e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
   
     
   

2017

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Cómo instalar un OceNav en el barco

 

 

 

Como segunda pantalla de ChartPlotter quería una que fuese un fabricante distinto al del resto de equipos electrónicos del barco y con mejores prestaciones. Tarea imposible según me indicaba el distribuidor de la marca.

 

Sin embarco OceNav me proporcionó la solución al poder integrar equipos de diferentes protocolos y fabricantes, además de permitir ver todos los instrumentos de navegación en una tableta tipo iPad de Apple o Android, mejorando mucho la electrónica a bordo.  

 

¿Pero cómo se monta todo esto?

OceNav es un conocido dispositivo “Multiplexor/Gatway”, que permite integrar equipos de diferentes fabricantes gracias a sus capacidad de traducir “mensajes” entre los diversos protocolos utilizados por los diferentes fabricantes. Pero además actúa como “multiplexor” lo cual permite introducir en la red de datos de la

electrónica de nuestro barco, nuevos equipos como por ejemplo un AIS, o un programa de navegación de altas prestaciones que se ejecute en un PC como el completo y gratuito Open-CPN, entre otros.

OceNav también ofrece un mando a distancia lo cual escala a niveles superiores la electrónica que podemos llevar a bordo. El mando a distancia además de actuar como un duplicado del panel de control del piloto automático, con una botonera que nos resultará muy familiar, recibe todos los datos de navegación y los muestra en la pequeña pantalla del control remoto, mejorando aún más la versatilidad del equipo.

 

Los datos a la tableta

Durante una navegación nocturna, o en regatas, es interesante disponer de datos mostrados en grandes formatos y con un entorno gráfico que se pueda interpretar de forma clara. Y existen bastantes Apps, algunas gratuitas y otras que podemos comprar por solo unas decenas de euros, que muestran los datos recibidos en formato NMEA de forma muy clara y atractiva.

Cuando necesitamos llevar un display de gran tamaño, podemos adquirir una pantalla del mismo fabricante al resto de los equipos de abordo, o utilizar como pantalla una tablet. La diferencia es que la tableta permite hacer infinidad de cosas más. Además por el precio del OceNav ni siquiera podríamos comprar una sola pantalla extra…

Si queremos montar más instrumentos de navegación de alta definición, con OceNav podemos llevar hasta 4 tablets todas ellas conectadas a través de Wi-Fi a una misma base OceNav. De esta manera cada tableta puede estar mostrando diferentes parámetros de navegación, y todos ellos en gran tamaño y con una increíble calidad gráfica.

 

 

Manejar el barco desde el Control Remoto OceNav

Aunque no imprescindible, sí que es extremadamente recomendable, pues ofrece mucha satisfacción por muy poco coste. Durante todo este pasado verano, he podido manejar el barco con el control remoto, descansando tranquilamente en el solárium de la proa, mientras el barco avanzaba solo, respondiendo fielmente a mis ordenas con el mando. Es sencillamente  una gran y cómoda ventaja frente al resto de equipos de navegación. El mando es IP67, lo cual quiere decir que puede soportar las salpicaduras y la intemperie, aunque no está pensado para bucear o nadar con él.

Además la pequeña pantalla de su frontal, nos muestra en diferentes páginas todos los parámetros de navegación del barco, sin tener que regresar a la bitácora para comprobar si vamos bien de rumbo y que todo anda controlado. El consumo del mando es minúsculos y es posible usarlo todo un verano sin necesidad de recarga, para lo cual se ha previsto un sistema inductivo, como la carga del iPhoneX, para no tener que cambiar pilas o enchufar cables.

 

 

Como montar un OceNav en nuestro barco.

Lo que es montaje físico es evidente pues basta con atornillar la unidad en algún lugar del interior del salón y al menos un metro por encima de la línea de flotación, para que las señales WiFi no se atenúen. Lo suyo es montarlo cerca de la mesa de cartas o donde lleguen cables de alimentación y de red de datos del barco, para no tener que extender mucho la conexión eléctrica que veremos más adelante.

No debemos montar el OceNav en el exterior pues NO está diseñado para aguantar la intemperie y por esta razón el sitio correcto es el interior del barco, en donde además hay menos humedad y por tanto es más segura su instalación, aunque por ejemplo también se puede montar fuera en el interior de una bitácora.

