e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
   
     
   

 
 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Reparar tu inodoro

 

 

Los hay manuales, eléctricos o por succión por vacío. Si el tuyo es eléctrico, en este artículo queremos explicarte cómo esquivar las caras reparaciones que de vez en cuando hay que afrontar. Reparar si, pero por poco dinero.

Hace unos días dejaba de funcionar uno de los inodoros eléctricos de nuestro velero. Y a pesar de saber que existen modelos nuevos y completos por

unos pocos cientos de euros, resulta que el modelo "luxury" que llevamos instalado vale en tarifa la friolera de más de mil euros. Y si solo cambiamos la bomba maceradora estropeada - Vetus - el recambio asciende a unos 300€, o sea, tanto como un inodoro eléctrico nuevo versión "normalito". Ha llegado el momento de poner a trabajar el ingenio, pues de ninguna manera parece razonable pagar estas cantidades, al menos sin intentar resolverlo antes "por las bravas". VAya por delante que se puede lograr, como a continuación descubrimos...

Al igual que ya explicamos en otro artículo anterior, dedicado al sistema de control electrónico de otro inodoro, en ese caso se trataba de un Tecma, cuyo repuesto también costaba del orden de 300€ y cuya reparación al final la pudimos resolver por dos euros y medio, en el caso que nos ocupa ocurre algo similar. Lo resolvimos por un euro y sin demasiado esfuerzo, como ahora explicaremos…

 

Cómo funciona un inodoro eléctrico

Los inodoros eléctricos utilizan dos bombas. Una para llenar de agua la taza, que puede provenir del agua de mar o del depósito de agua dulce. La segunda bomba conocida como maceradora, tiene la función de vaciar el inodoro, triturando los excrementos y lanzándolos con fuerza por el tubo de evacuación hacia el depósito de aguas negras o directamente al exterior.

 

Esta es la bomba de agua de llenado de la taza. En todos los inodoros es muy parecida y puede alimentar agua dulce o agua salada.

 

Las de agua salada deben ser más resistentes a la corrosión pues el agua de mar es mucho peor para sus elementos interiores. La ventaja del agua de mar es que no consumen agua dulce del depósito, pero a cambio debemos tener claro el circuito por si llegara a fallar en nuestra ausencia, no encontrarnos con una vía de agua muy peligrosa.

 

Ambas bombas pueden ser activadas mediante un par de pulsadores, o de forma más sofisticada, mediante un circuito electrónico que automatiza los tiempos de llenado y vaciado, como ya hemos descrito en otro artículo. La placa de control es muchas veces la causante de la avería y ya explicamos como solucionarlo con poco esfuerzo y muy poco dinero.

 

 

La bomba de llenado de agua es más sencilla, y si se estropea, el repuesto es económico pues nos pueden valer muchas bombas de tipo estándar. Por 50 ó 80 euros podemos conseguir la solución y posiblemente no merezca la pena intentar su reparación. Algunos inodoros (vetus por ejemplo), llevan además una electroválvula de seguridad que abre el circuito de alimentación de agua, de modo que el relay de llenado activa al mismo tiempo esta electroválvula y la bomba de agua de llenado. Estas electroválvulas no suelen fallar, pero si el problema está en el llenado de agua, estará bien comprobar además de la bomba de llenado, el correcto funcionamiento de esta válvula.

 

 

La bomba maceradora

Es harina de otro costal… Cada fabricante de inodoros lleva una diferente y aunque podríamos intentar montar una estándar, lo suyo es poner el original, pues la geometría de cada inodoro es diferente.

De modo que como el problema es casi siempre de la maceradora y el recambio cuesta más de 300 euros, decidimos desmontarla e intentar la reparación de su motor, causante de la avería.

 

Los alabes de este disco de acero inoxidable actúan a modo de  trituradora, y además producen la impulsión hacia el exterior. Un problema típico proviene de la perdida de agua por el reten central que conduce agua salada al eje del motor y por tanto con alta probabilidad al interior de este, generando una avería segura.

