e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
   

2017

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Libertad de pilotar sin estar al timón; Control Remoto OceNav

 

 

No podía imaginar que tras probarlo durante todo el verano, no iba a poder prescindir de él. Es sencillamente fabuloso... tan bueno que cualquier barco debería llevarlo instalado de serie....

 

No se trata de un "gadget" más, entre los muchos disponibles para los barcos. Tras probarlo a conciencia se ha convertido en un elemento importante que nos permite navegar con mayor comodidad.

Poder manejar el barco sin tener que permanecer "castigado" en el puesto de gobierno, da muchos puntos de ventaja y un nivel de comodidad que no puedes imaginar hasta haberlo experimentado.

 

Los patrones tenemos la buena costumbre de ser los que menos disfrutamos de la cubierta durante la navegación, y aunque a veces cedemos el timón a otra persona, la mayor parte del tiempo nos "chupamos" toda la navegación en la bañera, por aquello de tener a mano todo el control del barco o simplemente por necesidad, en el caso de estar navegando en solitario.

Así las cosas, al final nos perdemos un aspecto de la navegación que me ha encantado redescubrir. Navegar desde la zona de proa, pero sin dejar de pilotar, o incluso sentado en el púlpito proa (cuando las condiciones son buenas), o bien sentados a los pies del palo mientras disfrutas de una buena lectura o saboreas una cerveza, o desde el interior mirando por alguna ventana, o tumbados en los pasillos laterales mirando a barlovento. Es toda una sensación descubrir estas nuevas formas de navegar y tener en la punta de los dedos todo el control del barco, desde cualquier rincón de la embarcación, casi como si estuviéramos delante del puesto de pilotaje.

El Control Remoto OceNav puede funcionar en la mayoría de los barcos junto con las bases OceNav que ya describimos en otros artículos y que permiten aumentar en gran medida las funcionalidades en torno a la electrónica de navegación, mediante la traducción de sentencias NMEA y la capacidad para integrar equipos electrónicos de diferentes fabricantes.

 

Las ventajas del control remoto

Durante este pasado verano hemos podido utilizarlo casi a diario durante 8 semanas seguidas y su funcionamiento ha sido intachable sin tener que recargar su batería ni una sola vez, para lo cual dicho sea de paso, no hay que hacer nada, pues el equipo viene equipado con una base de carga por inducción, como ahora ofrecen los últimos modelos de Smarphones del mercado. Basta poner el mando sobre la base de carga para que este se cargue en una o dos horas. La base de carga que viene con el mando se puede enchufar por USB a cualquier ordenador o toma USB instalada en el barco (Ver articulo).

Además de tener una gran similitud de funcionamiento en la disposición de la botonería, con los pilotos automáticos más famosos del mercado, el mando nos ofrece detallada información en su pequeña pantalla con la que podemos vigilar además de pilotar, y así conoceremos los parámetros de navegación más importantes del barco, sin tener que estar en el puesto de gobierno. Los botones tiene un ligero volumen para que por el tacto podamos acostumbrarnos a utilizarlo sin mirar, lo cual es especialmente útil cuando la luz escasea. Pero veamos algunas situaciones en las que este equipo vale su peso en oro;

El mando cabe en el bolsillo del pantalón o lo podemos colgar del cuello mediante la cinta con clip que viene en el equipo. Prácticamente nos pasará desapercibido pues solo pesa 72 gramos. 

 

Evitar peligros

Estás cómodamente tumbado sobre las colchonetas del solárium de proa, a la sombra del génova totalmente desplegado. El barco navega bien trimado tragando millas mientras escuchas el agradable chapoteo del mar sobre las amuras de proa.

De repente ves un palangre a escasos 100 metros por la proa, que se aproxima justo por la proa. Te verías obligado a pegar un brinco para alcanzar la bañera y modificar el rumbo del piloto automático, pero con el control remoto OceNav que duplica toda su funcionalidad, haces click y cambias la derrota al instante.

Y ya de paso, te levantas las gafas de sol y compruebas que sigues con buen viento por el través y haciendo algo más de 7 nudos. ¡Todo perfecto!

Lo mismo podría ocurrir si vemos otro barco cuya demora se mantiene constante, o vemos repentinamente un madero flotando demasiado cerca de nuestro barco, o queremos corregir porque vamos demasiado próximos a la costa y la batimetría empieza a descender, o el viento se ha cerrado demasiado y se empiezan vaciar las velas…

Así es, pues desde el mando entre otros datos duplicados e importantes estamos controlando la profundidad en la que estamos, además de todos los datos de rumbo y parámetros del viento. ¡Todo en la misma palma de la mano!

