e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

2.018

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

La mejor electrónica de seguridad

 

 

¿Quieres navegar seguro de verdad? AIS te dará la respuesta. Podemos equiparnos con la nueva radiobaliza G8, o las radiobalizas personales de tipo AIS. Hemos navegado varios miles de millas con ellas y éste ha sido el resultado.

Estos últimos meses hemos navegado varios miles de millas en un monocasco por el Caribe y tras esas largas semanas de navegación, durante el verano

también nos lanzamos a la aventura mediterránea, esta vez en un cata desde las Islas Jónicas hasta Valencia.

Para resolver nuestras inquietudes y preocupaciones en materia de seguridad y MOB (hombre al agua) estuvimos evaluando entre los diferentes equipos disponibles en el mercado. ¿La mejor solución? Para nosotros sin lugar a dudas, ha sido utilizar la S10 de McMurdo (que también puede ser la S20 como más adelante explicamos) trabajando conjuntamente con un excelente transceptor AIS, como por ejemplo el M-500 de ICOM.

Y como radiobaliza principal del barco, la nueva joya de McMurdo. La G8-AIS es la mejor opción por mucha diferencia, como también vamos a analizar. Pero para abrir bocado, empecemos por la radiobaliza personal S10, y por qué ha sido nuestra favoritas tras varios miles de millas de navegación en todo tipo de mares y condiciones.

 

SmartFind S10; Nuestro compañero silencioso

Cuando te planteas navegar en alta mar con un amigo o más tripulación, durante la noche te pones a pensar… y si…. Recuerdas que en ocasiones las condiciones y el estado de la mar dejan mucho que desear. ¿Y si me fuera al agua? ¿Cuanto tardarían en recuperarme? ¿Me llegarían a encontrar? Y si se nos va uno por la borda durante la noche ¿como daríamos con él? Afortunadamente llegó el AIS y con él la solución definitiva a nuestros miedos.

Si un compañero se va al agua, lo importante es que podamos localizarlo sin importar el estado de la mar, la claridad del día, si hay poca visibilidad, o la altura de las olas, pues en cuanto estas son de más de un metro la localización visual es muy difícil e imposible a pocos centenares de metros de distancia, especialmente si hay poca luz. Por la noche es totalmente imposible encontrar a nadie salvo que éste se vaya al agua con algún tipo de luz. Si además la temperatura del agua no es precisamente estival, el asunto se convierte en un tema vital pues en invierno la muerte por hipotermia llega en pocos minutos.

 

 

Me he acostumbrado a llevar siempre encima una SmarFind S10. Si me voy al agua y la pongo en marcha, mi situación queda descubierta en la pantalla AIS del barco de forma inmediata y con un margen de error de pocos metros, sea de noche o a plena luz del día, con niebla o sin neblina. Además el S10 activa una luz de tipo flash en su parte superior, muy útil para ayudar en la localización nocturna. La emisión AIS de la S10 alcanza normalmente un radio de 4 millas de distancia y la precisión de su posición se debe al GPS interno de 50 canales que se encarga de radiar la posición exacta en el mensaje recibido por cualquier AIS de otros barcos que naveguen en la zona, marcando el mensaje como emergencia de tipo MOB.

Su activación manual es muy sencilla y su batería de litio de 5 años de duración será capaz emitir la señal de emergencia de 2W de potencia durante 24 horas desde que la hayamos disparado, tiene un año de garantía. Para detener la puesta en funcionamiento, basta con realizar otro giro de un cuarto de vuelta en la parte inferior y esta quedará muda de nuevo.

 

 

Pero para nosotros como aficionados tanto a la navegación como al buceo, este equipo de McMurdo es perfecto, pues es totalmente estanco y sumergible de forma garantizada hasta 60 metros de profundidad. Por ello lo llevamos también en los jackets de buceo. Si un mal día, al salir de la inmersión nuestro barco no nos ha esperado, tenemos esta segunda oportunidad que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. La longitud del S10 es de 20 centímetros y por ello no es necesario desplegar ninguna antena pues ésta es interna y no precisa de ninguna liberación como ocurre con la S20. Además la flotabilidad de esta baliza personal es ligeramente positiva, lo cual quiere decir que flota y sube a superficie si se nos llegara a caer al agua.

La otra opción como radiobaliza personal de tipo AIS es adquirir una S20 de McMurdo, que es del todo equivalente a la S10 que acabamos de describir, pero no se puede bucear con ella, a cambio ocupa menos de la mitad de tamaño, lo cual la hace ideal para llevarla conjuntamente con el chaleco salvavidas para que se pueda disparar automáticamente junto con el auto-hinchado del chaleco en caso de caída al agua y quedar el tripulante inconsciente.

