e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

 

2.017

   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Tu neumática como nueva

 

 

Puede ser un pinchazo, un desgarro en el fondo al rozar las rocas, una desgaste del tejido provocada por el uso, o la necesidad de instalar un refuerzo.

 

Sea como fuere con tejido y pegamento técnico podremos dejar la neumática como nueva.

 

Acabamos de llegar al barco tras el largo invierno para prepararlo para la temporada de verano y descubrimos con cierta desazón que la neumática necesita un buen repaso. Se ha despegado

un parche y los refuerzos de la proa. Un buen tramo de cintón está también completamente suelto y el aspecto deja bastante que desear.

Con el tiempo algunas uniones, piezas o cintón pueden despegarse, especialmente si tenemos la balsa sujeta al barco con cabos algo apretados y sometida a la intemperie año tras año. Algunos pensarán que tras 10 ó 12 años, la neumática ya ha llegado al final de su ciclo de vida útil y que más vale ir pensando en una sustitución. Pero antes de cualquier decisión lea atentamente este artículo...

El cintón se ha despegado, quizás por degradación del adhesivo técnico empleado en fábrica debido al paso del tiempo o de las inclemencias y rayos UVA.

Lo cierto es que con un poco de trabajo y dedicación podemos dejar la auxiliar casi como nueva y por muy poco dinero. El tejido de PVC con la que están fabricadas resiste lo indecible y el fallo siempre surge por la uniones que afortunadamente son fáciles de reparar.

 

Reparar las piezas despegadas

Con el tiempo, y casi de repente, muchas piezas han comenzado a despegarse y nos hace plantear la necesidad de  sustituir de neumática. Pare el carro… Si el tejido está bien y es un problema de pegados, la solución es bastante sencilla. Vamos a reparar lo despegado. Ya está.

Este refuerzo original del fabricante se muestra esta temporada despegado sin motivo aparente. Parece un desastre, pero la avería puede subsanarse con facilidad. Lo más importante es limpiar toda esa suciedad enegrecida para preparar una buena adhesión.

El único punto a tener en cuenta es la utilización de un buen pegamento y realizar una buena aplicación.

Respecto al pegamento, debemos saber de qué está hecha nuestra neumática. Puede estar construida con neopreno o con tejido de PVC, que es lo más normal. A cada material su pegamento específico. Debemos comprar un bote de pegamento adecuado y con cierto volumen, pues el consumo en una buena unión es relativamente elevado.

Es extremadamente importante limpiar a fondo las superficies a pegar. Para ello utilizaremos acetona pura, y por tanto nos pondremos guantes y mascarilla, especialmente si vamos a trabajar en sitios con escasa ventilación. Incluso al aire libre no viene mal, aunque también puede practicar un poco la apnea cuando esté justo frotando la pieza a limpiar.

Para localizar un pinchazo en el suelo hinchable recurrimos a una esponja empapada con agua jabonosa. Las salida de aire en el pinchazo se delata a sí misma al generar burbujas que indican el punto exacto que debemos reparar.

El aspecto sucio y con restos de adhesivos anteriores debe ser corregido. Frote con insistencia hasta eliminar los rastros del anterior pegamento. Un poco de lija, de por ejemplo grano 220, es muy adecuado para una vez limpio preparar la superficie para que tenga un poco de poro y mejore la unión química. Tras el lijado vuelva a pasar un trapo con acetona y prepare el pegamento.

¿Por qué se despegaron? Sea como fuere, las piezas a pegar han de quedar perfectamente limpias a base de acetona antes de proceder a un lijado fino y otra limpieza con acetona. Sólo entonces debemos aplicar el pegamento específico para PVC (en este modelo).

 

El pegado

El pegamento es específico, o bien para PVC o para neopreno. No pretenda intercambiarlos pues el resultado será desastroso, por tanto conozca de qué material está construida su neumática y adquiera el pegamento apropiado.

El pegamento debe ser activado con su producto activador que se vende en pack conjuntamente con el adhesivo, y que se mezcla en una proporción al 6 u 8% en volumen y una vez preparado tendremos un tiempo de uso de unas 3 horas. Utilizaremos un pincel que desecharemos, pues cuesta más su limpieza que comprar uno nuevo.

Para la correcta proporción lo mejor es utilizar unas jeringuillas desechables con la que poder ir mezclando pegamento y activador a medida que lo vayamos necesitando.

 

Debemos untar las dos superficie previamente preparadas como ya hemos descrito y dejar que seque unos minutos… ¿Cuántos? Pues depende de la temperatura. En verano la cosa va rápida y en 5 ó 10 minutos la superficie ya casi no pega al rozarla con los dedos. En invierno los 5 ó 10 minutos pueden subir a 20 minutos.

Aplicamos el pegamento con una brocha que no intentaremos recuperar. A la derecha vemos el aspecto de las piezas a pegar pasados 5 o 10 minutos de secado. Solo habremos de reactivar el pegamento con la pistola de aire caliente y aplicar presión en la unión.

 

Ojo con la humedad ambiente

La  humedad es incompatible con un buen pegado. Por esta razón es buena idea arramplar con la neumática deshinchada y proceder a su reparación tranquilamente en casa o en un local. En el mar también podemos proceder a reparar, pero cuando el sol sea potente y la humedad mínima. En un ambiente saturado de humedad es imposible lograr uniones de calidad.

La humedad provoca una finísima capa microscópica de condensación en la superficie del pegamento que impide totalmente la adherencia de las dos piezas.

 

Ayudar con la pistola de calor

Aunque podemos prescindir de ella, es mucho mejor tener una pistola de calor para reactivar la superficie del pegamento. Debemos calentar un poco las dos piezas a unir con suaves pasadas de aire caliente. Cuando estén muy calientes al taco, pero sin quemar, es entonces cuando realizaremos la unión y aplicaremos presión durante unos minutos, o bien con las manos o con un taco de madera que tenga la forma del parche o pieza a unir.