El equipo ofrece en su parte frontal algunos pilotos de color blanco que parpadearán en colores azul y rojo cuando el equipo esté en marcha y al ritmo frenético de las señales NMEA o Seatalk recibidas y enviadas por el OceNav. Ojo, tenga presente que a plena luz del día estos parpadeos pueden pasar desapercibidos, pues su intensidad es pequeña para evitar que el consumo se dispare. Y es que el consumo de este equipo a penas está en el valor de un solo watio de potencia, lo cual permite que podamos alimentarlo incluso desde el mismo cable rojo de positivo de por ejemplo la red Seatalk, como explicaremos más adelante.

 

 

Pero en la penumbra los parpadeos son más que evidentes y nos permitirán más adelante determinar si el OceNav ha sido conectado de forma correcta.

En nuestro caso lo hemos atornillado en el interior del compartimiento en donde se aloja el panel de control eléctrico del barco en donde además llega el cable SeaTalk de Raymarine, pues en su momento ya montamos una segunda pantalla de Chart-Plotter. Ha sido atornillado en el sitio más alto para que conseguir el mejor alcance de la WiFi.

 

Las Regletas de conexión

Para las conexiones eléctricas el equipo viene provisto de unas regletas sueltas de color verde en las que debemos atornillas los cables sin necesidad del OceNav. Entonces podremos enchufar la regleta ya montada al OceNav, lo cual facilita el montaje físico del equipo. 

La primera regleta de 3 hilos está reservada para una red SeaTalk (Raymarine). La segunda regleta de 10 cables ofrece 3 canales NMEA de los cuales los dos primeros son de entrada salida, y el tercero es solo de entrada y de alta velocidad, ideal para enchufar la salida de un AIS que queremos integrar con el resto de equipos del barco. La ultima regleta de 5 cables ofrece los dos cables de alimentación (marcados como Tierra negativa, y el rojo de positivo), y 3 cables más para poder conectar el molinete del ancla que podremos así manejar desde el mando a distancia.

 

 

Las regletas tienen en su parte superior una guía de plástico que las obliga a conectarse en una única posición para evitar posibles despistes. No debemos forzarla ya que se conecta perfectamente y si no entrara, quizás es que estemos intentando conectar al revés.

Para enchufar cada cable en las regletas, simplemente debemos pelar medio centímetro de cable y con el cable introducido en el orificio, apretar el tornillo correspondiente para bloquearlo de esta forma en su ubicación.

 

 

 

Como cablear el OceNav con el resto del barco.

El cableado básico para poderlo utilizar es más que evidente. Si su barco es Raymarine, basta con llevar un cable Seatalk (Tres hilos; Negro= negativo, Rojo= positivo, y Amarillo= datos). Podemos sacarlo desde el segundo conector Seatalk de Computador de Navegación, o sencillamente haciendo una conexión en paralelo desde cualquiera de los conectores Seatalk que puede localizar en cualquiera de los instrumentos SeaTalk de su electrónica Raymarine.

No debemos olvidar llevar un cable desde el Positivo del SeaTalk hasta el positivo (Power) del OceNav, a través del cual recibirá alimentación. Con esta sencilla instalación, al encender los equipos de navegación del barco el OceNav recibirá alimentación desde la propia red SeaTalk y veremos cómo se desencadena una ininterrumpida "cascada’" de señales luminosas en los pilotos del OceNav, indicando que el equipo está recibiendo, traduciendo, emitiendo en otros protocolos y lanzando al WiFi toda la ‘charla’ de los equipos electrónicos instalados a bordo.

 

 

En otros equipos  NMEA y NMEA 2000

Si nuestro barco lleva electrónica NMEA 0183 o N2K (NMEA2000), (Equipos Garmin, Furuno, o Navico; Simrad, Lowrance, B&G), debemos conectar los dos cables de alimentación positivo y negativo, sin preocuparnos demasiado por la sección del hilo pues como hemos comentado, el consumo del OceNav es de solo 1 watio. Conectaremos los cables de conexión NMEA hacia el ChartPlotter a través de unos de los canales NMEA que ofrece el OceNav.

Tenga presente que dependiendo del tipo de salida NMEA, estos pueden ser de tipo "Unipolar" o de tipo "Diferencial" y aunque ambos casos se conectan de forma sencilla, debemos respetar la explicación de conexión que ofrecemos para estos dos casos en las dos siguientes esquemas de montaje.