 

La maceradora está formado por un motor que hace girar la bomba, formada por una turbina con un montón de álabes afilados de acero inoxidable. De esta forma al girar, además de generar impulsión y presión a la salida de la bomba, el disco actúa como una trituradora, siempre y cuando lo que se vaya a triturar sea relativamente “blando”.  Al ver el interior de la bomba, se comprende como diferentes objetos como "tampax", preservativos, compresas, o incluso una contundente bola de papel higiénico no podrían ser triturados por este dispositivo, generando sin duda un atasco a reparar o cambiar la bomba objeto del presente artículo.

 

 

La bomba está movida por un motor, causante de la avería. Tras brujulear un poco en Internet, resulta que este motor no es tan "propietario" del fabricante y por tanto podría ser viable adaptar un nuevo motor de tipo estándar y de medidas muy parecidas, por menos de 40 euros (aliexpress es el camino. Concretamente este motor es MUY parecido al que utilizan los patinetes y bicicletas eléctricas procedentes de China). Pero antes de intentar esta adaptación, merece la pena ver qué pasa con el motor, pues es muchos casos son reparables si demasiado esfuerzo.

 

Reparar el motor eléctrico

Separar el motor de la bomba es tarea trivial, pero abrir el motor puede dar un poco “la lata” pues a veces las cabezas de los tornillos, demasiado oxidados, no quieren salir a la primera. Tuvimos que esmerarnos  y utilizar una "dremel" para hacer una muesca en la cabeza y hacerlos girar con un destornillador plano de mayor tamaño. Un desafío sencillo si lo comparamos con lo que nos esperaba dentro del motor…

La bomba ha ido dejando pasar agua salada que ha ingresado al interior del motor por el eje durante los años de uso. Al desmontar el motor casi tiramos la toalla, pues el destrozo y la oxidación son contundentes. Pero a pesar de ello y a modo de reto personal, decidimos ver si es posible reparar un motor en este estado, sin perder la vida en el intento... Vaya por delante que efectivamente es posible y el trabajo me llevó dos o tres horas si sumamos los diferentes tiempos empleados.

 

 

Suavemente golpeamos las piezas del motor para separar toda la sal cristalizada en el rotor algo oxidado y en el colector y zona de escobillas totalmente estropeadas. El cojinete no ha sufrido, pues es de acero inoxidable. Y a pesar del estado que se puede apreciar en la fotografía, con un poco de vibraciones, y papel de lija del 180 y 220 para lijar el colector y un poco de paciencia, conseguimos dejarlos con un aspecto bastante aparente. También pasamos un poco de lija sobre la superficie exterior del rotor oxidado y reconstruimos con epoxi uno de los imanes permanentes que se había partido con los "golpecitos" necesarios para deshacernos de las cristalizaciones.

 

El ANTES y el DESPUÉS. Parece mentira pero entre estas dos imágenes solo distan un par de horas de trabajo. Vemos a la izquierda como el doble par de escobillas está invadido por cristalizaciones de sal procedentes de la evaporación de un aporte de agua salada durante varios años de uso. Cepillo, vibraciones, golpecitos y un poco de dedicación nos conducen a la siguiente imagen, en donde los carbones están listos para seguir trabajando. 

 

Las escobillas y porta-escobillas pueden ser recuperados también con lija y algo de "cariño", pero los muelles que empujan estos carbones han desaparecido por el oxido, y por ello utilizamos unos muelles de tamaños parecidos. El único truco digno de estacar es el montaje de las escobillas ya reparadas en el colector, para lo cual utilizamos un hilo de costura de poliamida, de tal forma que el hilo comprima las escobillas dentro del porta-escobillas, mientras montamos el colector, tras lo cual retiramos los hilos para que las escobillas puedan rozar de nuevo el colector. Una lijada final al exterior y todo queda montado de nuevo en su lugar, tras unas pocas horas de trabajo. Para nuestra agradable sorpresa el motor funciona de forma perfecta. Coste de la reparación… 4 muelles que teníamos en una cajita de repuestos de muelles extraídos de todo tipo de artilugios antiguos. 

 

 

 

 

 

    Artículos relacionados:

      - Reparar el inodoro eléctrico

      - Temporiza tu barco

      - WC eléctico; plan "renove" para tu baño

      - Desatascar el depósito de Aguas Negras; trucos imprescindibles

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.