e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

El Norte Magnético y el Norte Geográfico

 

La aguja del compás no apunta al Polo Norte Geográfico, es decir el punto por el que pasa el eje de giro de nuestro planeta. Los navegantes portugueses, allá por 1.490 ya se habían dado cuenta de esta importante diferencia.

Y la diferencia es importante y además varía. El Polo Norte Magnético que nos indica nuestra brújula se encuentra a 81º de latitud y en mitad del ártico canadiense, separado unos 900 kilómetros del Polo Norte Geográfico. Pero en el Polo Sur la diferencia es bien grande: El Polo Sur Magnético se encuentra en la latitud 64º Sur en mitad del Océano Ártico y a 2.600 kilómetros del Polo Sur Geográfico!

 

Esta diferencia entre el Polo Magnético y el Polo Geográfico se denomina variación y viene indicada en cada carta marina (en física a esta misma diferencia se la llama declinación magnética) y va variando cada año. Por ejemplo, el Polo Norte Magnético se mueve hacia el norte a razón de uno 40 kilómetros cada año, aunque su movimiento es errático.

 

Estos valores no deben confundirse con la llamada desviación del compás de nuestro barco, que indica la diferencia entre el Norte magnético que marca el compás de nuestro barco y el Norte Magnético verdadero. Es decir, es la corrección que debemos aplicar para conocer el Norte Magnético. Si en nuestro barco hay una masa de metal que siempre desvía la aguja por ejemplo 2º al Oeste, nuestra desviación de compás es de 2ºOeste.

Desplazamiento del Polo Norte magnético desde 1831 en su camino errático hacia el Norte. Actualmente se encuentra a unos 900 kilómetros del Norte Geográfico en el ártico.

El núcleo de la tierra está formado por una enorme masa de hierro, pero no puede estar imantada ya que está fundido y el hierro fundido que tiene una temperatura por encima de los 1.536º está mucho más caliente que la llamada Temperatura de Curie (en honor al físico Francés que lo descubrió), a la cual un cuerpo pierde su imantación. La Temperatura de Curie para el hierro es de unos 500º.

¿Cómo puede tener la tierra un inmenso imán en su interior? La verdad es que los científicos no lo tienen nada claro. Se cree que el hierro fundido se mueve por el interior de la tierra y como es conductor, actúa como si fuera una inmensa y brutal dinamo que genera electricidad y por tanto un campo magnético.

Pero lo que es más fuerte es que el campo magnético varía con la historia y de repente se invierte en el lapso de unos cientos de años. Lo sabemos por la orientación de partículas de minerales magnéticos en las distintas capas de sedimentos.

Cada 300.000 años se invierte el polo norte por el sur y viceversa.  Pero actualmente y de forma curiosísima, llevamos un retraso importante de varias decenas de miles de años, de modo que podría ocurrir en cualquier momento.

No sabemos porqué cambia cada 300.000 años y mucho menos porque esta última vez no ha cambiado. Lo que si se puede afirmar es que cuando cambia es terrible, ya que se anula la protección magnética de la tierra que desvía algunas partículas de muy alta energía del sol y como consecuencia se muere una parte importante de la vida animal y vegetal en la tierra.

 

Las auroras boreales en los polos son debidas al campo magnético de la tierra


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2007  Fondear, S.L.