 

En equipos Seatalk-NG

La nueva red de Raymarine es conocida como Seatalk NG y nada tiene que ver con la antecesora SeaTalk de toda la vida, la cual es un protocolo propietario muy especial que en otro artículo explicaremos.

Lo importante es saber, que aunque SeaTalk NG lleva un conector propietario básicamente para incompatibilizar el uso con otros equipos de otras marcas, en realidad SeaTalk-NG es pura y sencillamente NMEA-2000 (Pero con otro tipo de conector físico para liar un poco al armador). En definitiva si nuestro barco lleva instalados equipos Raymarine que funcionen por el protocolo SeaTalk NG, debemos saber que es puro NMEA2000 y por tanto es totalmente compatible con OceNav pues su Gateway interior traduce de forma bidireccional este lenguaje tanto a NMEA 0183 como a SeaTalk.  

 

 

Cómo conectar por primera vez el mando

Si hemos adquirido un OceNav con su Control Remoto, es posible que tengamos que "sincronizar" sólo una primera vez el OceNav con su Control Remoto para que estos se entiendan entre sí, y no con otros OceNav de quizás otro barco de un vecino de pantalán. Para ello tomamos el control remoto y pulsamos cualquier tecla (por ejemplo PAGE) para que el mando se encienda. Ahora pulsaremos el botón “Page” cinco veces hasta llegar a la pantalla de "Configuración" en donde escogeremos la opción "Link with Base", la cual establecerá automáticamente pasados unos segundos, el vínculo de unión de este mando con esta base OceNav.

 

 

Como cablear el manejo del ancla

Los 3 últimos conectores de la regleta derecha del OceNav están internamente conectados a dos pequeños ‘Relays’ con una conexión común, de tal forma que al cerrarse estos relays, el OceNav actúa como si estuviéramos pulsando los botones "Subir" y "Bajar" del control del molinete del ancla.

Si nuestro barco tiene instalados dos botones en la cubierta para subir y bajar el ancla estos dos pulsadores tienen un cable común que debemos conectar al "COM" de la regleta OceNav y que recibe positivo de la batería. Los otros dos cables de los dos pulsadores serán conectados en paralelo al "Down" y "Up" de la regleta del OceNav. No debemos tomar los tres contactos de la caja de control del molinete.

 

 

Compruebe que no están invertidos y por tanto que el "Up" sube el molinete y viceversa. Para mayor seguridad, podemos activar o desactivar el funcionamiento del molinete con el mando, montando un interruptor en serie con el contacto del "COM" con ello evitaremos que por un descuido activemos el molinete con el barco navegando, lo cual podría ser peligroso.

 

Probar el equipo desde el Control remoto

Al conectar el equipo y encender los instrumentos de navegación del barco comprobaremos que los pilotos parpadean, indicando en primer lugar, que el OceNav está recibiendo alimentación de corriente, y en segundo lugar que el GateWay está traduciendo mensajes de datos.

Si no se enciende ningún piloto del OceNav, debemos comprobar si este recibe tensión de alimentación. No debemos preocuparnos por el voltaje, pues OceNav funciona con cualquier voltaje comprendido entre los 7 y 28 voltios.

Si las regletas han sido bien instaladas, veremos inmediatamente que el OceNav está emitiendo pulsos luminosos indicando que está en funcionamiento. Si ya hemos sincronizado el mando, veremos que la pantalla del mando muestra los datos de navegación del barco. Podemos salir al exterior y comprobar por ejemplo como al mover el timón, observamos que el ángulo de timón se ve reflejado también en la pantalla del Control Remoto. Todo está funcionando correctamente y ahora vamos a configurar los datos en una tableta tipo iPad (En Android es muy parecido).

 

 

Conectarse a la WiFi OceNav

Para que funcionen las Apps que hayamos descargado desde la Tienda Apple y que muestran instrumentos de navegación NMEA en el iPad, debemos actuar en dos “capas”. La primera capa de conectividad es la que permite que el iPad quede enlazado a través de Wi-Fi con nuestro OceNav. La segunda capa es la que permite configurar para cada App de forma independiente los datos de dirección IP así como en los puertos de entrada y salida de datos. Además cada App tendrá sus diferentes características que permiten configurar y poner en marcha cada instrumento.

Para enlazar con el Wi-FI del OceNav, debemos encender el iPad, y elegir el botón de ajustes y pulsar la opción de configuración de Wi-Fi, para desplegar la lista de redes Wi-Fi disponibles en el barco. La que entrará con más señal será la Wi-Fi OceNav pues está emitiendo a escasos metros nuestros.

