e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
   

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Tubbataha; el mejor buceo de Filipinas

 

En mitad del Mar de Sulú, descubrimos los arrecifes de Tubbataha, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Azul ultramar y los fondos más espectaculares de Filipinas en un mar intenso y cargado de emociones.

Tubbataha es puro buceo. Tras conocer muchos destinos en Asia, el Caribe, Oceanía, el Indico, o el Pacífico…  podemos concluir que Tubbataha es posiblemente el mejor lugar de Filipinas para bucear, y por derecho propio una de las mecas

del buceo mundial. Tubbataha es uno de esos pocos lugares mágicos de nuestro planeta en donde la naturaleza nos regala belleza, armonía y vida en estado puro. El lugar impresiona por el número de especies, por la calidad de sus corales, por la claridad de sus agua, por lo variedad y diversidad de su vida marina. Cada buceo es fantástico y ofrece sorpresas y desafíos. Mantas, martillos, tiburón ballena y una fantástica eclosión de vida que no puede dejar a nadie indiferente.

El Parque Natural de Tubbataha se extiende a lo largo 20 kilómetros de longitud en un eje Norte-Sur separados en su mitad por un ancho canal de 8 kilómetros. Abajo se encuentra South-Tubbataha, hospeda una impresionante variedad de especies de arrecife, tortugas y grandes pelágicos, así como mantas, las siempre fantásticas rayas (eagle ray), tiburones punta blanca,  punta negra o grises de arrecife, grandes napoleones e incluso martillos. Es muy frecuente encontrar grandes cardúmenes de jureles, grandes meros, labios dulces o barracudas en las paredes y submarinas.

El paisaje submarino es muy variado y combina pendientes suaves con plataformas de arena blanca y luminosa que a veces se alterna con paredes verticales que caen hasta los 1.000 metros. La espectacular explosión de vida y colorido hace de Tubbataha una experiencia cumbre difícil de olvidar.

 

Cómo y cuando ir a Tubbataha

 

El Mar de Sulú se muestra en ocasiones duro y no ofrece resguardos al estar abierto a muchos vientos. Por esta razón y no por el buceo en sí, debemos elegir unas fechas entre los meses de Marzo y Junio durante la primavera. Fuera de esa época el Mar de Sulú se muestra enérgico debido a los fuertes vientos reinantes en la zona y que levantan una fuerte marejada durante largos meses.

La única forma de visitar Tubbataha, si no es nuestro propio barco, es en crucero de Buceo, al no existir ninguna infraestructura hotelera sobre sus pequeños arrecifes e islotes. El último viaje de la temporada es utilizado como ruta de transición y recorre durante el regreso hacia el sur de la isla de Luzón otros bellos arrecifes como Apo-Reef en la región de Coron que ofrece también un espectacular buceo.

El Mar de Sulú es cruzado por tifones y por este motivo es importante elegir unas fechas dentro de la temporada seca y a ser posible descartando los extremos. En nuestro caso escogimos la última semana y por ello nos pilló una tormenta tropical además de sentir los efectos de de uno de los primeros tifones de la temporada. Afortunadamente el resto de los días tuvimos una meteo magnífica con mucho sol y buena mar.

 

En la tormenta tropical el viento comienza  a soplar de forma enérgica. Aunque aún NO se había levantado la mar, el fuerte viento arrastra las líneas de espuma haciendo presagiar la mas que nos esperaba.

Para llegar desde España, debemos volar a Manila y desde allí cambiar desde el aeropuerto internacional hacia el aeropuerto nacional de Manila para tomar un vuelo local que en menos de una hora nos llevará a “Puerto Princesa”, capital de la isla de Palawan, desde donde parten los “vida-a-bordo” rumbo Sur-Este hacia los arrecifes de Tubbataha, situados a unas 95 millas náuticas mar adentro.

 

Comienza la aventura

Aterrizamos con el cielo totalmente encapotado entre nubes de tormenta, y de camino al puerto para embarcar, nos cae una tormenta tropical que jarrea toneladas de agua. La temperatura es agradable y hasta la misma lluvia recordaba más a una ducha de agua templada que a un típico chaparrón. Y así entre aguaceros embarcamos en un viejo barco de acero preparado para el buceo y no especialmente lujoso. El capitán dio orden de zarpar tras una suculenta cena. Antes recibimos una interesante charla de bienvenida, ofrecida por los biólogos del Parque Marino de Tubbataha residentes en Puerto Princesa.

Nos tocó un impresionante camarote en la cubierta superior cuyo frente totalmente acristalado ofrecía una fantástica panorámica de más de 180º con toda la proa por delante. Una atalaya perfecta desde donde disfrutar el espectáculo que nos depararía esta primera noche de tormentas, camino de los arrecifes de Tubbataha.