Cuando vamos a fondear hay que estar atentos al echar el ancla para que esta no caiga sobre la protegida poseidonia, so pena de un buen multazo en aguas de Baleares. Pero desde la bañera a veces es difícil descubrir el sitio justo en el que tirar el ancla. Con el mando podemos ir a proa y corregir el rumbo para acercarnos exactamente a donde podemos fondear, esquivando fondos en la que el ancla podría enrocar o dañar las algas.

 

Abajo el ancla

El mando OceNav está preparado para controlar también el manejo del molinete del ancla, con ventajas adicionales. Para que funcione debemos haber previamente conectados los 3 cables de control del ancha a la base OceNav que tiene un conector dedicado para ello. Así bastará para poder subir y bajar el ancha sin necesidad de estar en el molinete.

Con ello tenemos un "backup" en el caso de que deje de funcionar el típico mando de cable del molinete, lo cual puede ocurrir y seguro que en los momentos más inadecuados.

Es interesando poder subir y bajar el ancha desde el mando a distancia, lo cual nos da la facilidad de poder utilizar el molinete desde proa, desde popa, desde una amura o estando en la dingui si fuera necesario para deshacer un lío en un fondeo complicado por otros barcos.

Pero además OceNav pone en marcha la alarma antigarreo al detectar que bajamos el ancla desde el mando a distancia, lo cual es una ventaja adicional para quienes utilizan el posicionamiento GPS como alarma de garreo. En este caso Ocenav tiene en cuenta este preciso momento como situación del barco en la que se ha comenzado la maniobra, a diferencia de otras alarmas antigarreo que generalmente son activadas tras haber acabado la maniobra de fondeo y por tanto parten de una posición de de fondeo inadecuada.

 

Controlar la navegación en cualquier lado

El display del mando nos muestra diferentes pantallas que podemos ir avanzando de forma cíclica. En cada una de las cuales se agrupan varios datos recibidos desde la base OceNav integrado con la red del barco. La pantalla inicial muestra un círculo que indica el ángulo por el que recibimos el viento y su valor numérico. La caja rectangular de la derecha indica la velocidad del viento y debajo vemos el ángulo del timón del barco. En la esquina de arriba el mando nos indica si estamos navegando en Auto o el barco se encuentra por el contrario en manual en Standby.

El mando tiene dos pilotos led en su esquina superior, el primero de los cuales emite un rápido parpadeo cada segundo indicando que hay buena comunicación con la base OceNav. Si la luz permanece encendida de forma continuada esto indica que nos hemos alejado demasiado de la base y por tanto se ha perdido el enlace.  La comunicación se realiza por radiofrecuencia en 2,4 GHz sin utilizar Wi-Fi o Bluetooth por lo que no interfiere con estos sistemas de comunicación, y tiene un alcance de unos 15 metros. El piloto a la derecha está dedicado a la carga de la batería y cuya capacidad aparece en la barra de la parte superior en la pantalla principal.

Si ponemos el mando sobre la base de carga por inducción el piloto se encenderá en rojo indicando que está cargando. Cuando la carga haya finalizado, este mismo piloto pasará al estado de color verde. Como no existe por tanto ningún contacto o clavija exterior, el mando aguanta bien la humedad y salpicaduras cumpliendo la norma IP65 de resistencia a la intemperie, lo cual no quiere decir que sea sumergible.

 

¿Cómo manejar el mando?

La disposición de botones tiene un botón "Page" o página con el que se enciende el mando y que también nos permite ir pasando de página en página de forma cíclica para poder visualizar la pantalla que más nos interese. Incluso cuando el mando está apagado, es posible enviar una orden directa al piloto automático sin activar la pantalla. Para ello pulsamos directamente sobre el botón sin tener que pulsar "page" previamente.

Abajo hay dos botones "STBY" y "AUTO" que permiten pasar el piloto automático en modo automático o en modo manual y si pulsamos los dos botones al mismo tiempo conmutaremos al modo "VANE" que mantiene el barco en el ángulo seleccionado de viento aparente.

En medio están los botones de corrección de rumbo de grado en grado o de 10 en 10 grados y como también ocurre con los pilotos automáticos del mercado, si pulsamos simultáneamente los dos botones de +1 grado y +10 grados, o lo mismo en signo contrario, se ejecutará la instrucción que hace cambiar el ángulo unos 100 grados a la banda escogida para facilitar las viradas a vela. Recordamos que los 100 grados pueden ser modificados desde el ajuste de los equipos de viento de la red del propio barco y que dependerá de la instalación que tenga cada barco.

