e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 
   Volver Menú Infonautic
 
 

     
 

¡No patine! Pinturas antiderrapantes

 

Cuando la cubierta tiene ya años y mucho uso, se suele hacer resbaladiza debido al pulido del gelcoat. La situación puede llegar a ser comprometida pues con el agua el patinazo está asegurado. Las caídas en el barco son siempre delicadas y muy peligrosas en caso de irnos al agua.

Pero todo tiene solución y para ello podremos reparar la cubierta con una pintura antiderrapante o cubriendo las zonas deseadas de la cubierta con material adhesivo antiderrapante. Los que han navegado en un barco con la cubierta deslizante y mojada sabrán lo peligroso que es. Corremos el riego de golpearnos y acabar con magulladuras. Tenemos que estar todo el tiempo pendiente de nuestros movimientos lo cual acaba con la paciencia además de cansarnos por el esfuerzo de atención.

 

Es necesario poner solución y para ello existen varias alternativas. Pero debemos actuar con cautela pues algunas superficies antideslizantes son tan ásperas que además de no derrapar acabaremos destrozando nuestros trajes y con los pies al rojo vivo en caso de movernos descalzos por el barco.

Dependiendo del tipo de barco y eslora, la labor puede ser importante, pues rehacer completamente la cubierta requiere desmontar todas las piezas del acastillaje, e incluso desmontar el palo en los veleros. Esto si buscamos un trabajo perfecto y un resultado profesional como recién comprado.

Pero existen soluciones menos drásticas y sobre todo más rápidas. Una de ellas son las superficies antideslizantes autoadhesivas que pueden adquirirse en varios colores y tamaños. Con pinturas especiales también existen soluciones intermedias que no requieren el desmontaje de toda la cubierta y el traslado del barco al astillero.

 

Con el barco a flote y con buena meteorología uno mismo puede ponerse manos a la obra utilizando cinta de pintor para delimitar las zonas que van a ser tratadas y tapar de esta manera todo lo que no queremos pintar.

Para preparar el trabajo debemos lijar un poco la superficie y dejarla lista para que agarre correctamente la nueva capa de pintura antiderrapante. Para hacer una pintura o gelcoat antiderrapante basta con mezclar una pequeña cantidad de polvos de sílice que al mezclarse con la pintura ya seca hacen que su aspecto sea aspero.

Si vamos a pegar antideslizantes autoadhesivos como por ejemplo el del fabricante TBS, tendremos que dejar la superficie lo más lisa posible y por ello no debe lijar. El producto conocido como DeckLine del fabricante Sicomin es una especie de gomaespuma densa duradera y muy eficaz contra los patinazos.

En cuanto a las pinturas existen de bastantes tipos y se diferencian por el tipo de base que puede ser de poliuretano o vinílica y si esta viene ya preparada o hay que mezclar dos productos (pintura bi-componente).

A la pintura debemos mezclar lo que llaman la “carga” que no es ni más ni menos que arena de sílice muy fina que será la que finalmente dé las propiedades antiderrapantes.

Dependiendo del fabricante, el precio por metro cuadrado de pintura viene a costar entre los 3 y los 7 euros, y el rendimiento de la pintura es en todos los casos cercano a los 10 metros cuadrados por cada litro de pintura utilizado y por capa. Se aplicarán siempre con pequeños rodillos logrando un acabado perfecto en caso de tener la superficie bien preparada.

 

 

 

Las tekas sintéticas

 

 

 

Cada vez son más utilizados en las cubiertas los sustitutos de teka (Tek-Dek, Flexiteek, Seacork...) que pueden ser de PVC o de un aglomerado de corcho. Los primeros imitan la teka de forma muy realista y los segundos ofrecen un aislamiento térmico adicional.

 

Si tiene que renovar la cuebierta o parte de ella, cualquiera de estas soluciones ofrece un resultado inmejorable y muy duradero, ya que no se degrada con los rayos ultravioletas, como si ocurre con la teka, que acaba gris y comida por el sol al cabo de algunos pocos año.

 

 

 

Lo que lleva más trabajo es la preparación, pues las superficies deben estar perfectamente uniformes, si bultos o baches. Para ello tendremos que utilizar masillas y lijados hasta obtener una base sobre la que pegar las piezas totalmente uniformes.

 

 

Como carga se pueden utilizar diferentes polvos de silice, micro esferas de cristal y de distintos tamaños. Los puede encontrar en droguerías especializadas o tiendas de pinturas industriales. Cuando añada la carga deberá remover de forma enérgica para evitar la formación de grumos y una vez preparada la mezcla tendrá que seguir moviéndola con cierta frecuencia, pues el polvo abrasivo que hemos añadido tendrá la molesta tendencia a irse al fondo de la cubeta que estemos utilizando. 

Antes de ponerse a pintar su cubierta debemos hacer unas pruebas de pintura sobre cualquier panel de madera o plástico que tenga a mano para juzgar el resultado y ver si es necesario cargar algo más o poner menos sílice a la mezcla.

Como laca de base pueden utilizarse varios tipos y marcas. Hay que destacar que la laca de poliuretado de dos componentes es una de las más fuertes y por tanto una de las más duraderas. Para un acabado profesional debemos partir con un buen comienzo y para ello podremos utilizar una imprimación que dependerá del material con el que está hecho el casco.

Si necesita hacer antiderrapante unos escalones de madera sin por ello perder en estética, podremos utilizar algún tipo de barniz antiderrapante translúcido como por ejemplo el Nautix-Grip.

 

 

Un truco "barato"

 

Si quiere crear zonas antiderrapantes de forma rápida y muy económica, puede utilizar algún esmalte laca del tipo “Titanlux”, habiendo limpiado y desengrasado la zona a pintar con un trato y acetona.  Una vez protegida la zona a pintar con cinta de pintor pintaremos con el esmalte y dejando una capa de pintura gruesa siempre y cuando no gotee.

Inmediatamente espolvoreamos generosamente azúcar encima de la pintura. Para hacerlo de una forma mas distribuida y uniforme, utilizaremos un colador en el que echamos el azúcar y lo movemos un poco para ir dejando caer los granos sobre la pintura. Al caer el azúcar sobre la pintura esta ayudará para que la gruesa capa no tienda a gotear.

Al día siguiente, cuando esté seca, lavaremos generosamente la zona pintada con agua caliente lo cual hará que se disuelvan los granos de azúcar y se eliminen al disolverse  totalmente en el agua. Incluso los que estén más pegados a la pintura. El resultado es una capa de pintura con “huecos” del tamaño de granos de azúcar que son los que ofrecen las propiedades antiderrapantes. 

¡Barato y sorprendentemente efectivo! Tanto, que al probarlo sobre una vieja tabla de Windsurf la superficie quedó terriblemente antiderrapante hasta el extremo de hacer daño en los pies al frotarse contra ella. Y la duración muy buena…

 

 

 

 

    Artículos relacionados:

   - ¿Se acaba la teka?

   - Limpiar el casco con agua a presión

   - Cuidados y mantenimiento de las embarcaciones

   - Cuidados en el casco de fibra

   - El Antifouling

   - Evitar la podredumbre en la madera

 


 

 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190        info@fondear.com 


© Copyright 2015    Fondear, S.L.