La noche había caído cuando nos retiramos al camarote, mientras navegábamos a 8 ó 10 nudos en rumbo directo a South-Reef. La oscuridad era total. Pronto la lluvia disminuyó hasta desaparecer, abriéndose el cielo para dejar que la luna iluminara todo el Mar de Sulú.

El barco cabeceaba en una mar bastante cargada por los vientos de los últimos días, que habían dejado un oleaje de proa de unos dos metros de altura. Avanzábamos de forma certera contra el frente de olas y con frecuencia nuestro barco de exploración caía a machete sobre alguna ola mayor que las demás, levantando una brutal cortina de agua a ambas amuras que venía a estrellarse contra nuestro ventanal frontal. A pesar del fuerte movimiento del barco que hacía complicando incluso la visita al cuarto de baño, poco a poco nos fuimos quedando dormidos mientras contemplábamos desde la cama un espectáculo grandioso.

Antes de las 8 de la mañana ya estábamos en Tubbataha y como no podía ser de otra manera nuestros  divemasters, Diana y Giga, ya anunciaban las primeras inmersiones en este paraíso submarino. El día se levantó con sol radiante y un mar de intenso azul marino y muy tranquilo. Navegábamos protegidos por la larga barrera coralina tras doblar y cambiar de rumbo en Lighthouse Reef, en cuyo islote selvático se levanta un antiguo y pintoresco faro.

 

El Buceo en Tubbataha

 

Nos encontramos a 150 kilómetros del Sureste de Puerto Princesa capital de la sorprendente isla de Palawan, en el extremo sur del conjunto de arrecifes que cubre una extensión de 970 kilómetros cuadrados, de los cuales 100 km2 corresponden a fondos coralinos en los que descubrir algunas de las mejores inmersiones de nuestro planeta.

La zona está formada por el atolón sur, el del norte y los arrecifes “Jessie Beazley”. En todos ellos encontramos fondos fantásticos y muy variados habitados por 600 tipos de especies marinas y más de 300 tipos de corales distintos.

Hay buceos para todos los gustos con “Drop-off” y paredes verticales que se pierden en el azul, visitados por peces pelágicos, buceos tranquilos y poco profundos inundados de luz y colorido, inmersiones de deriva con corrientes fuertes o puntos tan emblemáticos y dignos de respeto como “washing machine” cuyo nombre lo explica todo de antemano.

En los alrededores de la estación de los guardas marinos, disfrutamos de algunas de las mejores inmersiones a poca profundidad y en un agua cristalina y luminosa, con mucha vida, colorido y belleza. A pocos centenares de metros de la estación de los Rangers, las inmersiones alternan bancos de arena blanca entre pináculos de coral desbordantes de vida coralina.

En algunas playas submarinas encontramos infinidad de peces ballesta de gran tamaño anidando sobre la arena. A diferencia del muy agresivo y típico Titan, esta especie por todo lo demás casi idéntica al "Titan trigerfish" simplemente nos ignora, aunque se muestra muy belicoso con cualquier otro pez que se acerque a sus nidos. El lugar es tan fantástico que lo único que apetece al regresar al barco es tomar un zumo fresco, cambiar la botella y tirarse de nuevo al mar con un nuevo tanque de buceo a penas sin esperar al intervalo de superficie.

 

Inmersiones obligatorias

 

Estos son algunos de los puntos más destacados dentro del parque nacional de Tubbataha para disfrutar por la vida, la transparencia, el relieve submarino y la densidad de vida:

Delsan Wreck – Atolón Sur: Este pecio sirve de cobijo para numerosos bancos de Labios dulces y Meros, y es muy frecuentado por mantas raya y numerosos tiburones punta blanca, punta negra y grises de arrecife. También son frecuentes las tortugas y en todas partes encontraremos numerosa vida pequeña de gran biodiversidad para hacer las delicias de los fotógrafos aficionados al macro.

Washing Machine – Atolón Norte: Se trata de una pendiente suave que se hunde suavemente hacia los abismos. En la punta del arrecife las corrientes a veces son muy fuertes e impredecibles y es justamente este movimiento de las masas de agua lo que atrae a mantas y tiburones. En la punta del arrecife es donde se encuentran las corrientes más molestas, por lo que intentamos evitar este extremo.

También debemos tener cuidado según vayamos saliendo de la plataforma con un fondo a 15 ó 20 metros para adentrarnos en la suave pendiente. Entonces aparece una fuerte corriente descendente que rápidamente nos puede llevar a los 30, 35, 40 metros o más a no ser que reaccionemos rápidamente para salir de ella. En una de las inmersiones al aparecer una manta y su “baby” buceamos para seguirla sin darnos cuenta que la corriente nos tragaba hacia abajo. No es una grata experiencia.  En esta inmersión también encontraremos grandes Napoleones, Jureles (Jackfish), Atunes y Barracudas.

