e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Ponerse a la capa

 

  

Si navegando en un velero deseamos detener el barco y conseguir que este permanezca lo más ‘tranquilo’ posible, para mientras tanto poder realizar cualquier reparación o trabajo, podremos ponerlo ‘a la capa’.

Para poner un velero a la capa, debemos cazar bien la velas, dejar el foque a la contra (acuartelarlo) y finalmente girar el timón para que nuestra proa busque el viento. En esta configuración, el empuje de la vela mayor se anula con el empuje producido por el foque evitando el avance del velero, el cual simplemente derivará con el viento como si fuera una boya. La orientación que tomará el barco con respecto al viento será de unos 50º lo cual produce una importante superficie sobre la que el barco deriva. En esa superficie las olas quedarán más calmadas que en los alrededores, por lo que el barco permanece también más estable. Y lo que es más beneficioso; En la zona que ha quedado por nuestra proa más recalmada, será donde tengan la posibilidad de caer las rompientes de las olas que se nos acercan, llegando estas a nuestro barco con menos potencia que si nos golpearan totalmente.

Es importante conseguir que el barco no avance para que permanezca siempre tras la zona recalmada debida a la propia deriva del barco. Si avanzara un poco, debemos jugar con el enrollador del génova, o la mayor, hasta conseguir que el equilibrio entre las dos velas. En algunos veleros modernos con quilla corta, el centro de deriva queda muy retrasado por lo que casi podremos dejar el barco a la capa maniobrando con la mayor y el timón, sin tener que tocar el foque.

Ponerse a la capa no es una buena solución para hacer frente a un temporal, ya que por encima de unos 40 nudos de viento no podremos detener el barco mediante esta maniobra. En estos casos tendremos que pensar en utilizar un ancla flotante o remolcar algo que nos frene la velocidad. Ponerse a la capa es correcto si necesitamos detenernos mientras esperamos a que pase una niebla o para descansar un buen rato.

 

Artículos relacionados:

   - ¿Tormentas o ciclones? Diferencias y similitudes

   - Huracanes, ciclones y tifones. ¿En qué se diferencian?

   - ¿Por qué no hay huracanes en el hemisferio sur?

   - ¿Por qué el brusco cambio de viento al navegar con temporal?

   - La formación de una tormenta

   - Tormentas de verano

   - Que no te pille el temporal

   - Vela y Aventura; nos cazó el mal tiempo

   - Rayos en alta mar

   - El velero y el mal tiempo

   - Capear un temporal

 


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2011    Fondear, S.L.