e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
  Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Renovar la madera

 

En el mar los rayos ultravioletas (o UVA) son los principales enemigos de la madera y del barniz. Irremediablemente, a no ser que proteja el barco con un toldo, acabará deteriorando el barniz hasta dejarlo feo y escamado. Ha llegado el momento de restaurarlo.

El cometido del barniz es el de proteger la madera de la radiación ultravioleta del sol. La radiación solar acaba descomponiendo químicamente el esmalte debido a su alto poder energético. Los ultravioletas son también muy peligrosos para nuestro cuerpo debido a su alto poder energético capaz de producir cáncer de piel. Por esta razón debemos protegernos del sol con cremas solares y proteger nuestras maderas con barnices.

  

Para el caso, vamos a reparar las panas de un velero que han acumulado 3 años de inclemencias. Lo primero que debemos hacer es lijar las viejas escamas del barniz anterior y para ello no queda más remedio que trabajar un poco con el papel de lija.

Existen unas pequeñas esponjas abrasivas de distinto grosor de grano y que van perfectas para muchos de estos pequeños trabajos. Cuando ya esté desgastada, nos valdrán como soporte para utilizar papel de lija del de toda la vida, cortado en tiras del mismo ancho que la esponja.

Cuidado con no lijar y estropear el niquelado de la cerradura. Con la esponja se trabaja muy bien. Si quiere ser más purista, puede desmontar la cerradura antes de comenzar a lijar.

 

Hemos detectado que el listón inferior de una de las panas comenzaba a despegarse, y por esta razón lo mejor es reparar y atajar el problema para siempre. Utilizamos como pegamento resina epoxi (por ejemplo Araldite) que podemos considerar como una de las más importante “herramientas” que debe llevar cualquier barco. El epoxi es el pegamento más polivalente que existe y dependiendo de cómo se use puede valer para cualquier aplicación. (ver artículo sobre: Resina Epoxi).

Cuidado, pues pringa más que la miel y además no es nada bueno para la piel… Mezclamos un poco a partes iguales en cualquier cosa que luego podamos tirar. En nuestro caso hemos utilizado la parte posterior de una lata vacía.

 

 

  

Abrimos un poco la fisura con algo que haga las veces de cuña e introducimos la resina con la ayuda de algo afilado. Ahora debemos hacer presión y mantener este contacto durante la polimerización del epoxi que puede durar algunas horas (depende de la temperatura).

Y como estamos en un barco y no hay de todo, a falta de un par de gatos de ebanista, recurrimos a un excelente sistema. Con una cincha como las que se usan para atar trastos en la baca de los coches logramos toda la presión que necesitamos. Al ejercer presión rebosará la resina por ambas caras y tendremos que eliminar el sobrante con un trapo impregnado con un poco de acetona. Como es verano y hace calor, la pieza estará lista dentro de un par de horas.

Estas cinchas valen muy poco dinero en los centros comerciales y las encontrará en grandes superficies, tiendas de coches, etc… En un barco pueden ser de utilidad para muchas cosas y no sólo para pegar una tabla. De no tener cinchas de nylon  podríamos haber “inventado” algo parecido con algunos cabos en tensión.

 

Una vez finalizado el lijado limpiamos la madera con un trapo impregnado de aguarrás, con lo que quedarán listas para el barnizado. Como barniz debemos utilizar uno de tipo marino sea de la marca que sea, pero con filtro ultravioleta. Con una segunda capa aplicada un par de horas después, las panas están listas para el secado. Han quedado como nuevas y mañana estarán totalmente secas y listas para utilizar.

 

 

 

 

Artículos relacionados:

         - Evitar la podredumbre en la madera

         - ¿Se acaba la teka?

 


 

 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2014    Fondear, S.L.