Los disolventes de estos pegamentos son fuertes y el pegamento y pringoso. Por ello es muy buena idea realizar todas las operaciones de pegado con guates de latex desechables.

 

No hay segunda oportunidad. Cuando pegue las dos piezas la unión ya no se puede separar a no ser que tiremos con mucha fuerza obligándonos a empezar desde cero. Recuerde que tras hacer presión para fijar el pegado, debemos esperar 48 horas para su completa adherencia y por tanto esperaremos al menos un día antes de meter más presión, antes de quitar presión o antes de su utilización.

En algunas uniones lo mejor es tener la neumática sin aire para poder aplicar presión contra una base sólida, pero en muchas reparaciones las piezas deben adquirir su curvatura y por ello debemos proceder al inflado de los tubos antes de pegar la pieza.

Aplicamos presión a las piezas pegadas es fundamental para conseguir un buen resultado. Si la neumática está desinflada, podemos poner pesos o aplicar fuerza entre dos maderas con un gato para asegurar un buen pegado. En nuestro caso es imposible y una vez pegado aplicamos fuerza de presión a la pieza pegada durante 5 minutos antes de relajar el esfuerzo.

 

A grades destrozos, grandes reparaciones

Con piezas de refuerzo y con pegamento podemos afrontar cualquier reparación por imposible que esta parezca. Incluso podríamos llegar a cortar la neumática por la mitad completamente y proceder a su reparación en unas pocas horas. Esta es una de las ventajas de las auxiliares inflables. No la desperdicie. Cualquier reparación es posible y de gran efectividad.

Si el desgarro es muy extenso debemos proceder a pegar un parche primero por el interior de las cámaras de aire y cuando este haya secado inflaremos y pondremos otro parche por el exterior. Así es posible reparar un corte incluso total de todo un flotador.

Las reparaciones no se limitan a pegar un parche o fijar un cintón despegado. Podemos hacer literalmente cualquier cosa, como cambiar asas, o chumaceras, y realizar cualquier tipo de "tuneado", mejora, o modificación que se nos pueda pasar por la cabeza.

 

 

CLUB FONDEAR  (precios IVA incluido)

 

Tirador

Tirador Maneta

 

PVP... 12 €

SOCIOS... 11 €

 

 

Pegamento PVC

125 gr

 

PVP... 16 €

SOCIOS... 14 €

 

 

Tejido PVC

Tejido de poliéster PVC

 

PVP... 55 €

SOCIOS... 43 €

 

 

Bomba Manual

Bomba de 3 l.

 

PVP... 22 €

SOCIOS... 19 €

 

y mucho más en nuestra TIENDA Club Fondear        VISÍTANOS

 

Mejorar la neumática

Se pueden adquirir diferentes accesorios como son cintones o protectores específicos, soporte de proa para fijación de luces o pegar nuevas chumaceras para fijar remos, o soportes de tiro para remolque, entre otros accesorios. Si a ello le sumamos la posibilidad de adquirir tejido al metro con el que poder recortar parches, montar refuerzos o diseñar accesorios específicos, bolsas, las posibilidades de mejoras son extremadamente flexibles.

Las piezas de tejido recortadas deben tener las esquinas redondeadas para que las uniones sean más resistentes. Y con el pegamento y un poco de imaginación y trabajo podremos llegar a tener una neumática tan renovada como única y adaptada a nuestras necesidades.

 

Limpieza total

Tras muchos años el tejido puede tener manchas de hongos, manchas de oxido, marchas de goma debido al roce con defensas y otros indeseables colores heredados del contacto con gasolinas, piezas metálicas y suciedad diversa sumamente incrustada y a priori imposible de eliminar.

Tras una primera limpieza con algún jabón que contenga un poco de lejía (adquirir en las grandes superficies por un par de euros) para acabar con la suciedad general y las puntitas negras de los hongos, el aspecto mejora de forma notable. Aclare con agua abundante tras 20 minutos de limpieza. A pesar de ello verá que quedan manchas persistentes como oxido o restos de roces con antifouling o marchas de gomas negras. Para el oxido rojizo podemos optar por limpiadores específicos como el "Ferronet".

Y si decide ganar tiempo con la ‘karcher’ a presión, no se lo quiero desaconsejar pues es sumamente efectiva y yo mismo lo hago a pesar de ser desaconsejado por otras personas… pero es que es tan eficiente…. En este caso y bajo su responsabilidad debemos disparar con un cuidado exquisito y barrer con la lanza a más de medio metro de distancia y con pasadas rápidas. Si la lanza dispara a mucha presión sepárese a un metro de distancia. Si insistimos con la alta presión, esta puede simplemente cortar el tejido y generar males mayores. Ojo, pues no es difícil equivocarse, aunque si lo hace con cuidado no hay problema.

El cintón con rayas imposibles de quitar o manchas extremadamente persistentes saldrán a la primera con un trapo mojado en acetona. Compre una botella y trabaje en un lugar ventilado o al aire libre. Es impresionante lo que conseguirá con ella, pero tenga presente que ésta disuelve el PVC y por ello trabajaremos como hacíamos con la ‘karcher’, extremando la atención y vigilando el aspecto conseguido antes de seguir adelante con el disolvente.

 

 

    Artículos relacionados:

      - Accesorios y Gadgets para tu neumática 1

      - Accesorios y Gadgets para tu neumática 2

      - La auxiliar puede ser muy peligrosa

      - Mantenimiento de la neumática

      - Cómo reparar su neumática

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.