuna de los grandes astilleros de yates de recreo metálicos.

En Holanda encontraremos marcas tan importantes como los célebres megayates Amels www.amels-holland.com, fabricantes de bellos trauwlers como los Aquanaut  www.aquanaut.nl,  de veleros oceánicos en aluminio incluso a partir de 36 pies como los Atlantic www.atlanticyachts.nl, los bonitos trawler Bendie www.bendie.nllos robustos veleros en aluminio K&M www.kmy.nl, los preciosísimos e inmejorables motor-yachts Holterman www.holtermanyachting.nl los atractivos barcos de motor y de agradable aspecto retro Boarnstream  www.boarnstream.com, los prestigiosos y fastuosos veleros de impresionante porte de Royal Huisman www.royalhuisman.comlos interesantes yates de www.feadship.nl,  los lujosos megayates Hakvoort  www.hakvoort.com, los fabulosos super-yates de Heesen www.heesenshipyards.nl, los sumamente elitistas y bellos veleros Jongert www.jongert.comlos marineros y atractivos Moonen yachts  www.moonen.com, los atractivos Mulder www.jachtwerfmulder.nl, los estilizados y espectaculares veleros de Nordia www.nordia.comy otros como Puffin www.de-gier.nlRapsody  www.rapsody.nl, Smelne  www.smelne.nllos preciosos motoveleros de esloras medias Vanderwalk www.wimvandervalk.com, los impresionantes veleros Vitters www.vitters.com, entre otros.

Los barcos en acero son seguros, excepcionalmente rígidos y resistentes a los posibles golpes contra objetos flotantes o un posible impacto con el fondo como ningún otro material puede hacer.

 

La dureza de los materiales para los cascos

La fibra de vidrio es económica y muy adecuada para las producciones en serie pero requiere caras herramientas y moldes, además de exigir métodos precisos para conseguir cascos perfectamente equilibrados. Así mismo trabajar grandes cascos de fibra de vidrio requiere la utilización de refuerzos estructurales muy bien estudiados para conseguir la rigidez necesaria para conseguir barcos marineros.

En ocasiones se utilizan sandwichs de espuma o con maderas de balsa y tejidos bidireccionales algunos de ellos combinados con tejidos de kevlar o fibras de carbono que solo se utilizan en barcos de competición por su elevado precio.

Así como un casco de 40 ó 60 pies suele ser construido en fibra de vidrio en unos pocos días, hacerlo en acero o aluminio requiere semanas de trabajo debido a los centenares de soldaduras y pulidos necesarios. Los cascos metálicos están formados por cientos de placas soldadas entre sí a una estructura de cuadernas previamente ensambladas y soldadas.

¿Entonces, por qué construir en acero o aluminio? Los metales son más duros que la fibra de vidrio y admiten mucho mejor los abusos sin sufrir ningún daño. Esta es la razón por la que la mayoría de los buques industriales están construidos en acero y no en fibra de vidrio reforzada. Es muy tranquilizador saber que nuestro barco está hecho con un material que puede abollarse y admitir una deformación en vez de agrietarse o fracturarse. Además es muy resistente a la perforación, lo cual no puede decirse de la fibra de vidrio que puede ser atravesada con mayor facilidad. Si navegamos en aguas inciertas en donde puedan aflorar rocas punzantes y peligrosas, los cascos metálicos ganan por goleada en seguridad.

La calidad de las soldaduras puede ser testada para certificar su "calidad metalúrgica" mediante equipos de rayos X. Cualquier posible defecto es subsanado sobre la marcha de forma muy sencilla. Los cascos de acero son tan fuertes y seguros como los de aluminio. Para ello los casco en aluminio utilizan un espesor de forro mayor al de los cascos en acero.

En caso de necesitar realizar una reparación o reforma, el acero es el mejor material pues permite todo tipo de trabajos a posteriori. El aluminio es más caro y requiere realizar soldaduras en atmósferas inertes que conllevan más trabajo y dedicación. Pero los cascos en aluminio a igualdad de dureza respecto al acero son notablemente más livianos y resistentes a la corrosión lo que los hace muy adecuados para yates de planeo o semiplaneo y para veleros oceánicos en donde la relación masa/eslora determina en gran medida de las prestaciones del velero.

 

 

 

¿Acero o Aluminio?

 

 

¿Entonces por qué los Super-Yates, son de acero? Lo cierto es que los grandes yates de recreo de más de 30 metros suelen ser tanto de acero como de aluminio. Solo en esloras a partir de los 50 metros, el acero pasa a ser la mejor opción. El acero es sin duda el mejor material frente a la abrasión y ante la capacidad plástica de absorber un impacto.

