e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
     
     
     
   
 

 
    Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Las Rampas y los Remolques

Comienza la temporada y los aficionados empiezan a preparar sus barcos para tenerlos listos y a flote en las fechas estivales. Y muchos de nosotros tendremos que utilizar las rampas y los remolques. Conozca la forma correcta de utilizarlas tanto para botarlo como para cargarlo en el remolque.

En la rampa

Utilizar la rampa para bajar o subir el barco puede ser algo fácil o convertirse en un asunto complicado que puede acabar en una experiencia agobiante para el dueño y sorprendente para aquellos que estén observando la maniobra… Lo importante es conocer la forma correcta de proceder y adquirir un poco de maña en estas operaciones.

 

 

 

 

Botar el barco

Existen bastantes modelos de remolques en el mercado, pero uno de los más utilizados es el que viene equipado con rodillos. Estos permiten distribuir el peso del barco y hacer que el asentamiento sea más seguro y beneficioso para el casco del barco. Para embarcaciones pequeñas y motos de agua existen otros con patines de teflón sobre los que descansa el casco en el remolque.

La elección del remolque es muy importante de modo que escojamos uno que se adapte correctamente a la forma del casco de nuestro barco. Para ello, podremos ajustar la altura de los diversos rodillos hasta que quede acorde con la forma del casco del barco.

Lo primero que debemos hacer es posicionar con una alineación correcta el remolque en la propia rampa. Más de un despistado ha desatado el barco sin tener el remolque todavía en la rampa lo cual acabó con un barco encima del hormigón en vez de flotando plácidamente en el agua….

Pero para ello debemos practicar y controlar el “arte” de conducir un remolque en marcha atrás. No es sencillo y a veces contradictorio para quien lo hace por primera vez. Un coche de juguete y su remolque correspondiente le ayudarán a entender los principios si todavía no ha tenido ninguna experiencia en la conducción de remolques. Cuando ya domine la conducción en marcha atrás ha llegado el momento de acercar el remolque hacia la rampa.

 

 

¿Pero hasta donde acercarse al agua? Debemos bajar por la rampa hasta que el eje trasero del remolque esté justo por encima de la superficie del agua. Ese es el momento de detener el coche. Antes habremos parado para desatar las cinchas y tensores traseros de modo que el barco quede solo mantenido por el cable o cincha delantera.

El cable de seguridad delantero deberá ser largado con el barco ya a flote y los motores en marcha para asegurar el gobierno de la embarcación. No sería tampoco el primero en botar el barco para ver como este empieza a derivar sin nadie a bordo o ningún tipo de control. En las rampas dobles a veces, y cuando se están bajando dos barcos a la vez, debemos meter la marcha atrás del barco a ralentí para separarnos de la posición y evitar posibles choques con otro barco que también está siendo botado. 

 

 

 

Transportar el barco

 

 

A veces transportar el barco es asunto de profesionales. Cuando la eslora pasa de los 7 metros, aunque es posible hacer el remolque este empieza a ser tarea delicada. Por ello resulta más cómodo y sobre todo seguro contratar una empresa de transportes de barcos que nos muevan nuestra embarcación al destino elegido.

En cualquier caso, cuando pasamos de los 7 u 8 metros, el peso del barco junto con el del remolque supera fácilmente el máximo permitido por la Jefatura de Tráfico como límite autorizado para un turismo o 4x4. También estaremos a punto de llegar al límite autorizado por nuestro carnet de conducir tipo “B” y será necesario el de camionero, para poder conducir dentro de la ley. Ojo pues las multas son muy “gordas” y con razón, pues un remolque descontrolado en la carretera es asunto serio tanto para usted como para los otros vehículos que circulen.

 

 

 

 

Recuperar el barco

Estamos ante una maniobra un poco más complicada. El “aterrizaje” siempre es más difícil que el “despegue” y lo mismo ocurre con las atracadas y desatracadas. Largar amarras para irnos siempre es más sencillo que llegar a puerto y atracar.

 

 

Primero debemos encargarnos de que alguien deje el remolque en la rampa y en posición listo para cargar el barco. El eje trasero justo encima del agua como ya describimos anteriormente, aunque esto depende de la pendiente de la rampa. Si la pendiente es muy suave será necesario bajar un poco más. En este caso tenga presente que debe aclarar posteriormente con agua dulce el remolque para evitar la oxidación.

 

 

Algunos modelos de remolque con rodillos y soportes más sofisticados permiten ayudan a centrar el barco dentro del remolque y por tanto facilitan la maniobra. La clave está en el alineamiento. Es fundamental llegar al remolque con cierta arrancada que nos permita llegar muy alineados y centrados en el eje longitudinal del remolque. Y esto a veces no es una tarea evidente en cuando tengamos viento lateral o alguna ligera corriente transversal. Incluso las pequeñas olas generadas por un barco cercano pueden dar al traste con nuestra buena aproximación. Para minimizar el efecto del viento debemos evitar al máximo la superficie expuesta de obra viva. Para ello recoja el biminiy todo lo que pueda ejercer resistencia al viento.

Si hay mucha corriente o con viento lateral fuerte, debemos hacer la aproximación con un ángulo de corrección que permita hacer un acercamiento correcto. El barco se acercará con un angulo cruzado pero lo importante es que llegue lo más aproximado al eje longitudinal del remolque. Ocurre lo mismo que con los aviones que se acercan a la pista cuando hay un fuerte viento lateral. El avión sigue la senda alineada con la pista de aterrizaje aunque la aeronave se acerque con toda su eslora cruzada. Cuando llega a la pista de aterrizaje esta se alinea con la pista. De la misma manera, cuando el barco toque el remolque ya se terminará de alinear correctamente. Si para ello tiene que hacer varias tentativas….Adelante. No se corte y repítalo cuantas veces sea necesario. Los mirones no son más que eso. Mirones…

 

 

La alternativa de acercarse con el eje del barco paralelo al eje de la rampa, pero con una trayectoria oblicua empujada por la corriente y el viento es mucho más complicada y a veces imposible por la existencia de otros barcos en los alrededores.

Cuando ya hemos alcanzado el remolque, ha llegado el momento de dar un poco más de gas para que la potencia del motor nos suba el barco sobre el remolque del orden de medio metro. Mantendremos la potencia del motor para que el barco mantenga su presión sobre el remolque y hasta que su ayudante haya enganchado el cable del remolque. Ahora ya podremos parar el motor y comenzar a tirar del cable con la ayuda del cabestrante, hasta que el barco quede totalmente encima del remolque. No olvide asegurar la sujeción del barco mediante las cinchas de seguridad antes de comentar a remolcar su barco. El cable del cabestrante está para tirar y subir el barco, pero puede fallar.

 

 

Hacer toda la operación sin ayuda requiere mucha experiencia y buen hacer. De modo que déjese ayudar hasta que haya efectuado la maniobra en muchas ocasiones y con todo tipo de condiciones meteorológicas.

Naturalmente cada remolque y cada barco tienen su truco. Existen distintos modelos, con eje sencillo, doble eje, frenos de inercia, rodillos y soportes de diversos montajes, pero estas instrucciones ofrecidas son las más importantes y fundamentales para lograr unas maniobras correctas con el remolque.

 

Artículos relacionados:

   - Traslado de embarcaciones

   - ¿Cómo remolcar un barco?

   - Controlar el remolque

 

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190    info@fondear.com 


© Copyright 2015    Fondear, S.L.