e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
    Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

La formación de las islas

 

Una isla cerca del continente tiene una lógica aplastante. No es más que la parte emergente de un único terreno con diferentes alturas. Las zonas más bajas corresponden a terrenos más erosionados por ser menos duros que otros.

Por el contrario las islas en mitad de un océano en donde el terreno sube muy abruptamente desde profundidades abismales tienen un origen totalmente distinto. Las Bermudas, Azores, Hawai, Polinesia,… son todas islas volcánicas, y se han creado debido a puntos volcánicos por los que la corteza terrestre ‘escupe’ roca fundida procedente del magma fundido del manto. Cuando la placa del fondo del océano se mueve y con ello la recién creada isla, el punto caliente que sigue situado en el lugar de antes y expulsando más lava, generará una nueva isla, de tal forma que si la corteza tiene un movimiento lineal constante, se producirán hileras de pequeñas islas como de hecho ocurre en la realidad.

 

 

 

 

Pero no todas estas montaña llegan a emerger y formar una isla, la mayoría quedan en montaña submarina que no llegó a emerger a la superficie (llamados ‘seamount’). Las islas volcánicas acaban erosionándose y con el paso de los milenios y el peso del material aportado, comienzan a hundirse desapareciendo bajo la superficie del mar (son los llamados ‘guyotes’). Solo en el océano pacifico se han llegado a catalogar más de 10.000 montañas submarinas de estos tipos.

 

Cuando un volcán submarino queda repentinamente obstruido y comienza a almacenar presión sin lograr un escape por alguna fisura alternativa, se producen explosiones devastadoras, como la que ocurrió en el año 1650 AC en la isla de Creta. El bombazo fue tal que saltaron por los aires unos 30 kilómetros cúbicos de roca, provocando una columna de cenizas de 35 kilómetros de altura. Más reciente y hace solo 120 años, en 1.883, el monte Krakatoa explotaba en Indonesia produciendo un Tsunami gigante de olas de 40 metros de altura, matando a 36.000 personas y haciendo desaparecer la isla completamente. Las cenizas dieron varias vueltas a la tierra. En los siguientes meses las puestas de sol fueron espectaculares en toda la tierra debido a la gran cantidad de cenizas en las capas altas atmosféricas.

Debido a la reflexión de la luz solas por las partículas de ceniza, la temperatura media de la tierra bajó 1,2 grados. El bombazo de la explosión llegó a sonar a 180dB decibelios (sonido de una discoteca) a una distancia de 160 kilómetros! y hay gente que lo escuchó a 4800 kilómetros de distancia en Mauritania! La potencia explosiva fue equivalente a una 13.000 bombas atómicas como la de Hiroshima!

 

Algunos de estos puntos ‘calientes’ están situados a lo largo de las llamadas dorsales que delimitan las grandes placas de la litosfera que se separan poco a poco. Los continentes están verdaderamente ‘flotando’ sobre roca fundida llamada magma y por ello están literalmente a la deriva debido a un movimiento de convección de este magma. Hoy sabemos que hace 250 millones de años todos los continentes formaban una única extensión de terreno llamada ‘pangea’ que, cual fina capa flotante comenzó a rasgarse y fraccionarse hace 50 millones de años para dar lugar a la aparición de los actuales continentes. Tan es así que actualmente América se aleja de Europa a razón de 5 centímetros al año.

 

 

 

 

 

 

   Artículos relacionados:

      - Irregularidades en la superficie del mar

 

 


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190          info@fondear.com 


© Copyright 2014     Fondear, S.L.