e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 
 

 

 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 

 

   Volver Menú Infonautic

2.012

 

 
 
 

     
 

Reparar desconchones en el barco

 

 

Algún golpecito en el barco es de lo más normal, y aunque duelen por estética, lo cierto es que el asunto no suele ir más allá. Al acabar la temporada, es buen  momento para trabajar unas horas y dejar el casco como nuevo.

A veces nos damos un golpecito contra el pantalán o rozamos el casco al repostar en la gasolinera. Una atracada mal calculada suele conducir al desconchón del gelcoat o a un arañazo inoportuno. La mayoría de estos golpes o bien no llegan a la fibra de vidrio o sólo la muestran superficialmente. 

No se ha producido ningún daño estructural y por ello basta con enmasillar de nuevo con gelcoat del mismo color o bien con una pasta de epoxi y proceder a un pintado de alta calidad con poliuretano.

Los dos métodos son válidos. Si rellenamos con gelcoat, no necesitaremos repintar, pero la elección del tono del color es crítica para conseguir que la reparación quede totalmente desapercibida. Si procedemos a reparar con pasta de epoxi, el agarre del relleno es inmejorable y tras los debastados y pulidos necesarios, debemos proceder a pintar la zona con pistola y una pintura de máxima calidad que nos dé el mismo tono de fondo.

 

La masilla epoxi

Es una pasta que habremos de mezclar con su catalizador, pues es bicomponente. Así comienza la polimerización y endurecimiento tras algunas pocas horas durante las cuales podremos trabajar con el material. Una vez mezclados y los componentes de la masilla y puesta en marcha la polimerización, el proceso es imparable y en 5 ó 6 horas se habrá quedado como una piedra. Su poder de pegado es altísimo de más de 300 kilos por centímetro cuadrado. Por ello el relleno quedará a efectos prácticos unido monolíticamente con la zona de trabajo que estamos reparando.

Lo mejor de este tipo de masillas es que además de quedar muy duras tras la polimerización, son fácilmente mecanizables y se pueden lijar y pulir con ayuda de las herramientas adecuadas.

La masilla epoxi es un auténtico “comodín” que no debería faltar en ningún barco. Nos puede valer además de los trabajos descritos, para reparar los golpes dentro de un pozo de anclas debidos a los impactos del ancla contra la fibra, para rellenar cualquier tipo de grieta o agujero que quede en una cubierta al retirar algún herraje, para sellar aportando dureza a la zona, para unir un mamparo que se ha separado del casco, o para cualquier trabajo donde sea necesario un pegado con dureza estructural.

 

Cómo trabajar con la masilla Epoxi

En estos ejemplos ofrecidos por “NovaBoats” observamos dos reparaciones, una en la proa de un velero en donde se producen los típicos desconchones al acercarnos demasiado al pantalán durante un amarre, y otra reparación en el espejo de popa de otro barco que en nuestro ejemplo ha recibido varios golpes y necesita una extensa reparación superficial.

Paso 1: Limpiaremos la zona a reparar para no dejar ningún rastro de aceite, gasoil, silicona, o suciedad.  Si la reparación es cerca de un depósito o en una sentina debemos asegurar la correcta limpieza. En caso contrario el epoxi no agarraría o tendría una adherencia limitada. Además de una primera limpieza con jabón, podemos utilizar acetona para un completo desengrasado.

Paso 2: Lijamos la zona a reparar con grano 80 ó 120 según la gravedad del golpe o desconchón. Este lijado es importante pues crea una zona en la que la pasta agarrará con mucha fuerza al penetrar en los poros dejados por el papel de lija. 

Paso 3: Limpiamos la zona con disolvente y aplicaremos la masilla de epoxi, teniendo la precaución de mezclar sólo lo que podamos trabajar en el siguiente par de horas. Extenderemos varias capas lijando ligeramente entre capa y capa hasta conseguí regularizar la zona con respecto al resto del casco. Al ser epoxi, el grosor de la capa puede llegar a ser muy generoso, pero si fuera demasiado gruesa podría llegar a descolgarse durante su polimerización y por ello si fuera necesario, aplicaremos varias capas.

Para dar por finalizado el relleno, lijaremos con grano 120 y seguidamente con grano 280 mediante una lijadora orbital y un taco manual par dar el último “toque” de lija fina.

 

Este velero color rojo vino ha sido enmasillado para reparar todos sus pequeños desconchones. En la proa (foto izquierda), en las amuras y en el espejo de popa (foto derecha) en donde se ha aplicado una extensa capa para reparar numerosos arañazos y pequeños golpes. En la foto central ya se ha procedido a un primer lijado con orbital.

 

El pintado y acabado final

Paso 4: En nuestro caso, se ha preferido reparar con masilla epoxi y luego pintar con un poliuretano de alta calidad. Procedemos a limpiar de nuevo y a preparar la zona con plásticos para que no se manche fuera de la zona de trabajo. Aplicamos entonces una imprimación bicomponente sobre la que agarrará la pintura. En nuestro caso utilizamos un producto de “International” (Perfection-Under-Coat).

Paso 5: Lijamos con grano 400 con la ayuda de una lijadora eléctrica orbital en la zona que va a ser pintada. Debemos crear una zona de “frontera” de unos 30 centímetros de anchura en la que lijaremos muy suave con un grano superfino del 1500. Ya tendremos preparado el anclaje perfecto para la pintura.

Paso 6: Limpiamos de nuevo con desengrasante, para eliminar cualquier rastro de polvo consecuencia de los anteriores lijados. Se puede pasar un trapo de tipo “atrapa-polvo” justo antes de aplicar la pintura a pistola.

Paso 7: Aplicamos una mano de pintura de poliuretano con el “Pantone” o “Ral” adecuado al tono que busquemos. El tipo de pintura que utilizamos en nuestro caso es “Alwgrip” o “Internacional”, dependiendo de la carta de colores ofrecida.  Una vez transcurrido unas horas se aplican hasta 3 capas de pintura para conseguir un espesor de varias micras de grueso.

Solo aplicaremos la pintura en el primer perímetro en donde hemos lijado con la lija del 400.

Paso 8: Con la pintura recién aplicada y habiendo dejado un tiempo de evaporación, aplicaremos un material para difuminados totalmente incoloro y transparente que tiene el poder de anclar en todo tipo de materiales. Este material lo aplicamos por toda la superficie pintada más toda la superficie lijada en la “frontera” con la lija del 1500, y tendrá la característica de dejar toda la superficie lisa y con brillo.

Paso 9: desempapelamos y lijamos toda la superficie reparada con lija extrafina de grano 1500 y luego con lija super-fina de grano 3000  al agua.

Paso 10: Limpiamos toda la zona y procedemos a pulir con un debastador dándole brillo y luego con abrillantador para darle un brillo profundo. El resultado....¡Impecable!

 Una vez lijado con 400, se procede al pintado con poliuretano y pulido de la zona. El resultado es impecable y muy duradero pues la pintura de poliuretano empleada resiste el UV y la degradación de la pigmentación mejor que el gelcoat de color.

 

Para mas información:

 

NovaBoats

 

Tf: 607 99 9090

email

 

 

    Artículos relacionados:

      - Repara tu barco con NovaBoats

      - Renovar un casco en profundidad

      - Resina epoxi

      - Cómo pulir tu barco

      - Cuidados y mantenimiento de las embarcaciones

      - Mantenimiento de cascos de fibra

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2012     Fondear, S.L.