Manteniendo pulsado el botón "STBY" se activa la retroiluminación de la pantalla del  mando y este ajuste también permite modificar la iluminación de las pantallas de los relojes del barco si estos son Seatalk.

 

Información detallada de las pantallas

Se han programado 7 pantallas que van apareciendo una tras otra y en cada una de ellas podremos ver diferentes datos de navegación para poder controlar los parámetros más importantes del barco.

Tras la pantalla principal de la que ya hemos hablado aparece la que agrupa los datos de GPS con rumbo y velocidad, con el COG (Course Over Groud) y SOG (Speed Over Groud). Así mismo también aparece el ángulo de demora respecto al Waypoint o BRG (Bearing), por último el valor de la Velocidad efectiva o VMG (Velocity Made Good) hacia el Waypoint o velocidad de aproximación.

La tercera pantalla muestra los valores WPT DIST y TIME UTC, que indican la distancia sobre la línea ortodrómica hacia el Waypoint en su valor de millas y el tiempo universal sin correcciones locales o con las corrección de tiempo si la hemos programado indicando en este caso Local Time. .

Desde la cuarta pantalla  accedemos a datos importantes que tenemos en la instrumentación del barco como son la profundidad DPT (Dep Below Transducer) ajustada por el Offset de profundidad que podemos indicar en la página de ajustes. También veremos el "Heading" o ángulo medido por compás magnético en grados (HDG), el ángulo magnético programado al piloto en el momento de haber pulsado la tecla de Auto (PLT), y la velocidad de corredera STW (Speed Throught Water) en nudos.

La quinta pantalla está reservada para los datos de configuración del mando, que permiten ajustar el tiempo de autoapagado entre 1 a 5 minutos, el contraste del Display, la activación de la pantalla del manejo del molinete, la activación de los Beep sonoros al pulsar los botones, el ajuste de Offset de profundidad al que se encuentra el sensor, la unidades si son medidas en pies o metros.

Por último aparece una opción de 'enlace', que permite emparejar el mando con la base la primera vez que se pone en marcha. Existen 126 canales de comunicación pero todo el protocolo de enlace se produce de forma automática de modo que sólo tendremos que seleccionar esta opción de menú una única vez sin tener que elegir ni configurar ningún dato.

La ultima pantalla, es la que convierte el control remoto en un mando de molinete de ancla y sólo aparecerá, si así lo hemos configurado en la pantalla de ajustes, aunque por defecto este es el modo elegido. En definitiva, permite conocer la profundidad del ancla y manejar los relays que mueven el molinete del ancla. Siendo la tecla -1 y +1 los botones que permiten subir y bajar el ancla. Con la base OceNav dotada del módulo de alarmas, cuando el mando detecta que mantenemos pulsado el botón de bajada durante más de 4 segundos pone en marcha el modo alarma de garreo que se desactivará si pulsamos el botón de subir el ancla o naturalmente si apagamos toda la instrumentación del barco.

 

 

OCENAV  Fondear

Con la base de OCENAV potencias al máximo el control y la instrumentación de tu barco.  Lleva los datos de navegación del barco hasta tu móvil o tablet. Logra compatibilizar pantallas multifunción de diferentes fabricantes. Navega más seguro con el módulo de alarmas. Además puedes montar la unidad remota para controlar el piloto automático desde cualquier sitio del barco. Manejar el ancla a distancia, y mirar los diferentes datos de navegación desde el mando remoto. 

 

 

Base A1N…………………………………...             285,80 €   (iva incluído)

Base A2……………………………..……...              302,10 €   (iva incluído)

Base A3……………………………………...             347,00 €   (iva incluído)

Base A2 con control remoto………….                 445,40 €   (iva incluído)

Base A3 com control remoto…………                 519,50 €   (iva incluído)

 

Llámanos para informarte y aconsejarte sobre cuál es el modelo que necesitas para tu barco. Fondear te ofrece toda la asesoría que necesitas en tu montaje; Telf: 91 6319190

 

 

 

 

 

      Artículos relacionados:

         - Potencia al máximo la electrónica de tu barco; instala un Ocenav

         - Datos e Internet a bordo

         - iPad y otras "tablets" a bordo

         - La batalla de la "tablets" náuticas

         - Mando a distancia

     


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.