 

 

Seleccionamos esta red OceNav y entonces aparecerá en el iPad una ventana del navegador "SAFARI"  mostrando datos de configuración de nuestro OceNav.

¡Ojo! Si pulsamos el botón central del iPad para regresar a los iconos de Apps se desconecta la WiFi seleccionada. En vez de ello debemos elegir la opción "CONECTAR SIN CONEXIÓN INTERNET", pues lógicamente la WiFi OceNav no ofrece conectividad a Internet. En posteriores conexiones el iPad recordará esta conexión y este paso será automático y por tanto innecesario.

 

Configurar las App’s

Como hemos indicado cada App es diferente y muestran prestaciones más o menos avanzadas. Pero todas ellas deben tener un menú de configuración en la que poder definir en primer lugar el protocolo de comunicación elegido que debe ser "UDP". También debemos indicar la dirección IP de enlace con el OceNav. En este campo debemos introducir la dirección "45.0.20.1" y en los campos de puerto de entrada y salida (Host Port y Device Local Port) el valor "1433".

Dependiendo de cada aplicación es muy probable que encuentre un botón que permita conectar, o un botón de "Enable" que enciende o apaga esta comunicación.

 

 

En aplicaciones, como por ejemplo la impresionante  "EDO instruments", todas estas opciones se encuentran dentro del menú de configuración superior izquierdo, identificado con 3 rayas horizontales. Una vez indicados estos parámetros debemos pulsar el botón "Connect" y entonces veremos como con cada recepción de un mensaje NMEA desde el OceNav parpadea un piloto indicando la recepción de ese dato del barco.

En otras Apps, como por ejemplo NMEAremote, la cual también es muy aconsejable, bastará con pulsar la pantalla para ver aparecer en la esquina superior izquierda el icono de 3 rayas horizontales que permite accede al menú de configuración. En ese menú debemos elegir la primera opción con las dos ruedas de engranajes que permite acceder a la configuración. En el apartado NMEA debemos activar "Connection Log" y en el apartado "Sources" elegir la opción "nke NMEA WiFi interface". Además debemos activar el botón "Enabled", tener activado el botón "Validation", elegir el protocolo "UDP" e introducir el puerto "1433" como ya hemos indicado.

 

 

Ordenadores portátiles, otras aplicaciones y Open CPN

Una posibilidad muy interesante una vez instalado el OceNav en el barco, es la posibilidad de enlazar por Wi-Fi desde OceNav a un portátil en el que tendremos instalados otros programas de navegación como por ejemplo el potente y gratuito Open-CPN. Este programa es un autentico Chart-Plotter con capacidad para emular todas las funciones que nos entrega una típica pantalla multifunción de cualquiera de los principales fabricantes.

Aunque OpenCPN es utilizado como programa de navegación principal por muchos aficionados, incluso algunos transmundistas, personalmente creo que es más interesante disponer de una pantalla dedicada, tipo Raymarine, Garmin, Simrad, B&G, Lowrace, entre otras. Pero la opción de OpenCPN es un complemento perfecto, para poder disponer de un segundo equipo de navegación en el caso de fallo del sistema principal, o como sistema de comparación y verificación. Además, las cartografías que podemos adquirir para funcionar con OpenCPN cuestan del orden de unas pocas decenas de Euros.

 

 

OpenCPN es muy potente y GRATUITO. Podemos instalarlo en un portátil que ya hayamos descatalogado en la oficina, o aún mejor, en un mini-PC encapsulado que no cuesta más de 50€ ó 100€ tipo RaspBerry, o placas más potentes como UdooX86 entre otras. Estos equipos permiten hacer muchas más cosas al llevar en su interior todo un ordenador con capacidad de video 4K y entradas y salidas. Por ello dedicaremos en un próximo articulo al montaje y configuración de un OceNav junto con Open-CPN.

 

 

      Artículos relacionados:

         - Potencia al máximo la electrónica de tu barco

         - NMEA; compartir la electrónica en el barco

         - Libertad de pilotar sin estar al timón; control remoto Ocenav

         - Signal K; el futuro de la comunicación náutica

         - Datos e Internet a bordo

         - iPad y otras "tablets" a bordo

         - La batalla de la "tablets" náuticas

 


 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright     Fondear, S.L.