e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Club Fondear

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

 
 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

Los plásticos como nuevos

 

 

La antena de GPS que cambiamos hace pocos años, amarillea con aspecto envejecido. Las tazas de café han cogido un color poco apetitoso. La carcasa del radomo también se ha deteriorado. ¿Cómo solucionarlo?

Los plásticos y los rayos ultravioletas se llevan bastante mal y al cabo de unas pocas decenas de meses muchas piezas de nuestro flamante barco,

mostrarán un aspecto que no hace justicia al buen estado y cuidado de nuestra embarcación.

La solución a este envejecimiento del color parece no tener remedio, hasta que recurrimos a la química. Pintarlos, lijarlos y frotarlos con “Scotch-Britte” no es la solución, y sólo puede empeorar el problema.

Son bastantes las piezas y acastillajes de cubierta que están sometidas a este efecto devastador de la radiación UVA, y lo que parece más increíble, es que justamente el sol junto con una pasta de “Peroxido de Hidrógeno” la que ofrece la mejor solución blanqueadora. Ya decían los abuelos que “mancha de mora con mora verde se quita”.

 

El poder del agua oxigenada

Si vas a la peluquería, comprobarás como el agua oxigenada (o Peróxido de Hidrógeno H2O2),  se utiliza para decolorar y cambiar el color del pelo cuyos pigmentos son realmente fuertes. Se trata de agua oxigenada presentada en forma de gel, lo cual permite que la podamos untar con un pincel sobre la superficie a blanquear de forma que quede “pegada” y en contacto con la pieza a tratar. El resultado es simplemente espectacular e increíble. Y no solo con las piezas de la cubierta.

Teníamos en el barco unas tazas de desayuno que a fuerza de contener café por la mañana y gazpacho por la tarde, habían cogido unas tonalidades interiores impresentables para los invitados a bordo. Por el resto perfectas, a pesar de ser imposible de limpiar, por mucho que frotásemos o se limpiaran de forma concienzuda.

 

 

 

Proteger las manos

No es terrible, pero si muy decolorante, y por ello está bien ponerse unos guantes a no ser que queramos comprobar cómo las yemas de los dedos se te quedan también blanquecinas.

No quema como si estuviésemos manipulando salfumán (ácido clorhídrico), pero decolora mucho, y por ello creo que merece la pena ponerse un par de guantes.

Los botes de gel de agua oxigenada se pueden comprar por unos pocos euros en tiendas especializadas, en peluquería o en droguerías especializadas. Lo suyo es pedirla con una alta concentración de agua oxigenada del 40% o superior.

 

 

El procedimiento de blanqueo

Gel, pincel y un film de plástico como los que se utilizan en la cocina para proteger las ensaladeras en la nevera. Ésto es todo lo que necesitamos, además de la acción blanqueadora de la radiación UVA.

Así es. El UVA que deterioró nuestros plásticos será,junto con el gel de Agua Oxigenada, el agente terriblemente blanqueador. Tras quitar el polvo a la antena de GPS con un paño mojado en detergente, la “pintamos” con el gel dejando una capa generosa de un par de milímetros, tras lo cual envolvemos la pieza con la lámina de plástico para que el gel permanezca en su sitio y no se evapore y seque con el calor del sol.

 

 

Ahora debemos poner la pieza a pleno sol durante una o dos horas y si es necesario cambiar su orientación cada 15 o 20 minutos para que toda ella reciba la radiación solar.

Ya basta. El resultado es increíble. Retiramos la película y enjuagamos con agua dulce para retirar el gel de agua oxigenada que ya habrá perdido una parte importe de su poder oxigenante, pero dejando el plástico como nuevo.

 

 

Cuando aplico el gel en una pieza que tiene una pegatina de la marca o una serigrafía dibujada, podemos enmascarar esa zona con cinta aislante recortada con la forma adecuada, o evitar dar gel concretamente a la zona en la que no deseamos perder los colores.

 

 

 

El barco como nuevo

En la vajilla no eran solo las tazas las que habían acabado con un aspecto poco apetitoso. También se habían “coloreado” algunas ensaladeras y otros elementos, que tras una aplicación de un par de horas en el gel quedaron absolutamente como nuevos.

 

 

Lo mismo hemos conseguido con la antena GPS cuyo plástico había tomado un color amarillento poco agradecido. El radomo ya era otro cantar porque no es lo mismo hacer este procedimiento en la bañera, que subirse colgado de una guindola a 10 metros de altura. Pero aquí dejamos unas fotos de cómo queda un domo de radar en plástico, tras aplicar el procedimiento mágico.

 

 

 

 

 

    Artículos relacionados:

      - Cuidados y mantenimiento de las embarcaciones

      - 12 trucos y astucias de bricolaje

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright    Fondear, S.L.