e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Guardamancebos como nuevos

 

 

Qué rabia llegar al barco y notar las líneas de guardamancebos flojas, cuarteadas y amarillentas por el sol. La solución más obvia es pedir el repuesto al astillero y cambiarla toda entera, salvo que....

Salvo que usted decida ejercitar un poco sus neuronas y también prefiera ahorrarse un dinerillo... Estas líneas de seguridad que son mucho más que quitamiedos, están realizadas en cable trenzado en inox y forrado con plástico en cuyos

extremos se montan los tensores correspondientes.

Si las líneas se aflojan, pierden parte de su función de seguridad además de presentar un aspecto descuidado y desagradable. Esto se debe al alargamiento propio del alambre trenzado, pero también como consecuencia del golpe de algún candelero contra el pantalán o contra otro barco que lo dobla ligeramente, acortando el lugar geométrico que sigue la línea del cable de acero, y por tanto aflojando la línea de los guardamancebos.

 

A veces algunos torpes invitados tropiezan con ellas y poco a poco la línea va perdiendo tensión. Pues para eso están los tensores. Con un par de llaves fijas y un ratito de brico conseguiremos recuperar la tensión original para que estas no cuelguen de candelero a candelero. El único consejo consiste en evitar las mañanas de resaca, en cuyo caso sería fácil llegar a perder alguna tuerca o pasador al caer al agua. No hay lugar para las torpezas.

 

 

Cuando coloque las defensas y siempre que sea posible, es buena medida sujetarlas en los guardamancebos pero justo pegadas a los candeleros. De esta forma el peso de la defensa quedará soportado por el mismo candelero evitando destensar la línea del guardamancebos.

 

 

Hemos desmontado los tensores y mosquetones de los guardamancebos. Aprovechamos para limpiarlos con un Scotch-brite y agua jabonosa. El limpiador "Pierre-verte" los deja absolutamente nuevos en 3 minutos.

 

Manguito termoretráctil; líneas como nuevas.

Ya pasados 3 ó 4 años desde que se compró el barco, se apreciarán algunas ligeras manchitas de oxido en la unión entre el tensor y el cable así como un ligero amarilleo y algunos pequeños desgarros debido a los “mordiscos” del cabo de las defensas durante los temporales del invierno.

 

Pasado un poco más de tiempo, y si quiere mantener el barco en perfecto estado, se impone la búsqueda de soluciones para dejar las líneas de guardamancebos como nuevas. El kit de sustitución no es terriblemente caro en algunos barcos, pero en otros es un despropósito y con algunos antiguos barcos sencillamente no es posible encontrarlo.

 

Para arreglarlos podemos utilizar una bobina de manguito termorretráctil de un diámetro aproximadamente del doble del diámetro del cable. El manguito retraerá del orden de un 60% y por tanto al aplicarle calor encogerá hasta abrazar perfectamente a la funda vieja anterior. De esta forma, al montar una funda sobre la otra habremos aumentado ligeramente la sección del cable, quedando como nuevo, más vistoso, protegido y agradable al tacto.

 

Sin duda la tarea más "aburrida". Pero con un poco de paciencia y tiempo lograremos pasar las tiras de manguito termorretráctil sobre las líneas de los guardamancebos. Si le ayuda un amigo el asunto se simplifica bastante.

 

La pistola decapadora

No se quede corto, y corte la funda un poco más larga que la sección a forrar. Una vez retraído cortaremos lo sobrante con un cutter. El peor problema para pasar el manguito termoretráctil radica en su propia longitud del largo manguito. Empujando poco a poco conseguiremos pasarlo y listo para aplicar el calor. Si tiene que forrar muchos, lo mejor es estirar la funda y cable sobre el pantalán y pasar una fina guía o sedal dentro de la funda que a su vez tirará del cable. Para este trabajo ayudará mucho un ayudante y mojar un poco el cable con agua jabonosa.

 

 

La contracción del manguito es increíble. Al tensarse abraza la funda antigua y el conjunto queda como nuevo y de un diámetro ligeramente aumentado. Tanto mejor. Con unas pocas horas de "curro" las líneas de guardamancebos están listas para ser instaladas de nuevo.

 

 

La pistola decapadora no es más que un secador de pelo, pero potente. En caso de no tener decapadora se puede utilizar el secador de pelo acercándolo mucho al manguito. Pero por el poco dinero que cuesta esta herramienta, lo mejor es comprar una y evitar un problema conyugal con su pareja.

 

Ya todo retractilado y eliminados los sobrantes, podremos montarlos y tensarlos para comprobar satisfechos y orgullosos el aspecto revitalizado de nuestro querido barco.

 

 

Es necesario que sobren 5 o 10 centímetros de retráctil y que una vez reducidos con calor cortaremos justo a ras del tensor nicoprensado con la ayuda de un cutter. Una vez girado un par de vueltas para el corte radial hacemos otro corte longitudinal que libera el sobrante.

 

    Artículos relacionados:

      - Elegir las defensas

      - Cuidados y mantenimiento de las embarcaciones

 

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2011     Fondear, S.L.