e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2.012

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Vaselina en el barco

 

 

En ambiente marino todo se oxida a más velocidad y con mayor intensidad. Por ello debemos proteger el barco del mar mediante todos los trucos. Uno de ellos... la vaselina.

Tras el invierno y cuando nos disponemos a abrir el barco después de meses de inactividad, es muy molesto comprobar que las cerraduras no funcionan o no hay forma de abrir los candados que cierran los tambuchos donde estibamos los preciados

accesorios de nuestra embarcación. La previsión a este particular problema no puede ser más sencilla. ¡Vaselina!

 

Es tan útil que aconsejamos llevar en el barco todo un tarro. Estos grande envases no se encuentra en todas las farmacias, pero puede encargarse y en un par días tendremos el pedido.

 

El truco para las cerraduras y candados consiste en pasar el dedo con vaselina por cada uno de los candados y cerraduras ubicadas al exterior cuando nos vayamos del barco por largas temporadas. Sólo lleva un minuto y el resultado es espectacular. La idea es poner una buena cantidad en la ranura de la cerradura para obstruir el paso del agua y de la humedad. La ranura de la cerradura debe quedar tapada totalmente con vaselina.

 

Vaselina: Grasa limpia

Pero la vaselina también nos valdrá para engrasar el molinete del ancha, los guardines , cables y piezas del timón, las diferentes bisagras de los tambuchos, puertas y portones, y las poleas que más chirríen.

 

Es cierto que existen grasas consistentes con propiedades químicas más adecuadas que la vaselina para soportar altas temperaturas y presiones. Ideales para motores y mecanismos específicos que las necesiten, pero este no es nuestro caso. La vaselina es limpia, repelente del agua y engrasa perfectamente cualquier pieza móvil dentro del barco. Y si se le cortan los labios por la brisa fría, ya sabe donde conseguir también la solución.

 

Un punto de especial atención al que le vendrá de maravilla un poco de vaselina son las válvulas de fondo que encontraremos en cualquier barco. Se utilizan para las tomas de refrigeración del motor, la toma de agua de la bocina de la hélice, las válvulas de agua en los baños, desagües del WC y fregaderos de la cocina. Pueden existir aún más válvulas correspondientes a los circuitos de refrigeración de la nevera, o aire acondicionado, para una potabilizadora y otros sistemas de abordo. En definitiva un barco está lleno de válvulas conectadas a sus respectivos pasacascos que deben ser engrasadas de vez en cuando para que giren con facilidad y evitar la corrosión de sus cuerpos de acero cromatado. Y lo mejor... con vaselina.

 

 

Vaselina: Para las gomas

 

Son muchas las juntas de goma que encontramos en cualquier barco, en cierres de depósitos, en juntas de estanqueidad del techo de la cabina o en las juntas de cada escotilla y tambuchos. Una fina capa de vaselina preservará la vida de la goma además de asegurar una inmejorable estanqueidad del conjunto.

 

    Artículos relacionados:

      - Invernamos el barco

      - Cuidados y mantenimiento de las embarcaciones

      - 12 Trucos y astucias de bricolaje

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2012     Fondear, S.L.