 

 

Al final a nosotros nos interesó más la S10 por la luz de localización y su capacidad de inmersión en buceo, a pesar de ocupar algo más que la S20. Cabe bien el bolsillo de la chaqueta y también ofrece un soporte de neopreno para que la podamos llevar en el cinturón del pantalón o en el brazo. Ambas tienen el mismo precio de poco más de doscientos euros. ¿En cuánto valoramos nuestra vida?

 

 

 

ICOM M500: El receptor/Emisor perfecto para nuestro barco

Pero aunque una señal de "Hombre al agua" sería escuchada por cualquier barco en la zona, lo suyo es que la ayuda nos llegue de forma inmediata desde nuestro propio barco, y para ello es del todo necesario contar con un AIS cuya pantalla y funcionamiento sean a toda prueba.

Y aquí es donde brilla el ICOM M500, pues este equipo no necesita de ninguna otra pantalla ni accesorio añadido para que funcione a la primera y sin posible error. Es cierto que existen otros modelos de AIS en el mercado que se han de conectar a una pantalla Chart-Plotter o multifunción a través de señales NMEA o un conversor a Seatalk u otro protocolo de datos. Van muy bien, pero no es menos cierto que en alguna ocasión he tenido problemas con alguna pantalla y en asunto de seguridad lo queremos tener meridianamente claro.

 

 

Mi consejo es montar un ICOM con pantalla integrada que no necesita para nada del funcionamiento de ninguno de los otros equipos del barco para su funcionamiento. En todas las instalaciones que hemos efectuado de este equipo, creemos que lo mejor es montar una antena VHF dedicada para el AIS y esto por varias razones. 1.- Una buena antena AIS puede costar lo mismo o incluso menos que un "splitter" de antena, y además conseguimos no alterar el montaje de la radio VHF del barco. 2- Si se monta un Splitter y este falla, además de perder el funcionamiento del AIS, también nos quedaríamos sin la VHF. 3.- El montaje es más sencillo.

 

Las dos "setas" GPS del Raymarine y la correspondiente al AIS ICOM M-500

 

Alguien nos ha comentado que al montar un “splitter”, el AIS aprovecha las ventajas de la antena VHF principal que al estar montada, por ejemplo a tope de palo, tendrá un alcance mayor. Cierto y falso, ya que el montaje del Splitter produce perdidas de algunos decibelios en el rendimiento de la antena que afectará también a la radio VHF.

En diferentes montajes que hemos realizado, con montar una antena dedicada para el AIS en los inox del balcón de popa, veremos a los barcos situados, en ocasiones, a más de 50 kilómetros, y por descontado que tendremos en pantalla a todos los que estén en torno a 10 a 15 millas a la redonda, lo cual es mucho más que suficiente.

 

 

 

McMurdo G8: La mejor del mercado

Si tenemos que instalar una nueva radiobaliza o actualizar la que llevamos, quizás porque la sustitución de la batería y revisión sean caras, sin dudarlo hemos de montar una G8 versión AIS, que integra en su electrónica una EPIRB multifrecuencia (4 frecuencias en las bandas de 406 y 121 Mhz y GPS) para que una señal de emergencia sea recibida por satélite, y además emite en AIS, como hacen por ejemplo la S10 o la S20. La G8 está capacitada para recibir señales de posicionamiento GPS, Glonas y Galileo, haciendo un seguimiento de hasta 72 satélites. El estrobo está constituido por 3 potentes LED a una cadencia de 23 flash por minuto.

 

La G8 es la única radiobaliza del mercado compatible con el sistema MEOSAR de recepción y señales de emergencia de forma simultánea con el sistema Cospas-Sarsat y también compatible con el exigente sistema de los Guarda Costas de Estados Unidos. Ha sido diseñada con una protección contra falsas activaciones y también tiene nuevos procedimientos para comprobar su correcto funcionamiento sin disparar ninguna alarma.

El diseño de la carcasa exterior con dispositivo hidrostático es más moderno que el de la G5 y ahora es más sencillo de abrir la carcasa para, por ejemplo, proceder a un test de funcionamiento. La caducidad de la batería es de 10 años, la garantía es de un año, y es capaz de tener la radiobaliza activa durante 48 horas desde su disparo.