 

Para los grandes yates, muchos armadores priorizan la seguridad y la comodidad en navegación. Para navegar con comodidad no se puede planear y lo suyo es ir en modo desplazamiento. Estos grandes yates y gracias a su respetable eslora, admiten velocidades de navegación en modo de desplazamiento de más de 15 nudos y en algunos casos del orden de 20 nudos, lo cual es muy aceptable. En este modo de navegación no hay pantocazo alguno y la comodidad es máxima. Además la energía propulsora para navegar en desplazamiento es mucho menor a la necesitada para ir en planeo o semiplaneo, gracias a lo cual los consumos se muestran moderados aumentando significativamente las millas de autonomía. Para fabricar un barco con casco diseñado para navegar en desplazamiento no es necesario aligerar tanto el peso por lo que el acero se convierte en el material por excelencia. Y al conseguir un barco más pesado pensado para desplazamiento, las curvas de carena y el propio desplazamiento del barco hacen que el buque sea más estable y por tanto capaz de afrontar cualquier estado de la mar.

La fibra de vidrio puede ser considerada como una aleación de hilos de cristal embedidos y empapados en un plástico (poliester) polimerizado de mucha estabilidad. Pero el resultado final puede variar de forma muy significativa dependiendo en la profesionalidad de quien lo haya fabricado. Un laminado efectuado en condiciones inapropiadas de humedad o temperatura, puede esconder defectos estructurales muy serios.

 

¿Cuando es mejor el Aluminio?

El acero es bastante más duro que el aluminio a igualdad de volumen, pero el aluminio pesa 1/3 menos que el acero. Aproximadamente necesitamos el doble de grosor en aluminio para lograr la misma dureza y resistencia. De esta manera al utilizar el aluminio conseguimos igualar o mejorar la dureza, y reducir un 30% de peso respecto al acero.

 

Por esta razón bastantes astilleros, como por ejemplo el prestigioso Heesen Yachts, utiliza en sus diseños el aluminio para lograr grandes yates de lujo capaces de navegar en modo semiplaneo (o semidesplazamiento). Pero incluso en los barcos de desplazamiento con cascos en acero, las superestructuras y cubiertas son realizadas en aluminio. La solución es perfecta pues el casco se beneficia de las ventajas del acero y el resto se fabrica en aluminio lo cual ayuda a reducir el desplazamiento total del yate, eliminando masa donde más sobra, que es en las cubiertas y las partes más altas del barco. Esto hace que baje el centro de masas y por tanto se consiguen mejoras muy significativas en la estabilidad y las prestaciones finales del yate.

 

Por todo ello el aluminio se convierte en el material más adecuado para yates de motor diseñados para navegar en modo desplazamiento y semidesplazamiento entre los 30 y 50 metros de eslora, como para veleros oceánicos de esloras medias y altas, preparados para afrontar grandes viajes o expediciones a los hielos polares. El aluminio es un material muy duradero lo cual hace que la depreciación de estos barcos sea muy pequeña en el tiempo.

 

 

 

Acero a precio de Fibra de vidrio

En algunos astilleros los precios de catálogo de los barcos ofrecidos en acero es igual y en ocasiones inferior al de barcos de idéntica eslora pero fabricados en fibra de vidrio. Por ejemplo el astillero de Países Bajos, Vanderheijden www.vanderheijdensteelyachts.nl fabrica un motoryacht de 44’’ muy exclusivo con un motor diesel en 269.000€, precio muy competitivo frente a barcos parecidos realizados en fibra.

 

 

 

 

El problema de la oxidación

 

Pero el acero se oxida con facilidad, lo cual representa un serio problema si no se protege de la forma correcta. Actualmente existen imprimaciones y epoxis que permiten lograr protecciones sumamente eficaces. En los cascos de fibra de vidrio, la capa exterior conocida como gelcoat también se estropea con los rayos ultravioleta y necesita al menos de un pulido al año para mantenerse brillante y como nueva.


Las pinturas con base de poliuretano son flexibles y con una vida útil de más de 10 años sin que pierdan el brillo y sus características fisicoquímicas. Los arañazos se pueden retocar con facilidad con lo cual conseguimos proteger el acero de forma muy eficaz. Un casco de acero corre más peligro a la corrosión en una marina que en el mar, pues en los pantalanes puede haber corrientes eléctricas derivadas de otros barcos. La solución proviene de la utilización de ánodos de sacrificio que se distribuyen adecuadamente a lo largo de la obra viva.

 

 

   Artículos relacionados:

      - Materiales y Cascos Oceánicos

      - Ventajas del Aluminio

      - Arquitectos navales

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2010     Fondear, S.L.