Lighthouse – Atolón Sur: Una inmersión para disfrutar a tope y sin complicaciones de ningún tipo. Se trata de una plataforma coralina suave y de fácil buceo cubierta en diferentes zonas por plantas verdes alternadas por bancos de arena blanca, en donde podemos disfrutar la presencia de numerosas tortugas “pastando” en el fondo entre corales blandos. También encontraremos rayas moteadas, peces mariposa, ángeles, peces mariposa, y estandartes.

Seafan Alley – Atolón Norte: Como no podría ser de otra manera, durante la inmersión descubriremos numerosísimas gorgonias que crecen a lo largo de la pared, y en las que es posible descubrir el caballito de mar pigmeo o los peces pipa. La inmersión también es famosa por los ballesta de dientes rojos y los Labios dulces. En el azul no faltarán las barracudas, los atunes y también es posible el encuentro con tiburones de punta plateada. 

 

¿Qué llevarse a Tubbataha? 

La temperatura es ideal. Con un par de bañadores y el equipo de buceo nos bastará. Nada más. En la estación de los Rangers de obligada visita, podremos comprar por algunos dólares alguna camiseta de algodón como recuerdo de nuestra estancia y podremos firmar en el libro de visitas para dejar constancia de nuestra estancia. En unos pocos metros cuadrados el equipo de Rangers vive ininterrumpidamente durante varios meses al año, a la espera de ser sustituido por un segundo equipo en tierra firme.

La temporada seca comienza en Diciembre y finaliza en Junio, por ello durante la primavera tendremos el menor riesgo de tormentas y tifones, que es cuando es posible visitar el lugar. Entre los meses de Marzo y Mayo tendremos las temperaturas más templadas mientras que la temporada más húmeda va desde Junio hasta Agosto. La temperatura exterior es en estas fechas de 27 a 28 grados durante la primavera, a 33º ó 34º en el verano. Al caer el sol, la brisa hace descender algo la temperatura ofreciéndonos unos atardeceres perfectos sobre la terraza del barco.

En el agua y en la época en la que operan los cruceros de buceo, la temperatura es de unos 27º-28º grados, perfecta para un neopreno de 3 milímetros. El resto del año la temperatura es un poco más baja entre los 24º y 26º por lo que es de agradecer un traje de 5 milímetros. 

 

 

Proteger Tubbataha

El parque situado casi justo en la mitad del Mar de Sulú, mide cerca de 100.000 hectáreas entre los dos atolones principales, lo cual nos da una idea de lo difícil que resulta su vigilancia por dos patrullas de 4 Ranges equipados con barcos fueraborda de pequeña potencia.

Diferentes estudios de famosas universidades confirman que el parque de Tubbataha actúa como incubadora y criadero natural de especies de peces y de larvas de coral, desde donde se extienden al resto del mar de Filipinas, a Malasia e Indonesia. El lugar es especialmente importante gracias a la convergencia de diferentes corrientes que aportan un flujo continuo de nutrientes además de barrer y limpiador las aguas del arrecife. El resultado es una enorme eclosión de vida y diversidad que se combina con la interesante geología submarina para crear esta joya de la naturaleza. Al crecer la vida, otros grandes pelágicos se acercan para alimentarse y pasar temporadas en sus largas migraciones.

Tan importante es este conjunto de arrecifes y sistema bio-ecológico, que la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1993. En el año 1998, el presidente de filipinas Fidel Ramos, creo la estación de vigilancia y su equipo de Rangers.

El hecho de encontrarse a unas cien millas náuticas de la costa más cercana, ha impedido su explotación como lugar de pesca por los pescadores filipinos, pero al convertirse en un lugar tan rico de vida comparado con las esquilmadas costas de las islas principales, el problema surge ahora con barcos de pesca furtivos que vienen desde Corea y que son difíciles de controlar debido a la gran extensión del parque marítimo.

Mientras estuvimos en el área y durante algunas inmersiones pudimos oír con nitidez media docena de explosiones procedentes de algún lugar no identificado en el que algunos malhechores estarían practicando pesca con dinamita. Lo denunciamos a la Universidad de Biología Marina de Manila. Se trata de una práctica brutal que destruye todo tipo de vida alrededor de la explosión y que a pesar de estar muy perseguida, sigue practicándose incluso en el mismo Tubbataha, como tristemente pudimos comprobar. A pesar de ello.... ¡Tubbataha es INCREÍBLE!

 

 

 

 

 

     Artículos relacionados:

      - Navegar y bucear en Filipinas I

            - Navegar y Bucear en Filipinas II

            - Navegar y Bucear en Filipinas III

      - Raja Ampat; las islas olvidadas

      - Navegar y bucear en Palau - Micronesia

      - Estrecho de Lembeh

            - Expedición Papúa Nueva Guinea

      - Buceo y vida

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2013    Fondear, S.L.