 

 

CLUB FONDEAR

 

OFERTA NAVIDAD 2.018

 

confirmar precio actualizado en Club Fondear. IVA incluido

 

 

SmartFind S-10

 

PVP... 321 €

SOCIOS... 272 €

 

ESTA NAVIDAD PAGA SOLO...

219,95 € + IVA

 

 

SmartFind S-20

 

PVP... 321 €

SOCIOS... 272 €

 

ESTA NAVIDAD PAGA SOLO...

199,95 € + IVA

 

 

MA-500 ICOM

 

PVP... 1.025 €

SOCIOS... 769 €

 

ESTA NAVIDAD PAGA SOLO...

619,95 €  + IVA

 

 

SmartFind G8

 

PVP... 1.205 €

SOCIOS... 969 €

 

ESTA NAVIDAD PAGA SOLO...

744,95  + IVA

 

y mucho más en nuestra TIENDA Club Fondear        VISÍTANOS

 

 

Qué es Meosar

Las búsquedas y rescates van a mejorar drásticamente en los próximos años gracias a la red de nuevos satélites MEOSAR al permitir una recepción, casi instantánea de las señales de rescate, y una cobertura mejorada respecto a los anteriores sistemas de búsqueda y ayuda en la mar.

El sistema internacional Cospas-Sarsat es un sistema distribuido basado en recepción de mensajes por satélite para emergencia tanto de barcos como aviones e incluso excursionistas en situaciones de peligro. Desde su puesta en marcha en 1982, se estima que el actual sistema puede haber salvado la vida de 40.000 personas.

Con los nuevos satélites de órbita a alturas medias (MEOSAR), Cospas-Sarsat logra ser un sistema mucho más sólido y seguro.

 

 

Cuando se dispara una radiobaliza, se envía el mensaje de “distress” que es recibido por uno de los satélites que operan en 406 Mhz. El satélite puede ser de tipo LEOSAR en baja orbita o de tipo GEOSAR que son geoestacionarios. Casi de forma inmediata, este mensaje de emergencia es reenviado por el satélite a una de las estaciones terrestres que la redistribuirá a uno de los centros de control de misión dependiendo de la zona geográfica a la que corresponda el mensaje captado. Si nuestra radiobaliza no tiene GPS, la señal recibida en un satélite geoestacionario no permite conocer nuestra posición, y para ello será necesario que nos reciba también uno o varios satélites de tipo LEOSAR. Lógicamente si nuestra radiobaliza es de tipo GPS, nuestra posición será retransmitida exactamente sea cual sea el satélite receptor de nuestra emergencia.

Pero ya existe una nueva generación de satélites de altitud media, bautizada como MEOSAR que ofrece lo mejor de los dos tipos de satélites anteriores; leosar y geosar. El resultado es una recepción casi instantánea de nuestro mensaje de emergencia, independientemente de la zona del planeta en la que nos encontremos, y una mayor seguridad al quedar el mensaje recibido por múltiples satélites. 

 

Confirmación de ayuda

Cuando disparamos una radiobaliza porque tenemos que saltar a una balsa salvavidas, nos queda siempre la duda de si esta ha funcionado correctamente. Asaltan las preguntas y las dudas sobre si Cospas nos ha recibido, sobre la posible movilización de un operativo de salvamento, o si "alguien" sabe de nuestra desgracia y la ayuda está en camino...

 

Una característica fundamental de las futuras radiobalizas funcionando con MEOSAR y su red de satélites Meosar de media altura orbital es justamente la de poder recibir en la radiobaliza una confirmación por parte del operativo de salvamento. La información deja de ser unidireccional y podremos estar seguros que el mensaje de “Distress”  ha sido recibido y ha desencadenado el procedimiento de salvamento marítimo.

 

 

Aunque aún no está desplegada totalmente la red de 72 satélites Meosar, el sistema ya es operativo en algunas áreas con enlaces de la señal casi instantáneos, frente a los de Leosar que pueden llegar a retardar la alerta hasta 46 minutos. Los nuevos satélites Europeos Galileo ya permiten la recepción del mensaje de confirmación y esta característica estará operativa en la próxima generación de radiobalizas McMurdo.

 

 

 

 

    Artículos relacionados:

      - El AIS definitivo... y cómo instalarlo en el barco

      - ¿Nos montamos un AIS?

      - McMurdo Fast Find; la radiobaliza más personal

      - Radiobalizas Personales

      - Radiobalizas personales, navegar seguro

      - ¿Cómo funcionan las Radiobalizas?

      - Sistema Galileo

      - Hombre al agua

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.