e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
    Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Tiburón Ballena: el pez más grande, el más pacífico

 

Hasta 12 metros, aunque se tienen reportes de avistamientos de especimenes de unos 18 metros de longitud. Su piel tiene un diseño con dos colores con manchas claras sobre una superficie  de color marrón oscuro.

Se trata de un tiburón inofensivo ya que al igual que las ballenas, se alimenta de pequeños peces, diminutos crustáceos, y en general filtrando el plancton en la superficie. Sus crías nacen con una longitud de 70 centímetros habiendo pasado ya un tiempo dentro de sus madres después de salir del huevo que lleva la hembra en el interior (ovoviviparos).

La escasa información disponible supone que el tiburón ballena llega a la madurez sexual a los 30 años y que la longevidad el tiburón ballena es de más de 100 años. Observaciones externas de machos e internas de hembras capturadas indican que la talla de madurez sexual es a partir de los 9. La información sobre la relación de machos a hembras también es muy escasa. Es interesante destacar que los 300 embriones encontrados dentro del tiburón ballena hembra en 1996 presentaban una relación de 1:1 machos a hembras. Tampoco se conoce mucho sobre su tasa de crecimiento ni se han realizado estudios morfométricos.

 

Pero verdaderamente se sabe muy poco de estos bellos animales que fueron descubiertos en 1828 cerca del Cabo de Buena Esperanza. Por lo general son solitarios aunque los ejemplares muy jóvenes se encuentran en pequeños grupos. Los de tamaño intermedio, jóvenes, simplemente se desconoce donde pasan esta larga etapa de sus vidas. Pero sabemos donde es probable encontrarlos, verlos o bucear con ellos. En las islas Seychelles, en las islas Similan de Tailandia, en las Christmas de Australia, y en el arrecife de Ningaloo. También los hemos visto en Filipinas, por ejemplo en la isla de Cebú.

 

 

 

 

 

Su ancha boca se encuentra justo en el extremo de la cabeza, la cual abre a modo de embudo mientras nada en línea recta por la superficie para filtrar su comida mediante sus largas branquias, que hacen las veces del aparato tamizador de las ballenas. Sus ojos son grandes, pero solo ven imágenes cercanas, y los pueden mover en todas direcciones para asegurarse de que se encuentra en un buen banco de plancton.

 Bucear con ellos no es fácil ya que primero hay que localizarlos en superficie y luego acercarse a ellos sin asustarlos. Pero si lo conseguimos, la experiencia es sensacional, ya que no es raro poderse acercar y observar su magnífico cuerpo.

 

Muchos países han aprobado prohibiciones nacionales sobre la pesca del tiburón ballena, pero otros como por ejemplo Taiwán permite su pesca por sus aletas que se venden como trofeos a miles de dólares y son a menudo puestas en exhibición en restaurantes donde se vende sopa de aleta de tiburón. La desgracia continúa.

 

Artículos relacionados:

   - El animal marino más grande

   - La respiración de las ballenas

   - La peligrosidad de los tiburones

   - La belleza de las ballenas

   - La barbarie del "finning" diezma los tiburones

       - Tiburón Ballena; la hipnótica criatura de inmensa sonrisa

 


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190         info@fondear.com 


© Copyright 2012    Fondear, S.L.